Consejos para fotoperiodistas que cubren marchas y protestas

porMandla Chinula
Aug 11, 2016 en Periodismo multimedia

Hay muchísimos artículos que ofrecen directrices para la cobertura fotoperiodística de las protestas sociales. No ir solo, usar equipo de protección, llevar datos de contacto importantes y ser educado y tranquilo con la policía son algunas de las recomendaciones más comunes que conocemos y que siempre deben seguirse.

Sin embargo, son muy pocos los artículos que han estudiado de qué manera los fotoperiodistas podrían darle seguimiento a las protestas una vez que estas han terminado. Del mismo modo en que los periodistas siguen las grandes historias en un intento de explorar las causas, efectos y consecuencias de un evento, los fotoperiodistas pueden hacer lo mismo después de cubrir una protesta.

Zinyange Auntony y Jekesai Njikizana, fotoperiodistas freelance de la Agence France-Presse (AFP) en Zimbaue, comparten algunos consejos que han usado en sus carreras para hacer el seguimiento de los movimientos de protesta.

Vuelve al lugar de la protesta

“Un día después de la reciente protesta #Zimshutdown en Makokoba, Zimbaue, volví al lugar en el que había ocurrido, usando el mismo camino”, cuenta Auntony.

En la mayoría de los casos, las piedras y las barricadas todavía estaban allí. Las fotos bien pensadas de las secuelas de una protesta pueden mostrar el impacto que ésta tuvo. Y esto se vuelve particularmente relevante para un público que está familiarizado con el estado original de la escena.

Habla con la gente

Njikizana señaló que hablar con la gente –observadores, manifestantes o representantes de la comunidad más afectada por la movilización– podría darte temas de interés periodístico que podrías haber pasado por alto durante la protesta.

“Debes hablar con la gente; si no lo haces nunca te enterarás de lo que pasó”, dice Njikizana. “Solo después podrás decidir si algo tiene interés periodístico o no".

Habla con las víctimas de la brutalidad policial

Si bien puedes tomar fotos de la brutalidad policial, la seriedad o gravedad de la brutalidad puede ser más evidente después de las protestas. Por ejemplo, Auntony tomó una vez una fotografía de un hombre que tenía una inflamación visible días después de haber sido agredido por la policía antidisturbios. La imagen de un hombre con el rostro hinchado días después de una protesta puede comunicar un mensaje igualmente poderoso que la de un hombre siendo golpeado por la policía. En algunos casos, podría incluso tener más impacto.

Captura reacciones

También es posible capturar las reacciones de la gente después de las protestas. Esto puede ir desde la forma en que las personas digieren la noticia en el periódico al día siguiente del hecho, hasta la reacción del dueño de una tienda ante la magnitud del saqueo del que fue objeto.

Auntony también señaló que para la fotografía documental se pueden inducir o iniciar acciones como parte de un seguimiento. Sin embargo, aclaró que los fotógrafos nunca deben montar una escena artificial.

“Tengo una foto de gente observando en una tablet a otra gente siendo golpeada por la policía”, cuenta. “Usé un video que había filmado durante la golpiza y les pedí que lo miraran para poder tomarles una foto”.

Trabajar en proyectos de fotoperiodismo documental que revisitan experiencias también puede ser una buena manera de hacer el seguimiento de una protesta.

Habla con la policía

En la mayoría de los casos, la policía tiene informes de los bienes dañados, así como del número de manifestantes detenidos. Esta información es muy útil para los pies de foto. Tales datos de seguimiento también pueden ser útiles en las imágenes tomadas durante las protestas. En algunos casos, los agentes de policía pueden morir o quedar gravemente heridos en esos acontecimientos. En función de su valor informativo, un reportero gráfico puede decidir hacer un seguimiento en la forma de un trabajo documental. A veces, sin embargo, la información de la policía no es del todo precisa.

“En la mayoría de los casos la policía no te dará ninguna información”, dijo Auntony. "Lo que te darán probablemente sea la declaración oficial. Necesitarás hablar con ellos, pero es muy posible que se guarden la información sensible”.

Procesos de rehabilitación

Debido al trauma que una protesta violenta puede ocasionar entre quienes la experimentan, iglesias y organizaciones de derechos humanos suelen tener programas de rehabilitación para ayudar a los ciudadanos a recuperarse. Observar de qué manera la gente lidia con el trauma relacionado con una protesta puede ser un gran seguimiento, especialmente cuando se trabaja en un proyecto documental.

Esto también incluye la reparación de inmuebles dañados. Durante las protestas violentas puede haber mucha destrucción. Por ejemplo, un seguimiento en la forma de un ensayo fotográfico sobre cómo una tienda que suministraba al vecindario entero está tratando de repararse y recuperar sus bienes perdidos puede ser relevante para un periódico local.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Sin.fronteras.