Viernes Digitales: una forma innovadora de acercarse a la cultura digital desde un medio tradicional

porNasr ul Hadi
Apr 06 en Periodismo digital

En 2015, el becario ICFJ Knight Nasr ul Hadi fue incorporado al Hindustan Times (HT) para promover la adopción de nuevas herramientas y métodos digitales en las distintas áreas, jerarquías e incluso en los distintos grupos etarios del personal. Su experimento de organizar sesiones de capacitación entre colegas, llamado “Viernes Digitales”, ayudó a “hackear la cultura” de uno de los medios tradicionales más venerados de la India.

Hadi habló con IJNet sobre esas sesiones, que llevaron a nuevas y emocionantes formas de colaboración y narración.

¿Cuál es el concepto detrás de los Viernes Digitales?

Los equipos más innovadores en el periodismo hoy en día son los que constantemente descubren, prueban y adoptan o abandonan nuevas herramientas y prácticas para buscar información, producir y distribuir contenido digitalmente. Es por eso que incorporan Dataminr, CartoDB, Slack, Parse.ly, Sprout Social, etc. a su caja de herramientas, para socializar contenido auditivo, visualizar datos, gestionar el flujo de trabajo, analizar el desarrollo de la audiencia y más. Los mejores equipos incluso fabrican sus propias herramientas.

El jefe de contenidos Nic Dawes y yo pensamos que inculcar ese comportamiento en la redacción del HT era el único modo de conseguir –y de sostener– una estructura que pensara en términos digitales. Así que establecí que cada viernes de la semana, durante dos horas, se brindaría entrenamiento práctico en nuevas habilidades y herramientas.

¿En qué se diferencian los Viernes Digitales de cualquier otra capacitación dentro del periódico?

Los entrenamientos clásicos de las redacciones se esfuerzan por mejorar algo. Los jefes identifican los baches o debilidades de un equipo particular, un capacitador invitado arma un plan de estudios, y el área de recursos humanos obliga a los periodistas a asistir. La estructura se parece bastante a una clase con algunos ejercicios y tal vez incluso con un examen al final.

Los Viernes Digitales son lo contrario.

La participación se hizo por inscripción y no fue obligatoria. Dejamos que los periodistas decidieran cuál era la sesión específica a la que desearan asistir. Esto permitió discusiones más entusiastas y colaboraciones más interesantes porque te sentabas al lado de colegas con los que raramente habías trabajado o que incluso desconocías. Por ejemplo, teníamos a una gran periodista de investigación o a un editor general sentándose al lado de capacitadores y pidiéndoles asistencia.

Los temas –utilización de radares digitales para encontrar noticias, producción de medios interactivos y visualizaciones, desarrollo de bases de datos para hacer historias, seguridad y encriptación de documentos y comunicaciones, trabajo a través de chat en lugar de por email— se eligieron para explorar nuevas habilidades, no para corregir deficiencias.

Lo más importante fue que quienes aprendían más rápido pasaron a ser ayudantes y finalmente a dirigir su propia capacitación. Después de los 10 primeros viernes teníamos un plan de estudios para cada sesión, formularios para recibir feedback, fichas de inscripción y un pequeño "grupo de innovaciones", un precursor de lo que hoy es el equipo de HT Labs, que dirigió las siguientes 10 sesiones en piloto automático, mientras yo viajaba a otras sedes de HT e incluso a su redacción en hindi para presentar el mismo modelo.

¿Cuántos periodistas participaron?

Cuando empezamos, HT todavía no se había mudado a su nueva sala de 40.000 pies cuadrados. Llevábamos a cabo las sesiones en una pequeña sala de conferencias en un rincón de la vieja oficina, con capacidad para 15 o 20 participantes solamente, y a menudo superponiéndonos con otras capacitaciones organizadas por la dirección del diario, a las que todo el staff de 740 personas en Delhi debía concurrir.

De todos modos, más de 150 periodistas –más del 20% de la fuerza de trabajo del periódico– participaron en uno o más Viernes Digitales. A menudo se querían inscribir más de los que podían entrar en la sala. Otros 100 periodistas de la versión en hindi de HT se sumaron más adelante a una versión del mismo programa.

¿Cuál ha sido el impacto del programa?

Los Viernes Digitales condujeron a nuevas colaboraciones, en donde los periodistas buscaban a técnicos y productores multimedia con los que no solían trabajar, básicamente porque esos roles no existían antes. Los escritores de la revista del domingo colaboraron con el nuevo ingeniero editorial para producir su primera base de datos interactiva de reseñas de libros (aún en alfa). El mismo ingeniero ayudó a la mesa de tecnología a analizar y escribir sobre el enorme conjunto de datos de la India respecto de la filtración de datos de Ashley Madison. El equipo de cada ciudad trabajó en una edición multimedia con Atavist para el primer experimento de lecturas de largo formato. Un periodista desarrollador, el primero de HT, había elaborado su propia plantilla de largo formato, y ayudó a más periodistas a contar sus historias, al punto de que hoy el sitio web de HT cuenta con la sección In Depth (En profundidad).

Una de las cosas más interesante de estas colaboraciones tienen que ver con la periodista de investigación que mencioné anteriormente, que nunca faltaba a los Viernes Digitales y que estaba muy dispuesta a aprender cosas nuevas y trabajar con personas más jóvenes. El resultado indirecto, meses más tarde, fue su primer largometraje multimedia, llamado Kashmir’s Disturbing New Reality –posiblemente la primera vez que un medio indio hace una pieza multimedia sobre Cachemira–, en el que ella le dio a chicos de menos del entorno de los 20 años la oportunidad de ayudarla a contar mejor su historia, con videos, líneas de tiempo, diseños interactivos y más.

¿Crees que los Viernes Digitales pueden crecer y evolucionar?

Viernes Digitales es un modelo que puede ser adoptado por las redacciones de cualquier lugar del mundo. Tenemos una currícula abierta que puede ser adaptada según las necesidades de cada redacción. Ya he dirigido varias capacitaciones de dos días en otros medios, presentando la idea.

Pero si las redacciones piensan en los Viernes Digitales no solo como un programa educativo, sino como una plataforma, podrían empezar a invitar a distintos tipos de especialistas que tengan ideas para aplicar en el nicho del periodismo: aprendizaje automático, CRM social, recolección de datos por sensores y más. Y reservar algunos asientos para los participantes de publicaciones de la competencia también podría funcionar como un canal para el talento en una industria enfocada en la innovación y el cambio.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Dave.