Cinco consejos para periodistas que trabajan con informantes

porPatrick Egwu
Mar 5, 2020 en Periodismo de investigación
Computer

Los informantes son una parte clave del ecosistema periodístico. Se trata de personas con acceso a información privilegiada y de interés público que se deciden a "denunciar" irregularidades o casos de corrupción.

Sin embargo, lidiar con informantes requiere precaución. A continuación, algunos consejos para guiar a los periodistas que trabajan con ellos.

(1) Conoce las leyes

El primer paso para trabajar con informantes es conocer las leyes y políticas de protección relevantes. Nigeria, por ejemplo, cuenta con algunas leyes relacionadas con los informantes, incluido el Proyecto de Ley de Protección de Denunciantes, que se aprobó en 2017, pero que todavía no fue promulgado. El proyecto de ley busca garantizar que las personas que revelan información y las personas que sufren represalias en relación con dichas revelaciones estén protegidas por la ley. Nigeria también lanzó la Política de denunciantes en 2016, que exige una compensación para los ciudadanos que dieron pistas sobre delitos relacionados con la corrupción con un pago del 2,5-5% del monto recuperado.

Muchos otros países tienen sus propias leyes en relación a los informantes. Para estar preparado para trabajar con esas fuentes, es deber del periodista aprender sobre esas leyes y cómo funcionan. Por ejemplo, Estados Unidos tiene la Ley de declaraciones falsas y la Ley Dodd-Frank, que incluyen amplios marcos legales sobre protección de denunciantes.

Dichas leyes pueden ser complicadas, y si alguna vez tienes dificultades para comprender lo que significan, hablar con un experto legal puede ser de gran ayuda. Puedes recurrir también a Transparency International, que tiene centros de asesoría legal en más de 50 países para brindar apoyo a los ciudadanos interesados en denunciar casos de corrupción.

[Lee más: Estrategias para combatir la represión y la censura periodística]

(2) Respeta el anonimato

Denunciar las irregularidades internas es peligroso, y los informantes corren el riesgo de ser atacados o perseguidos por su decisión. Por lo tanto, cuando un denunciante solicita permanecer en el anonimato, es tu deber como periodista protegerlo. Si no lo haces, pones al individuo en riesgo y puedes perder la credibilidad. Y eso, por supuesto, afectará tus futuras relaciones y compromisos con informantes de cualquier tipo.

En 2016, el Centro de Política y Derecho de la Información del Instituto de Estudios Jurídicos Avanzados de la Universidad de Londres publicó un informe titulado Protección de fuentes y denunciantes en la era digital, que recomienda a periodistas y medios:

  • fortalecer las políticas sobre tecnología segura, cuidado de fuentes y protección;
  • revisar cómo interactúan con las fuentes que desean permanecer en el anonimato;
  • realizar una capacitación integral sobre protección y seguridad.

(3) Sé consciente de los riesgos

Los informantes corren numerosos riesgos, especialmente de parte de aquellos que sienten que han sido expuestos como resultado de su testimonio. En Nigeria, la Coalición para la Protección de los Denunciantes y la Libertad de Prensa (CWPPF), que reúne a 13 organizaciones de la sociedad civil y seis redacciones, lidera la campaña para la protección de los informantes en el país.

"El objetivo es impactar positivamente en el entorno mediático de Nigeria, abogando por la protección de los informantes y la libertad de prensa e internet en el país", dice Stephanie Adams, del CWPPF. "La creación de la coalición también se produce en un momento en que la política de protección de los denunciantes ha sido un tema de debate en la esfera legal nigeriana".

CWPPF es responsable de Leaks.ng, una plataforma fundada en 2018 que permite compartir información confidencial protegiendo la identidad del emisor mediante el uso de tecnologías digitales.

"Esta herramienta permite enviar información de interés público a medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil a través de tecnologías seguras que protegen la identidad de la fuente", dice Adams. “El sistema, que impulsa la transparencia y la participación ciudadana, ha sido diseñado para que el público comparta esos materiales con un 100% de anonimato. Su objetivo es construir una sociedad más justa y democrática”.

Si alguna vez trabajas con una fuente que se siente en peligro, y por más de que hagas tus mejores esfuerzos por ocultar su identidad, te recomendamos comunicarte con una organización similar en tu país que pueda ayudarte.

[Lee más: Lo que todo periodista debería saber sobre fuentes anónimas]

(4) Verifica la información recibida

Los periodistas tienen la responsabilidad crucial de verificar la información y las pistas brindadas por un informante, sin perder de vista sus posibles motivaciones y, lo que es más importante, verificando la información con otras fuentes confiables. No hay excusa para fallar a este respecto, ya que las consecuencias de hacerlo pueden ser enormes.

"Creo que no todos los denunciantes hacen lo que hacen por un imperativo moral", dice Michael Agu, experto en medios. "Debes verificar detalladamente sus declaraciones con otras fuentes confiables".

El Government Accountability Project, una organización sin fines de lucro dedicada a la protección de informantes en Estados Unidos, publicó en 2019 una guía que dice: “El poder de los denunciantes para hacer rendir cuentas a las instituciones y los funcionarios a menudo depende del trabajo de los periodistas, quienes verifican las revelaciones de los denunciantes para luego difundirlas entre el gran público.

(5) Explora fuentes adicionales

Hay muchos recursos disponibles para trabajar con denunciantes:


Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Philipp Katzenberger.