Cinco consejos para buscar financiación

porMelanie Hui
Jan 23, 2020 en Temas especializados
Money

A través de mi trabajo en Luminate he tenido la oportunidad de apoyar a medios de comunicación independientes e innovadores del sudeste asiático, incluyendo publicaciones de investigación y verificación de hechos. Dependiendo de la estructura o circunstancia, mi equipo y yo hacemos donaciones sin fines de lucro o inversiones con fines de lucro.

Al comienzo de mi carrera trabajé como recaudadora de fondos. Hay muchos tipos de financiadores y cada uno se maneja de manera distinta. Pero aquí hay algunas reglas generales que puedes seguir una vez que hayas identificado a alguien que crees que podría apoyar tu trabajo.

Busca recomendaciones

Antes de hacer una solicitud, deberás presentarse ante el posible donante o inversionista. Algunos financiadores hacen convocatorias de propuestas y el proceso para ser considerado generalmente sigue plazos y criterios establecidos. Otros financiadores utilizan un sistema de referencia, confiando en su personal y sus redes para buscar oportunidades. Algunos ofrecen ambas opciones.

Una recomendación personal es el camino más efectivo. Piensa en quién podría hablar con credibilidad y conocimiento sobre tu trabajo, y qué criterio respetará el financista. Podría ser otra persona o institución que ya te haya apoyado. Dado que la industria está estrechamente relacionada, es probable que ambos financiadores ya estén conectados.

Si no, deberás tomar las rutas habituales: buscar conexiones de LinkedIn, tratar de reunirte durante una conferencia o evento y, como último recurso, enviar un correo electrónico no solicitado.

Investiga

Es improbable que un correo electrónico impersonal, presuntuoso o demasiado general funcione. Cuando pidas una reunión o un llamado necesitas mostrarle al financiador que vales su tiempo.

Lee su sitio web, busca artículos o blogs que haya publicado, busca información sobre el funcionamiento interno de la organización. Esto te ayudará a abrir el diálogo hablando su mismo idioma y en sintonía con su misión. Puede que tengas un proyecto propio que le interese especialmente.

Tu sitio web debe reflejar lo que interesará al financiador. Dada la cantidad de proyectos que valen la pena y los escasos fondos para financiarlos, estás compitiendo por su atención, por lo que necesitas un enganche fuerte.

Construye una relación

En todos los casos, incluso con convocatorias de proyectos, en el otro extremo de tu solicitud hay una persona (o un grupo de personas) que debe tomar una decisión.

Busca oportunidades para construir relaciones y defender tu trabajo cara a cara, si es posible. El sesgo de urgencia hará que sea más probable que tengas una reunión en persona si escribes y dices, por ejemplo: "Estaré en la ciudad en dos semanas, sería genial tener la oportunidad de hablar en persona".

Sé genuino e intenta no ser demasiado ansioso o acosar. Si haces informes trimestrales o anuales, compártelos con los posibles financistas, junto con una nota personal pidiéndoles que se vuelvan a conectar: es una forma discreta de mantener tu proyecto en su mira y crear más oportunidades para el diálogo.

Conocer al financiador también te ayudará a examinarlo bien y asegurarte de que esté alineado con tu misión.

Sé directo y específico

Después de haber escuchado en persona sobre su estrategia, prioridades u objetivos, tendrás una idea más acabada de si tu proyecto es adecuado o no para el financiador.

Todo el mundo sabe que estás allí para pedir un café, así que no termines ni siquiera una reunión introductoria sin establecer pasos de seguimiento.

Estos pasos podrían ser brindar más información o enviar informes tras completar hitos relevantes. Pregunta periódicamente si ven la oportunidad de reunirse para hablar de un posible financiamiento. Y cuando llegue el momento, sé directo y específico sobre lo que esperas conseguir con su apoyo y por qué su contribución será particularmente significativa para tu organización.

No te escapes

Lo sé: hablar de dinero es un tabú social. Para muchas personas, pedir dinero es una experiencia muy embarazosa. Pero si te sientes avergonzado, también harás que la otra persona se sienta incómoda.

Así que reformulemos.

Primero, recuerda que es literalmente tu trabajo pedir dinero. Y segundo, realmente no estás pidiendo dinero: lo que estás haciendo es darles la oportunidad de ser un socio de tu crecimiento, a medida que innovas y experimentas, y de ser parte de una misión importante.


Este artículo apareció originalmente en Splice Media y se publica en IJNet con permiso.

Melanie Hui dirige la cartera de Luminate en el sudeste asiático. Fundada en 2018, Luminate es una organización global filantrópica enfocada en contribuir a que personas e instituciones trabajen juntas para construir sociedades justas y equitativas. Hui hablará sobre fundraising en Splice Beta 2020.