Verificación y medios independientes: las armas contra las noticias falsas en Ucrania

porJudith Langowski
Oct 31, 2017 en Fact-checking y verificación de noticias

Contrarrestar noticias falsas y propaganda ha sido la misión de la periodista Margo Gontar desde que cofundó en Ucrania el sitio web de fact-checking StopFake en 2014. Como parte de un proyecto de la Escuela de Periodismo de Kiev, un grupo de profesores, estudiantes y voluntarios creó el sitio en respuesta al gran flujo de noticias falsas que explotó tras la ocupación rusa de Crimea.

"El objetivo de las noticias falsas no es que la gente las crea", comenta Margo Gontar. "Su objetivo es confundir a la audiencia. Y en algún momento, simplemente dejan de confiar en los medios". Gontar considera que, cuando la audiencia se ve inundada por noticias falsas, mucha gente se distancia del discurso político.

Para combatir este tipo de desinformación en Ucrania, el periodismo independiente y de calidad es vital, y todo un desafío en un país clasificado en el puesto 102 de 180 en el ranking de la libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras. Tres cuartas partes del mercado de los medios en Ucrania pertenecen a solo cuatro oligarcas.

Iryna Slavinska, presentadora de noticias y editora de Hromadske Radio, trabaja en uno de los pocos medios que no pertenece a un oligarca. Financiado a través de donaciones y subvenciones, la estación independiente se fundó en 2013, pocos meses antes de las protestas de Euromaidan, y rápidamente se convirtió en la voz de los manifestantes.

“Desde entonces nos hemos profesionalizado mucho”, cuenta Slavinska. Nueve horas de programación llegan a 100.000 oyentes cada día, y la mitad de esa audiencia escucha el contenido informativo de Hromadske en la radio estatal, donde a la estación se le otorga un espacio de dos horas por noche.

“Difundimos nuestra programación desde Kiev, Mariupol y Dnipr. Tenemos licencias temporales para las regiones de Donezk y Luhansk", cuenta Slavinska. "Nuestras ondas de radio llegan incluso a los territorios ocupados [áreas ocupadas por separatistas] de esas regiones". El periodismo independiente es especialmente difícil desde allí, ya que los periodistas ucranianos tienen acceso limitado o nulo a esas áreas. Para esas transmisiones, Hromadske Radio depende de contactos anónimos en las regiones o de periodistas extranjeros, que tienen un mayor acceso.

Incluso para los medios independientes definir las noticias en un contexto de guerra sigue siendo difícil. ¿Los periodistas ucranianos deberían priorizar la libertad de expresión sobre la seguridad de los compatriotas que luchan? Esa pregunta fue muy debatida en la conferencia de periodismo Inside Our Blind Spots, celebrada en octubre en Kiev y organizada por la ONG alemana Network for Reporting in Eastern Europe (N-ost).

Debido a que el acceso limitado a las zonas de conflicto hace que sea más fácil para ambas partes difundir noticias falsas, es fundamental contar con un periodismo independiente en el terreno y una verificación confiable de los hechos. Al monitorear a los medios, StopFake está tratando de convertirse en un "centro de información sobre la guerra" y dar una imagen completa de la desinformación que se difunde. La organización espera llegar a la "zona gris": la audiencia que no está convencida de ninguna de las partes en el conflicto entre Rusia y Ucrania.

Se trata de una tarea enorme. Desde que Gontar trabaja en StopFake, ha producido 178 videos que desacreditan noticias falsas. Pero los productores de noticias falsas están usando métodos cada vez más refinados.

Russia Today, el polémico medio ruso que hace poco fue suspendido en Twitter, ahora tiene su propio sitio de verificación: FakeCheck. La iniciativa dice chequear noticias falsas del Washington Post, del New York Times y de otros medios occidentales. En su análisis de FakeCheck, investigadores del instituto Poynter argumentaron que el sitio web mezcla correcciones legítimas con dudosas observaciones partisanas, lo que confunde aun más a la audiencia.

"Siento que estoy luchando contra un virus monstruoso", cuenta Gontar acerca de su trabajo. "Las noticias falsas se adaptan y mutan".

A pesar de la evolución constante de los desafíos, la periodista confía en que los esfuerzos por verificar la información seguirán creciendo. Ha advertido sobre los perjuicios de las noticias falsas y la desinformación desde hace tres años. Mientras la amenaza de la desinformación se limitó al público ucraniano y a otras audiencias de habla rusa, "los medios internacionales y la audiencia tuvieron el lujo de distanciarse de ella", observa Gontar. Ahora, sin embargo, "se está convirtiendo en un problema para las audiencias occidentales en general".

Los periodistas ucranianos se enfrentan a problemas similares a los de sus colegas en otros países: la disminución de la confianza en los medios hace que sea difícil promover información objetiva y diversa donde más se la necesita. El desafío consiste en contrarrestar el ataque contra los medios y redefinir lo que se entiende por noticia. Juntos, estos esfuerzos están rearmando el complicado rompecabezas de la reconstrucción de la confianza hacia los medios, y luchando contra las amenazas que plantea la desinformación.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Alexandra (Nessa) Gnatoush.