Content supported by

De cubrir conflictos a fundar una ONG

porClothilde Goujard
Dec 03 en El negocio del periodismo
Training Afghan women journalists

Los periodistas están entrenados para ser observadores, informar sobre eventos y conflictos, y nunca involucrarse. Sin embargo, la reportera Amie Ferris-Rotman y el fotoperiodista Will Wintercross quedaron tan impactados por lo que vieron en su trabajo que decidieron comprometerse y fundaron sus propias ONGs.

Ferris-Rotman era corresponsal senior de Reuters en Afganistán, y Wintercross estaba asignado por The Daily Telegraph en Siria y Turquía durante la guerra civil siria.

"Estaba sumamente enojada hacia mi propia empresa, Reuters, por no emplear a mujeres locales a pesar del hecho de que las necesitábamos desesperadamente", recuerda Ferris-Rotman. "Nos encontramos en situaciones en las que no podíamos filmar o no podíamos hablar con mujeres en ciertos lugares porque no teníamos periodistas afganas con nosotros".

Ferris-Rotman sentía que la cobertura de Reuters se veía afectada, así como la percepción de Afganistán, un país complejo. Durante su estadía allí, desde fines de 2011 hasta 2013, trató de que sus superiores con sede en Singapur contrataran a mujeres periodistas locales, pero no pudo convencerlos.

Pero Reuters no era el único caso.

"Mientras estuve allí no hubo una sola mujer afgana trabajando para ninguno de los medios internacionales con sede en Afganistán a pesar de que escribíamos constantemente sobre los derechos de las mujeres", dice. "Esa situación me enojo mucho y quise hacer algo al respecto".

Wintercross vivió una situación similar. Después de cubrir la situación caótica de Siria entre 2012 y 2014, sintió mucha impotencia.

“Escribía artículos, grababa videos, sacaba fotos, pero me daba cuenta de que nada de lo que hacía marcaba ninguna diferencia”, dice.

Una cobertura donde estuvo cerca de ser asesinado tuvo un efecto profundo en él. Luego conoció a una anciana siria cerca de la frontera entre Siria y Turquía.

"Hacía mucho frío y ella estaba cocinando para toda su familia", dijo. "Era muy resiliente y no quería rendirse. Pensé mucho en ella", cuenta.

Cuando volvió a Reino Unido Wintercross decidió hacer algo al respecto: “No tenía la conciencia tranquila de haber hecho todo lo que podía, porque podía hacer más. No había atajo si quería ayudar directamente a la gente", dice.

Fundar una ONG

Ferris-Rotman fue seleccionada para una beca John S. Knight de la Universidad de Stanford, lo que le permitió tomarse un año completo para desarrollar su idea. Después de trabajar en el proyecto con otros becarios y mentores, lanzó Sahar Speaks, un programa de tutoría y capacitación para periodistas afganas.

Desde su lanzamiento en 2015, Sahar Speaks ha capacitado a 23 periodistas afganas en métodos de reporteo internacional, periodismo en entornos hostiles, técnicas de entrevista y más. Los artículos de las exalumnas se han publicado en medios como The Huffington Post, y algunas comenzaron a trabajar a tiempo completo para medios como The New York Times.

Wintercross fundó el Syrian Refugee Relief Fund con su padre, Brian Cross. Organizan cenas anuales para recaudar fondos para apoyar a huérfanos y conseguir prótesis para los niños sirios. En 2017, la cena recaudó GBP35.000. También se asocian con otra organización benéfica del Reino Unido, Siria Relief, que trabaja sobre el territorio.

El padre de Wintercross, que tiene experiencia en beneficencia, fue importante para entender “el lenguaje apropiado para establecer una organización benéfica”. A Wintercross le resultó complicado todo el proceso, especialmente porque estaban tratando con Siria, un país devastado por la guerra, algo que preocupaba a banqueros y autoridades legales.

Cuando fundó la organización, Wintercross recibió el apoyo de sus antiguos colegas del Daily Telegraph. Su editor reservó una mesa en la cena de recaudación de fondos varios años seguidos, y el caricaturista del periódico creó caricaturas personalizadas para las subastas anuales.

Ahora que trabaja como fotoperiodista freelance, Wintercross se conecta regularmente con nuevas personas a través de su trabajo comercial.

"Cuando se trata de mi beneficencia, soy completamente despiadado. Siempre estoy buscando premios para las subastas, estén donde estén".

Para Ferris-Rotman toda la parte financiera de la ONG  fue un desafío.

"Es muy raro pasar de ser periodista a tratar con planillas de cálculo y, básicamente, rogarle a la gente que te dé dinero", dice. "Si tu proyecto no tiene un modelo de negocios –el mío no lo tiene porque no tiene fines de lucro– puede ser difícil conseguir que los financistas se sumen".

Después de la beca trabajó con la oficina de ex becarios, que la ayudó a contactar a posibles inversores y a redactar solicitudes de subsidios. Más tarde recibió también algo de ayuda del fondo de becarios.

Ferris-Rotman dirigió la organización por su cuenta durante tres años, pero como no ganaba lo suficiente, también trabajaba como freelancer.

En abril de 2018, se retiró de Sahar Speaks para volver a desempeñarse como periodista a tiempo completo para el The Washington Post desde Rusia. La iniciativa será manejada por un nuevo jefe de programas en Londres.

"Fue una decisión muy difícil", cuenta. "Estaba increíblemente unida a las mujeres y su trabajo. Logramos un impacto duradero".

Ferris-Rotman aún apoya a sus ex alumnas y nuevas estudiantes personalmente, y está orgullosa de lo que se logró con Sahar Speaks. Su propio trabajo mejoró, y se afianzó su confianza en el periodismo local.

"Lo que aprendí de Sahar Speaks es que las personas –especialmente las mujeres– que nacieron y viven en su propio país cuentan mejor las historias que nosotros", dice. “Es algo que tenemos que entender, aunque signifique que quizás tengamos que hacernos a un lado. Pero las historias serán más ricas, y el mundo se volverá más interesante y mejor".

Training journalists
Foto de Joel van Houdt para Sahar Speaks

Consejos para periodistas que quieran fundar una ONG

Ferris-Rotman dice que los periodistas que tienen ganas de iniciar una ONG o una beneficencia deberían seguir adelante, a pesar de lo diferente que es de la industria del periodismo.

"Si tienes una buena idea y trabajas duro en ello, eventualmente funcionará", dice. "Tienes que tener mucha paciencia, compromiso y determinación".

Un asesor de Stanford le aconsejó que escribiera sobre su iniciativa antes de lanzarla para asegurarse de que no se hubiera hecho antes.

“Imagina que en realidad estás informando sobre tu proyecto. Llama a las fuentes, pide que te presenten a la gente y ve a almorzar. Actúa como un periodista”, dice. “La parte difícil es perseverar. La parte fácil es reportear sobre ello”.

Wintercross cree que los periodistas son particularmente adecuados para comunicar los objetivos de sus organizaciones benéficas. Durante sus cenas anuales, muestra fotos y videos de los niños que fueron beneficiados por su iniciativa.

Él aconseja reunirse con personas que tengan distintas capacidades: "necesitas a alguien que sea súper organizado, a alguien que esté súper conectado con personas que puedan traer el dinero, y a alguien que pueda encontrar premios extravagantes para la subasta", dice. "Rodéate de gente que sea positiva, que pueda hacer".

Después de varios años de trabajar en sus proyectos, Wintercross y Ferris-Rotman están agradecidos por haber dejado el periodismo temporalmente para encontrar nuevos modos de ayudar.

"Fundar Sahar Speaks fue uno de los mejores regalos que recibí", dice Ferris-Rotman. "Estas mujeres afganas son increíblemente inspiradoras y las personas más fuertes que he conocido".


Imagen de Joel van Houdt para Sahar Speaks.