¿Cuándo se puede usar contenido de otros sitios y redes sociales?

porJames Breiner
Jun 4, 2013 en El ABC del periodista

Durante una clase sobre cómo las organizaciones de noticias utilizan las redes sociales, uno de mis estudiantes me preguntó si se podía volver a publicar cualquier fotografía que haya aparecido en Facebook, Twitter o Weibo, la plataforma china de microblogs.

Aunque no hay una respuesta simple para esta pregunta, existen algunas directrices. Esto es lo que aprendí durante un seminario online en NewsU sobre los derechos de autor y el código abierto, "Navigating Copyright and Fair Use Issues in an Open-source World”, dictado por Ellyn Angelotti, miembro del Poynter Institute.

Según Angelotti, el concepto legal de "fair use" (el uso legítimo) en los Estados Unidos y en muchos otros países significa que el material protegido por derechos de autor puede ser reutilizado o republicado, siempre y cuando cumpla con ciertos criterios. El derecho de autor tiene como objetivo fomentar la creatividad y la innovación al proteger el trabajo de un creador. Pero también busca animar a las personas a transformar el original para promover el conocimiento público o la creatividad.

Se permiten algunas reutilizaciones

Así, para contestar a la pregunta del estudiante, por lo general es aceptable volver a publicar un tuit en Twitter o una actualización de Facebook dentro de esos sistemas de redes sociales. Sin embargo, cada plataforma tiene sus propias condiciones de uso, que deberías consultar antes de republicar.

Pero ¿se puede publicar una foto de Twitter o Facebook o de alguna otra red social en tu blog? ¿En la primera página de un periódico? ¿En un informe en televisión?

Algunos periodistas creen en forma errónea que para estar protegidos todo lo que tienen que hacer es atribuir la información a la fuente original. Pero Angelotti aclaró que eso no es cierto. La mejor protección, por su supuesto, es conseguir un permiso escrito para usar el material. Sin eso, sin embargo, hay algunos factores que pesan a favor de la protección del uso legítimo:

  • El valor noticioso o de interés público en una foto o en un elemento de noticia es tan grande que supera la protección del titular del derecho de autor (como la foto del avión que aterrizó en el río Hudson, que fue publicada en Twitter por un ciudadano y utilizada por medios de comunicación de todo el mundo).
  • Si el nuevo trabajo es para fines educativos o es utilizado por una organización sin fines de lucro. Sin embargo, si estás vendiendo el nuevo trabajo, eso podría pesar en contra del uso legítimo.
  • La cantidad de material utilizado. Se permiten extractos de una obra, pero incluso un pequeño extracto podría violar los derechos de autor si es "el corazón de la obra" y reduce significativamente el valor de mercado del original.
  • En general se protege a las parodias, adaptaciones satíricas y críticas, a pesar de que hacen un uso intensivo de la obra original.

Creative Commons y atribución

Algunos creadores de contenido web que quieren que otros compartan y construyan sobre su trabajo, brindan este permiso bajo licencia Creative Commons. En este caso el creador coloca un aviso sobre el contenido en las condiciones de uso. Hay seis niveles de licencia, que van desde permitir que cualquier usuario (incluso comercial) vuelva a publicar y modificar la obra original, siempre y cuando haya atribución y un enlace a la original, hasta aceptar que otros compartan el trabajo, pero sin cambiarlo o utilizarlo comercialmente.

Según Angelotti, existen cuatro aspectos de un nuevo trabajo que deben considerarse para determinar si el uso de material protegido constituye un uso legítimo.

Sin embargo, Angelotti explicó que sólo atribuir al productor de la obra original no te protege de un reclamo por derechos de autor. Un tribunal es el que debe decidir si una obra viola o no estos derechos. La ley actual toma en cuenta cuatro factores, pero una obra no tiene que cumplir con los cuatro para calificar como uso legítimo. Lo que necesitas hacer es una prueba de equilibrio entre estos factores. Para Angelotti, cualquiera de estos cuatro podría superar o ser más importante, por lo cual comparó el proceso con pesar cuatro frijoles en una balanza. Los cuatro factores (frijoles) son:

  • El propósito y el carácter de la obra. Debe transformar o añadir algo nuevo. Si el nuevo trabajo intenta sustituir el original, eso iría contra el uso legítimo.
  • La naturaleza de la obra. Los datos y noticias son generalmente de interés público y están bajo la protección del uso legítimo. Este factor puede ser clave y superar a los otros tres en importancia. En general, la información publicada en los sitios web del gobierno sería considerada de uso público. Una excepción podría ser una foto o un artículo que incluye derechos de autor de forma explícita.
  • La cantidad que usas. No debe ser tanto como para reemplazar el original.
  • El efecto del valor de mercado. La importancia de este factor depende de qué tanto el nuevo trabajo perjudica el valor de mercado de la obra original.

Angelotti dio el ejemplo de una foto de su perro que publicó en Facebook. Si alguien toma esa imagen, imprime varias copias, las enmarca y las vende sin su permiso, eso podría ser una violación del uso legítimo. Sin embargo, si su perro salvó a algunas personas de un incendio y un departamento de bomberos posteó la foto en su página web, las organizaciones de noticias tendrían un argumento fuerte para publicarla bajo los términos del uso legítimo.

En un caso complicado mencionado por Angelotti, un usuario de Twitter llamado Daniel Morel subió fotos del terremoto de Haití de 2010 a su cuenta. Agence France Presse y el Washington Post publicaron las imágenes sin su permiso y estas se utilizaron en todo el mundo. Morel demandó para que retiren las imágenes de los sitios web de los acusados y demandó por daños y perjuicios. Un tribunal decidió a favor de Morel, pero la decisión sobre la indemnización está pendiente.

Para Angelotti, lo que debemos sacar de este caso es que los jueces y los jurados individuales le pueden dar una importancia diferente a los diversos factores, ya que no hay absolutos en la ley. En otras palabras, debemos considerar los factores de manera cuidadosa antes de volver a publicar el material que tomamos de la web. Una buena política es buscar la autorización por escrito.

Este artículo fue publicado originalmente en el blog Periodismo Emprendedor en Iberoamérica y es reproducido en IJNet con autorización de su autor.

James Breiner es exbecario de Knight International Journalism Fellowships y creó y dirigió el Centro de Periodismo Digital en la Universidad de Guadalajara. Es bilingüe en inglés y español y es consultor de periodismo online y liderazgo. Actualmente se desempeña como codirector de la maestría en Periodismo Económico Global en la Universidad de Tsinghua en Beijing.

Imagen cortesía de 9bladed en Flickr. Licencia Creative Commons.