Cuatro técnicas para reconocer trolls y evitar propagar información falsa

porPatrick Butler
Apr 25 en Fact-checking y verificación de noticias

Para combatir la desinformación en los medios, es necesario comprender las técnicas que los trolls utilizan para promover mentiras deliberadas, dijo Joan Donovan,  directora del proyecto de manipulación de medios de Data & Society.

“Se trata de un movimiento que intenta desestabilizar toda la institución del periodismo", dijo Donovan durante el panel "Confianza: herramientas para mejorar el flujo de información precisa", en el Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ) en Austin, Texas, el 13 de abril pasado. Jennifer Preston, vicepresidenta de periodismo de la Fundación John S. y James L. Knight, fue la coordinadora del encuentro.

La difusión de desinformación es especialmente potente durante la explosión de noticias de última hora, y separar la verdad de la mentira es muy difícil para los periodistas que intentan publicar una primicia a toda velocidad, dijo Donovan.

Su investigación ha encontrado cuatro tácticas de piratería de fuentes (“source-hacking”) utilizadas por trolls para engañar a los medios y lograr que publiquen información falsa.

1. Imitar la narrativa: los trolls intentan “engañar a los periodistas para que cuenten una historia simplista”; una que resuene en individuos con inclinaciones racistas, sexistas, xenófobas y homofóbicas. Cuando la historia ya llegó a los medios, es difícil encontrar cuál fue la fuente original. Donovan citó como ejemplo el rumor falso de que el tirador de Parkland High School, Nikolas Cruz, era miembro de una milicia supremacista. A las pocas horas de ser identificado como el tirador, el rumor se difundió desde “ese agujero de trolls llamado 4chan”, un sitio web popular entre la derecha alternativa. A partir de ahí, se extendió a los medios de comunicación antes de ser desmentido, dijo.

2. Disfrazar la mentira de filtración: los trolls hacen circular documentos de aspecto realista para difundir información falsa sobre sus enemigos. Donovan citó dos ejemplos. Un documento que comenzó a difundirse en Twitter alegaba que la legisladora estadounidense Maxine Waters (California) le había pedido a un banco un millón de dólares para su campaña, prometiendo llevar a los Estados Unidos a miles de refugiados que se convertirían en clientes de ese banco. Waters y otros han intentado purgar ese documento falso de las redes, pero sigue apareciendo. Otro documento falso alegaba que el candidato presidencial francés Emmanuel Macron tenía una cuenta bancaria escondida en el Caribe.

3. Spam: aquí los trolls coordinan la publicación de posts en las redes sociales para interferir en los algoritmos de las últimas noticias y dirigirse a periodistas específicos con mensajes privados. Después de varios tiroteos masivos en Estados Unidos, por ejemplo, los trolls intentaron instalar que Sam Hyde era el perpetrador, logrando algunas veces que los medios publicaran su nombre (Hyde es en realidad un comediante). Después del tiroteo en la iglesia de Texas el año pasado, un congresista identificó erróneamente a Hyde como el tirador durante una entrevista en vivo en CNN. Esto ha sucedido tantas veces que "Sam Hyde es el tirador" ya se ha convertido en meme.

4. Apropiación: esta táctica consiste en abrir cuentas en las redes sociales que imiten o suplanten a movimientos progresistas. La cuenta "Blacktivist" se convirtió en una de las más seguidas por personas identificadas con el movimiento Black Lives Matter, pero es falsa, dijo Donovan, y se la ha relacionado con los rusos que intentaron inflamar las tensiones raciales durante las elecciones de 2016. Otra página de Facebook fue creada por un hombre blanco australiano que vendió camisetas de "Black Lives Matter" con la intención de ganar dinero. Puede ser muy difícil saber si esos grupos son legítimos o no.

Uno de los objetivos de los trolls es simplemente lograr que los medios respetables publiquen sus historias falsas”, explicó Donovan. "Para ellos esas historias son como trofeos".

Donovan instó a los periodistas no solo a familiarizarse con estas técnicas, sino también a unirse para "crear una red que controle esa información en el momento en que se está desplegando".

"Invito a las brillantes mentes de esta sala a sumarse para resolver el problema", agregó.

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Charles Deluvio.