Content supported by

Claves para entender el crecimiento de los nuevos medios

porJames Breiner
Nov 19 en El negocio del periodismo
Co-working space

Mis colegas docentes son expertos en la economía de la industria de los medios de comunicación, y hace poco tuvimos un animado debate sobre cómo revertir la crisis financiera del periodismo. El colapso del modelo de negocios de la industria está poniendo en peligro a la institución periodística –el Cuarto Estado, el contrapeso al poder–, al desechar periodistas y coberturas, especialmente en los medios locales.

Esta cuestión fue analizada recientemente por Ken Doctor, del Nieman Lab, en su informe "Newspapers are shells of their former selves. So who’s going to build what comes next in local?".

Doctor detalla una serie de iniciativas de medios con y sin fines de lucro destinadas a llenar el vacío en la cobertura de noticias locales que involucran a cientos de medios de comunicación. Pero las métricas estándar de la industria ya no parecen ser suficientes para cubrir las brechas a corto plazo sin cambios significativos en la forma en que los medios hacen su negocio. Así, comunidades enteras están perdiendo cobertura de noticias de cualquier tipo; un pilar de las instituciones democráticas.

Las viejas métricas son menos relevantes

Pero hay otra forma de ver esta situación. Es cierto que, en este momento, los medios que están haciendo una diferencia representan solo una pequeña fracción de la industria. Sin embargo, algunas de las métricas antiguas (ingresos totales, número de empleados) no son relevantes para los medios digitales.

 

Dos nuevas empresas de noticias digitales se encuentran entre las mejores marcas de España, según la lealtad del usuario (Reuters Institute 2018).

El futuro del periodismo reside en ágiles modelos de negocios basados en tecnologías de producción y distribución digital de bajo costo, contenido de nicho altamente enfocado y el protagonismo de los usuarios, no de los anunciantes. Entre los ejemplos más destacados se encuentran eldiario.es y ElConfidencial de España, Animal Politico de México, y el Texas Tribune de Estados Unidos.

El sitio de investigación eldiario.es comenzó hace seis años con un puñado de periodistas, pero compitió con las redacciones de los diarios más importantes de España. Hoy tiene 33.000 "socios" que pagan EUR67 al año por una publicación gratuita que genera EUR5.000.000 en ingresos y es una de las marcas de medios más populares y confiables del país (Reuters Institute Digital News Report 2018).

El objetivo del emprendimiento fue claro desde un principio: cubrir la corrupción en la política, los negocios y los medios de comunicación. Lo que no necesitaba era una enorme infraestructura para producir y distribuir (imprenta, edificio de oficinas, vehículos de entrega, red de distribución), ni ninguna de las deudas resultantes.

Dos startups digitales, eldiario.es y El Confidencial, se encuentran entre las marcas de noticias más confiables de España.

Los nuevos modelos

El éxito de eldiario.es es uno de los muchos modelos emergentes. A continuación, algunas tendencias prometedoras del periodismo digital:

  • Una redacción con 10 a 25 periodistas (a veces crecen mucho más).
  • Propuestas de valor con un rango limitado: periodismo de investigación, cobertura de largo aliento sobre empresas, cobertura profunda de temas específicos (negocios, finanzas, salud, educación) o cobertura de las necesidades y problemas de una comunidad en lugar de buscar clics con noticias de última hora.
  • Producción de noticias asistida por voluntarios, datos de fuentes múltiples y sugerencias de coberturas por parte de los usuarios.
  • Columnas generadas por los usuarios.
  • Modelos financiados por el usuario y basados en el engagement, la credibilidad y la confianza, en lugar de un modelo financiado por el anunciante basado en la escala y los clics.
  • Distribución casi sin costo a través de canales digitales.
  • Distribución asistida por público a través de redes sociales.
  • Los nuevos géneros de narración multimedia son posibles gracias a las poderosas y económicas herramientas digitales, como los mapas interactivos y los gráficos basados en datos y las herramientas de edición de audio y video para informes móviles.
  • Innovación constante en contenido y distribución a medida que evolucionan los gustos y las tecnologías.
  • Más organizaciones concentradas en el servicio público y menos concentradas en devolver ganancias a los inversionistas.

Entonces, la mala noticia es que la industria de los medios empleará a menos personas. Y los medios individuales serán mucho más pequeños que en el pasado. Los ingresos totales serán mucho menores, pero también lo serán los costos totales. Los nuevos modelos serán magros y ágiles.

Estos nuevos medios pueden crecer rápidamente, como un virus, en función de los efectos de red de la comunicación digital. Una startup digital podrá llegar a una audiencia de millones de personas en cuestión de meses o años.

Un estudio reciente de 100 nuevas empresas de medios digitales en América Latina en el que participé como editor e investigador, descubrió que estas organizaciones estaban teniendo impacto a nivel local, nacional e internacional. Pero al mismo tiempo, sus ingresos totales de alrededor de US$15 millones anuales representan una pequeña fracción de la industria.

Muchas de estas nuevas empresas digitales, especialmente a nivel local, aparecerán y desaparecerán rápidamente, pero el aprendizaje acumulado alimentará a sus sucesores. Cada falla contiene la semilla de la próxima startup potencialmente exitosa. Este proceso de prueba y error ha sentado la base de cada una de las principales industrias que tenemos hoy en día, desde la agricultura hasta los textiles, los automóviles, los productos farmacéuticos, las computadoras y los teléfonos móviles. Estas industrias se trasladaron de la casa de campo (o garaje) al taller y a la fábrica.

Los efectos de red que destruyeron el modelo de negocio tradicional de los medios de comunicación, que envían ingresos por publicidad a las plataformas tecnológicas, también están beneficiando a las nuevas empresas de noticias. ¿De qué otra manera explicar un boletín electrónico para mujeres jóvenes profesionales, theSkimm, que aumentó a siete millones de suscriptores en seis años? Ha atraído millones en inversión.

El enemigo: la inercia

Y aunque habrá algunos medios que se manejen como empresas exitosas y generen ganancias a inversionistas –el American Journalism Project  está invirtiendo en ellos–, la tendencia señala a medios de servicio público cuyo objetivo principal es mejorar la calidad de vida en sus comunidades en lugar de generar un retorno a los accionistas.

Las fuerzas digitales que destruyeron el periodismo local pueden impulsar la respuesta pública. Y eso puede suceder rápidamente. El mayor obstáculo, dice uno de mis colegas, es la inercia. Algunos propietarios de medios parecen contentarse con obtener ganancias de sus empresas hasta que todo lo que quede sean activos fijos, que luego venderán.

Mientras los políticos, las empresas y los medios de comunicación no tomen medidas, veremos un descenso continuo y veloz. Pero esta revolución mediática no viene de arriba hacia abajo; viene de abajo hacia arriba. Podrá tomar más tiempo, pero también podrá durar más.


Este post fue publicado originalmente en el blog de James Breiner News Entrepreneurs y es reproducido en IJNet con permiso.

 James Breiner es exbecario ICFJ Knight. Fundó y dirigió el Centro de Periodismo Digital de la Universidad de Guadalajara. Visita sus sitios News Entrepreneurs y Periodismo Emprendedor en Iberoamérica.

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Chris Knight.