Una herramienta de datos permite opinar sobre las partidas presupuestales en Sudáfrica

porRaymond Joseph
Mar 30, 2016 en Periodismo de datos

La gente común suele esforzarse por comprender los gastos presupuestarios de su país, pero nunca se entera de lo que el gobierno está haciendo con el dinero de los impuestos que recauda.

Code for South Africa decidió abordar el tema luego de que el Ministro de Finanzas sudafricano presentara el presupuesto de 2016 el pasado 24 de febrero, asumiendo el desafío de mostrar la información de una manera relevante y educativa para los usuarios.

Como resultado, la organización creó dos herramientas: Tax Clock y Vote for the Budget. Tax Clock, financiado por Code for Africa, reúne las últimas tablas de impuestos anunciadas en el presupuesto. Permite a los usuarios hacer un seguimiento de cuánto tiempo invierten cada día trabajando para pagar impuestos, y cuánto margen les queda para ellos mismos.

Code for South Africa compartió la herramienta Tax Clock con los medios de comunicación que tienen periodistas inscriptos en su flamante academia de periodismo de datos. Se les proporcionó la herramienta para que usaran exclusivamente en sus sitios web durante una semana, tras la cual fue liberada para la incorporación en cualquier sitio web interesado.

La segunda herramienta, Vote for the Budget, fue desarrollada en asociación con la International Budget Partnership (IBP). Fue inaugurada apenas el ministro comenzó su discurso sobre el presupuesto de 2016. La herramienta convocó a los ciudadanos a expresar su opinión respecto de cómo se asignan los impuestos. Fue promovida extensamente por los medios de comunicación asociados y en las redes sociales, y se mantuvo activa durante varios días.

Los usuarios pudieron opinar acerca de los programas que merecían más y menos prioridad en las asignaciones presupuestarias. También pudieron votar en una "lista de deseos" de proyectos no incluidos en el presupuesto.

Además, los usuarios tuvieron la posibilidad de enviar emails con sus opciones directamente al Comité de Asignaciones del Parlamento, que tiene la última palabra en las asignaciones presupuestales.

Una vez que se cerró la convocatoria, IBP y Code for South Africa resumieron todas las demandas individuales y presentaron un informe al Comité.

"Esta herramienta tiene que ver con la emancipación; la democracia no es solo votar cada cinco años”, dijo Adi Eyal, director de Code for South Africa. "Se trata de tener un compromiso activo y de saber que tienes algo que decir y que tienes poder para proponer cambios. En este caso, había un Comité de Asignaciones que iba a evaluar el presupuesto y que necesitaba información, no de un grupo selecto, sino de toda la nación”.

Construir y desarrollar el contenido de ambas herramientas tomó varias semanas. Los medios asociados recibieron códigos de incrustación para probarlas en sus respectivos sitios. También se elaboró una estrategia de lanzamiento y marketing de las herramientas, en el que las redes sociales jugaron un papel clave.

"Hemos logrado ayudar al usuario a entender cómo estos asuntos abstractos lo impactan directamente. Al centrarnos en un aspecto muy específico de un gran conjunto de datos, logramos algo accesible, relevante y personal”, sostuvo Greg Kempe, responsable de tecnología en Code for South Africa.

Kempe da algunos consejos para hacer que los datos resulten relevantes y personales:

  • La experiencia del usuario debe ser la prioridad. Debes comprender qué quieres que el usuario comprenda y para qué. Solo después puedes ocuparte en el cómo.
  • Todo el software es inherentemente iterativo y las herramientas de noticias no son diferentes. Construye algo, compáralo con tus objetivos y luego realiza los ajustes necesarios. Las ideas deben testearse, adaptarse, combinarse y descartarse continuamente.
  • Trabajar con un equipo significa que las opiniones y los comentarios serán siempre muy variados, por lo que es importante tener una persona que puede guiar al grupo a una decisión final, salir de los callejones sin salida y tener la última palabra.
  • Contamos con herramientas para ayudar a guiarnos a través de este proceso iterativo, colaborativo y confuso. Es importante que todos en el equipo las entiendan y utilicen.
  • Como frikis de los datos, podemos utilizar nuestro conocimiento y experiencia para ayudar al lector a estar más informado, guiándolo a  través de un tema complejo y logrando que le importe. A la hora del balance al final del día, es solo el usuario (o lector) el que cuenta.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía kev-shine.