Cómo los medios pueden sortear los altos costos del periodismo de datos

porSam Berkhead
Oct 2, 2015 en Periodismo de datos

Descubrir casos de fraude en el sistema Medicare de Estados Unidos no es nada barato.

Periodistas del Center for Public Integrity (CPI) aprendieron esa dura lección durante una investigación que reveló la sobrefacturación desenfrenada de los proveedores de salud del programa Medicare Advantage.

Para obtener los conjuntos de datos necesarios para dicha investigación, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, por su sigla en inglés) quisieron cobrarle a CPI la impresionante cifra de US$90.000, contó David Donald, editor de datos del CPI al momento de la investigación. Solo después de amenazarlos con una demanda CMS acordó reducir el cobro a US$12.000.

En el mundo del periodismo de datos esta situación es muy común.

"Mi mejor marca personal en denuncias por cuotas excesivas fue por alrededor de US$22.000, con la Universidad de California, seguida de US$10.000, con el condado de Monterey", dijo el periodista de datos Daniel J. Willis. "A los periodistas de datos nos encanta competir entre nosotros para ver a quién intentaron cobrarle más por un set de datos".

Además de estos costos, puede ocurrir que un periodista desarrolle una investigación a lo largo de un mes, solo para descubrir que no hay nada de interés periodístico que informar con esos datos.

A pesar de esta situación, las perspectivas para los periodistas de datos no son tan sombrías como parece, dijo Willis, quien trabaja en el Oakland Tribune y el Contra Costa Times.

“La buena noticia es que hay un montón de datos de acceso gratuito", comentó. "El campo es lo suficientemente joven como para que, a pesar de que todo el mundo quiera llegar a lo más alto y difícil, aún haya mucho buen material por lo bajo”.

En efecto, todavía hay muchas grandes noticias que se encuentran dentro de datos gratuitos y accesibles, siempre y cuando sepas dónde buscar.

"Mientras que organizaciones sin fines de lucro como Maplight hacen un gran trabajo de agregación de datos sobre la financiación estatal y nacional de campañas políticas, los registros locales se encuentran, en el mejor de los casos, en documentos PDF disponibles en sitios web municipales o, en el peor de los casos, en papeles reales dentro de cajas cubiertas de polvo”, dijo Willis. "Debido a que muchos congresistas corruptos de hoy en día comienzan sus carreras ejerciendo la corrupción en cargos de concejales municipales, los medios carentes de fondos pueden adelantarse al escándalo o prevenirlo por completo al revelar el accionar de estas personas desde sus raíces”.

Donald, actualmente periodista de datos residente en la American University, se mantiene firme en la creencia de que las organizaciones no lucrativas como CPI, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, ProPublica y otras similares son el futuro del periodismo de investigación. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a los conjuntos de datos más caros, a los que pocos medios pueden permitirse el acceso.

“La mayor parte del financiamiento de estas organizaciones proviene de fundaciones; de personas que donan dinero porque creen verdaderamente en el trabajo que estos medios realizan y quieren que lo sigan haciendo”, explicó. “Su único objetivo es hacer periodismo de investigación y servir al interés público. Su trabajo no es un producto que se vende, así que no tienen la presión de crear algo vendible. Este es el nuevo paisaje. Para mantener vivo al periodismo de investigación, las organizaciones sin fines de lucro son claves”.

Sin embargo, sería un error que las redacciones condenaran totalmente al periodismo de datos debido a sus costos.

“En este momento, ignorar el periodismo de datos prácticamente condena a un medio a reproducir comunicados de prensa mientras espera que una primicia le caiga del cielo”, señaló Willis. “El periodismo de datos es el nuevo periodismo de investigación. Cada individuo y cada oficina, sea pública o privada, genera más datos por año que los que generaba el mundo entero hace pocas décadas. Y esto es solo el comienzo”.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Grant.