Cómo descubrir casos de corrupción

porUmar Cheema
Mar 3, 2014 en Miscellaneous

En una encuesta de Transparencia Internacional realizada en 2011, más de 3.000 ejecutivos de negocios provenientes de todo el mundo fueron consultados para que evaluaran la eficacia de diversos enfoques para combatir la corrupción.

El resultado: casi la mitad (49%) indicó que el periodismo de investigación juega un papel fundamental. El 73% de los encuestados de Pakistán y el 79% de los de Brasil (países en donde la prensa informa ferozmente sobre sospechas de actos de corrupción) destacaron la capacidad de los medios para descubrir irregularidades.

¿Por qué estas personas sienten con tanta fuerza que los periodistas pueden ayudar? Para responder a esta pregunta es importante recordar que la corrupción extendida en las regiones menos desarrolladas del mundo se debe en gran parte a la falta de transparencia y de rendición de cuentas. El poder se concentra en unas pocas manos y las normas que promueven el accionar de instituciones de contralor suelen ser débiles. La élite considera que está por encima de la ley —que sin embargo existe para empoderar a los ciudadanos comunes—y las clases oprimidas llegan a aceptar este mal como una norma social.

Esta alarmante situación exige que los periodistas desempeñen un papel extraordinario en la denuncia de prácticas corruptas. Sin duda esta tarea es un reto, especialmente en los países en vías de desarrollo, donde la legislación sobre la libertad de Información puede ser inexistente o extremadamente ineficaz. Además, en muchos casos, quienes trabajan para exponer y denunciar las malas acciones pueden poner en riesgo sus propias vidas.

Pero donde hay voluntad, hay un camino. De hecho, existen varias herramientas que los periodistas pueden utilizar para ayudar a erradicar la corrupción.

Sigue las pistas de la corrupción

A pesar de los esfuerzos de quienes están involucrados en tapar sus huellas, la corrupción "habla" siempre que es cometida y donde sea que se lleve a cabo. Los periodistas deben ser conscientes para poder identificar esta lengua. Si un contrato se adjudica con una prisa excesiva o con un retraso considerable algo huele mal. Si se expide una licencia sin su debido procedimiento el dinero debe de haber cambiado de manos. Cuando alguien se hace rico de la noche a la mañana tiene que haber una razón. Si se acelera el proceso de desarrollo de un país es probable que algunas grandes empresas traten de influir en los tomadores de decisiones para poder ganar favores. Los periodistas deben leer las señas e investigar en busca de respuestas.

Hay varias técnicas que los periodistas pueden utilizar para detectar posibles irregularidades, como la comprobación de presupuestos y de documentos oficiales, la recolección de registros de corte, el análisis de pistas en papeles y la realización de entrevistas de investigación. Sin embargo, para los periodistas del mundo en vías de desarrollo es difícil acceder a estas herramientas, dada la escasez de recursos y los plazos impuestos por editores con poco personal, que le suelen exigir a sus reporteros que produzcan copias de sus trabajos a partir de una base frecuente. A pesar de esto, hay maneras de superar la mayoría de los desafíos.

Cultiva a tus fuentes

Los periodistas deben aprender el arte de cultivar buenas fuentes. Tras examinar una situación concreta con cuidado, estas personas pueden ser encontradas dentro de la propia burocracia. Muchas veces las mejores fuentes son funcionarios de gobierno que son testigos de cada paso de un acto de corrupción. De hecho, algunos de ellos pueden haber tratado en vano de intervenir, por lo que una vez que se sientan en confianza podrán ayudar a iluminar la situación y revelar la verdad.

Los reporteros tienen que conocer a las personas adecuadas en los lugares adecuados, por lo que es importante establecer relaciones de trabajo con los legisladores y familiarizarse con las organizaciones que promueven la transparencia y la rendición de cuentas en diferentes sectores. Al lograr las conexiones correctas, la obtención de documentos oficiales de forma rápida será mucho más fácil. Y un periodista con una buena reputación tendrá denunciantes corriendo hacia él, al revés de lo que ocurrirá con uno que no goce de buena fama.

Para leer el post completo en el sitio web del Global Investigative Journalism Network, haz clic aquí.

Umar Cheema es un periodista de investigación en The News (Pakistán) y fue fundador del Centro para el Periodismo de Investigación en Pakistán. Escribe sobre corrupción, política y sobre las agencias de inteligencia que no rinden cuentas, trabajo que le ha valido ser secuestrado y torturado. Entre los premios que ha obtenido, consiguió la Medalla de Honor 2012 de Missouri por Servicios Distinguidos en Periodismo, el Knight Journalism International Award en 2013, entre otros premios.

Este post fue extraído de “Objetivos de Desarrollo del Milenio: Guía para Periodistas; cómo cubrir los compromisos de desarrollo para el año 2015 y más allá, publicado por el Instituto Internacional de Prensa. El post fue publicado originalmente en el sitio web del Global Investigative Journalism Network (GIJN), una asociación de 90 organizaciones sin fines de lucro de 40 países dedicadas al periodismo de investigación. Cada dos años, GIJN es co-patrocinador de la Conferencia Mundial de Periodismo de Investigación. Puedes seguir a GIJN en su Global Listserv, por medio de los boletines de la Global Network News, y en Twitter y Facebook.

Texto traducido del inglés al español por Andrea Arzaba.

_Imagen con licencia Creative Commons, vía Nik_Doof en Flickr._