Uruguay también apuesta al fact-checking colaborativo en sus elecciones

porSantiago Sánchez
Sep 16, 2019 en Fact-checking y verificación de noticias
Verificadouy

Una foto del capitán de la selección uruguaya de fútbol, Diego Godín, en apoyo a un candidato presidencial, una publicación en las redes sociales sobre otro presidenciable que faltó a una sesión del Senado en la que se discutía una declaración sobre Venezuela; un jerarca del gobierno que aparece relacionado la Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos y una escandalosa cifra sobre los sueldos de la familia del ministro de Economía. Todas estas publicaciones fueron virales en Uruguay durante las últimas semanas, y han sido desmentidas o relativizadas por Verificado.uy, una reciente plataforma de fact-checking lanzada el 22 de julio, con varias particularidades.

La primera de ellas es que se trata de un proyecto de periodismo colaborativo conjunto: al igual que ocurrió en Estados Unidos, Francia, España, Reino Unido, México, Brasil y Argentina, Verificado.uy es una plataforma que responde a varios medios de comunicación de todo el país. “Se trata de crear coaliciones de medios”, dijo la coordinadora periodística del proyecto a IJNet, Ana Matyszczyk.

Los medios que están detrás de la coalición son variados: periódicos, radios, canales de televisión y portales de noticias, algunos con líneas editoriales antagónicas. “Pero a pesar de esas distancias, el trabajo funciona de forma formidable”, aclaró Matyszczyk.

Uno de los contenidos virales desmentidos:  el capitán de la selección uruguaya de fútbol, Diego Godín, sostiene un cartel en apoyo a uno de los candidatos
Uno de los contenidos virales desmentidos:  el capitán de la selección uruguaya de fútbol, Diego Godín, sostiene un cartel en apoyo a uno de los candidatos.

 

Pero en esta coalición no solo hay medios: también participan organizaciones de la sociedad civil y universidades públicas y privadas del país. “Hay un diferencial respecto al resto de los países, y es que somos el primer país que entiende que el desafío de mitigar la desinformación en el país no debe darse únicamente desde los medios de comunicación, sino que también debe incluir a otros actores, como la academia y la sociedad civil: son dos pilares que sostienen a la comunidad y deben estar representados”, expresó la coordinadora periodística del proyecto. “Este es un problema de todos”.

El proyecto consiguió financiación de la Fundación AVINA, Google, Facebook y First Draft. Básicamente trabaja en dos grandes áreas: los contenidos de “dudosa procedencia” que circulan en redes sociales, que se vuelven virales y que están relacionados con la campaña, y el discurso público de los candidatos presidenciales. “Si bien nuestro universo es bien amplio, en realidad es bastante reducido y hay varios filtros en donde vamos afinando qué es lo que vamos a cubrir”, explicó Matyszczyk.

A pesar de que el lanzamiento de la plataforma fue el 22 de julio, la coordinadora cree que el trabajo más arduo que tendrá que hacer Verificado.uy aún no ha comenzado. “Todavía no empezó el grueso de la campaña, que va a comenzar cuando falte un mes para las elecciones. Ahí se va a sentir un poco más el flujo de desinformación”. Las elecciones nacionales de Uruguay están previstas para el 27 de octubre, y en caso de que ninguno de los postulantes supere el 50% de las adhesiones –que es el escenario más probable-, habrá una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados el 24 de noviembre.

Desafíos

La plataforma ya ha realizado 15 chequeos y si bien hasta el momento todo marcha sobre ruedas, hay consciencia de los desafíos que implicará hacerla funcionar cuando la campaña electoral se intensifique. “Este sistema es gigante y es complejo hacer que todos los engranajes calcen uno con el otro y empiecen a funcionar de forma fluida. Todas las experiencias alrededor del mundo coinciden en que este tipo de proyectos siempre van de menos a más, y justo cuando está por terminar la campaña electoral es común darse cuenta de la potencia que tiene esto y lo bien está funcionando”, dijo Matyszczyk. Otro problema que identificó la coordinadora es “mantener un equilibrio o balance” entre la información chequeada de los candidatos de cada partido.

El proyecto, no obstante, no es inmune a los ataques, incluso de otros periodistas. “Hubo críticas y seguramente las va a haber en el futuro. Es una actividad que nunca se hizo en Uruguay y está bien que existan esas críticas porque es parte del recorrido que nos toca transitar”, expresó Matyszczyk.

Pero para la coordinadora el balance de todas formas es netamente positivo: “Me sorprendí mucho en ver cómo medios que tienen lecturas de la realidad tan antagónicas puedan generar consenso y estar mucho más próximos a la hora de resolver chequeos de lo que nos podamos imaginar. Ese es una conducta ejemplar”.


Imagen cortesía de Verificado.uy.