Cómo no intimidar con la cámara fotográfica

porMandla Chinula
Nov 24 en Periodismo multimedia

Hay varias maneras de ser menos intimidante como fotoperiodista: investigar previamente lo que se va a fotografiar, ser consciente del entorno, vestir casualmente y sonreír mucho. También es importante el modo en que se maneja y muestra el equipo fotográfico. Esto es especialmente importante en las situaciones de alto riesgo.

IJNet habló con Gianluigi Guercia, fotógrafo de AFP situado en Sudáfrica; con Cynthia Matonhodze, fotógrafa documental de Zimbabwe, y con Tsvangirayi Mukwazhi, fotógrafo de AP en Zimbabwe, para que contaran cómo se las arreglan para pasar desapercibidos y que sus cámaras no intimiden.

Fotografiar desde la cadera

Con esta técnica, el fotógrafo toma fotos mientras la cámara cuelga alrededor de su cintura o zona de la cadera, y captura las imágenes sin levantarla. Algunos reporteros gráficos sienten que sostener una cámara en el rostro se parece a la pose de un francotirador armado, y podría intimidar a los sujetos a fotografiar.

Guercia: He trabajado así varias veces pero lo evito cuando puedo. No creo que sea una manera realista de ser menos amenazante. Si el sujeto se siente amenazado por la cámara, eso significa que ya hay algo mal en la relación.

Guardar la cámara hasta el momento de usarla

Colgarse la cámara alrededor del cuello puede asustar a quienes no conocen tu intención o la razón por la que llevas una cámara. En algunos casos, sin embargo, llevarla así puede comunicar que eres periodista y por lo tanto darte libre acceso para fotografiar.

Mukwazhi: Depende del territorio en el que uno esté operando, ya que eso determinará si deseas ser conspicuo o no. Lo importante para mí es la comunicación, a la que considero clave, así como el instinto, que es tu guía en última instancia. Algunos guardan su cámara en la mochila hasta el momento crucial. Esto a veces ayuda pero también puede traerte problemas.

Llevar menos equipo

Llevar un montón de equipo costoso podría hacerte parecer casi un militar en algunos casos. Ser simple y llevar menos equipamiento puede facilitarte la comunicación con los demás.

Matonhodze: Creo que el primer paso es conocer tu equipo y entender qué lente necesitarás para un trabajo en particular. Para eso hay que practicar y experimentar. A veces no tendrás el lujo de elegir qué equipo llevar y deberás conformarte con lo que tienes, ser creativo, y sacarle el mayor provecho posible.

Usar un teléfono

A veces usar un teléfono hará que te veas menos intimidante. La gente puede pensar que eres una persona normal que solo quiere tomar fotos. Esto también es útil cuando los sujetos no están acostumbrados a grandes cámaras DSLR.

Mukwazhi: Sin embargo, usar teléfonos puede ser muy peligroso, especialmente en las manifestaciones. Las muchedumbres tienden a fijarse en quiénes están usando smartphones para espiar y podrías convertirte en un blanco. Es diferente si tu equipo fotográfico es visible y la gente te identifica como prensa.

Mostrar tus fotos

Enseñarle tu trabajo a los sujetos que quieres fotografiar les hará entender mejor qué quieres y quién eres. Cuando ven tus imágenes por sí mismos, por lo menos podrán tener una idea más vívida de lo que estás haciendo.

Matonhodze: Por lo general, llevo pequeñas impresiones de los proyectos que he hecho para mostrar. Sin embargo, cuando se me da acceso para fotografiar a alguien y comienzo a hacerlo, guardo algunas imágenes de la persona en mi tarjeta CompactFlash para mostrarlas a quienes se acercan a mí cuando estoy tomando fotos. Suelo fotografiar a la gente en los espacios públicos en los que trabajan, por lo que algunas personas pueden acercarse mientras trabajo y querer saber qué es lo que estoy haciendo.

Consejos finales

Tsvangirayi: El mejor método es comunicarse con tus sujetos y hacerles saber lo que está haciendo. Si no se sienten cómodos, no los obligues; sigue adelante.

Guercia: Trato de ser cordial y presentarme primero cuando existe la posibilidad de hacerlo. Me gusta decirle a la gente por qué estoy allí y lo que voy a hacer. No escondo el hecho de que soy fotógrafo y que estoy en ese lugar para tomar fotos. La gente responde mejor a una declaración honesta que a una persona que comienza a fotografiar al azar sin presentarse adecuadamente.

Matonhodze: Tiendo a pensar que no se puede separar a la cámara de la persona que la usa. Lo que haces como fotógrafo ayuda o dificulta tu acceso a un espacio o persona, sin importar lo que hagas para que tu cámara sea menos intimidante.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Andreas Gohr.