Cuatro documentales sobre el periodismo en México

porJulie Schwietert Collazo
Jul 28, 2015 en Periodismo multimedia

A pesar de nuestro actual estilo de vida híper conectado y de la posibilidad que tenemos de acceder a muchos de los principales periódicos del mundo online, conocer el ambiente periodístico de un país puede ser difícil. Y esto es especialmente cierto cuando la libertad de prensa de ese país está en peligro.

Para Reporteros sin Fronteras, México es uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas, ya que “la colusión de ciertas autoridades políticas y administrativas con el crimen organizado” ha socavado la libertad de información.

Pero, ¿qué significa esto a la hora de practicar el periodismo? ¿En qué tipo de ambiente están trabajando los periodistas? ¿Bajo qué clase de presiones? ¿Y qué es lo que necesitan saber los periodistas del extranjero y los lectores para entender cómo se producen y publican las noticias en México?

Estas preguntas y muchas otras más encuentran respuesta en estos cuatro documentales sobre el ejercicio del periodismo en México. Muy distintos entre sí tanto en su estilo como en su duración, en conjunto estas películas ilustran el desafiante contexto en el que los periodistas mexicanos se desempeñan. 

Silencio Forzado

Este documental de 25 minutos, producido en 2012 por Article 19, presenta una visión global del ambiente del periodismo contemporáneo en México.

Lo que es particularmente destacable de este documental es que todos los que hablan son reporteros, editores y familiares de periodistas que han sido asesinados. Las periodistas están bien representadas, lo que es importante, ya que el énfasis en los peligros de ejercer el periodismo en México normalmente se centra casi exclusivamente en los hombres. Silencio Forzado también hace un buen trabajo al incorporar no solo a medios tradicionales (como periódicos nacionales, regionales y estaciones de radio), sino también a publicaciones más recientes como la revista digital Animal Político.

Presunto Culpable

Si bien este documental de 88 minutos no es exclusiva ni principalmente sobre el ejercicio del periodismo en México, su tratamiento del tema, así como el impacto que tuvo en las noticias, hace que sea imprescindible de ver.

Presunto Culpable fue ideado por dos abogados que intentaban que su cliente, Antonio Zúñiga, fuese eximido tras ser declarado culpable erróneamente por crímenes que no cometió. El documental muestra todos los absurdos del sistema de justicia penal de México, al exhibir de manera contundente la inocencia de su cliente. La abundancia de evidencia a favor de Zúñiga, sin embargo, es completamente ignorada por el sistema, hasta que los abogados finalmente logran convencer a los jueces que concedan una apelación y vean las imágenes que filmaron.

El estreno del film en 2011 rompió todos los récords de taquilla en México para un documental y fue nominado a tres Emmys, incluyendo uno en la categoría “Mejor periodismo de investigación”. Pero también fue famoso por otra razón: solo un mes después de su estreno un juez intentó censurarlo. Este intento de censura solo logró que el documental se popularizara más y expuso las relaciones turbias y a menudo siniestras entre diversas partes interesadas, incluyendo a medios de comunicación, que se supone que deben informar y proteger al público.

Los Demonios del Edén

Lydia Cacho es muy famosa en México por su trabajo en la cobertura  de temas relacionados con la prostitución y la trata de niños para explotación sexual, pero no es tan conocida fuera de su país, a pesar de los numerosos premios internacionales que ha recibido como periodista de investigación. Sin embargo, su trabajo valiente e inquebrantable le valió algunas consecuencias. En 2006, una conversación grabada entre un empresario y el entonces gobernador del estado de Puebla, reveló que los dos hombres estaban conspirando para que Cacho fuese secuestrada y violada. Ella fue, de hecho, arrestada y golpeada, por lo que terminó llevando su caso a la Corte Suprema. Fue la primera mujer en comparecer ante ese tribunal como demandante.

Los Demonios del Edén es la versión documental del libro del mismo título, que fue el que llevó a la conspiración, el encarcelamiento y el drama judicial de Cacho. Su trabajo sobre la pornografía infantil y la pedofilia había sido publicado en periódicos, pero fue el recuento detallado del libro el que provocó la ira de aquellos señalados como perpetradores.

El documental de 2007 pone de relieve los riesgos que implica informar sobre el crimen organizado en México –especialmente para las periodistas– y revela el impacto de esos peligros, mostrando los efectos devastadores que han causado en personas, comunidades y, por supuesto, en la propia Cacho. 

 

Soy El Número 16

Este documental animado de diez minutos de duración no tiene menos vida que Los Demonios del Edén y, de hecho, puede que sea igualmente poderoso y conmovedor. A través de dibujos y voces en off, el periodista que narra el film recuerda el secuestro por el que pasó en 2012.

Luis Cardona había estado documentando secuestros en el estado de Chihuahua y había cubierto 15 de ellos. Como dice al inicio del documental, estrenado en 2015, “yo fui el número 16”.

La elección de hacer una historia animada en lugar de utilizar imágenes de video o entrevistas le otorga al documental un poder particular y lo hace mucho más accesible a un público no hispanohablante.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Kit.