Content supported by

Un medio escrito por refugiados y dirigido a refugiados

porYermi Brenner
Jan 28 en El negocio del periodismo
Amal newsroom 2017

Casi un millón de sirios, iraquíes y afganos se han refugiado en Alemania desde 2012 y su integración es uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la sociedad alemana en la actualidad. En la primera línea de los esfuerzos de integración de refugiados está Amal, una publicación online que informa sobre noticias locales alemanas en árabe y farsi.

Julia Gerlach, periodista alemana y editora en jefe de Amal, dirige un equipo de ocho reporteros y varios freelancers que llegaron como refugiados a Alemania desde Siria y Afganistán, entre otros países. El objetivo de Amal, financiada por la Iglesia Evangélica alemana, es facilitar la integración de los recién llegados a la sociedad ofreciéndoles la información que necesitan en un idioma que puedan entender.

IJNet habló con Gerlach, quien cofundó Amal junto a su hermana Cornelia, para saber más sobre el nacimiento del medio, los desafíos que el equipo encuentra en el camino y el papel que juega la publicación en la sociedad alemana.

¿Cómo y por qué se fundó Amal?

La idea surgió en 2015 cuando regresé a Alemania después de trabajar como corresponsal en Egipto. En ese momento estaban llegando muchos refugiados desde Siria y pensamos que seguramente habría varios periodistas entre ellos, y que les sería especialmente difícil encontrar trabajo aquí debido a la barrera del idioma. Al mismo tiempo, se estaba difundiendo una gran cantidad de información falsa en las instalaciones que alojaban a los refugiados, rumores y conspiraciones. Pensamos que sería una buena idea abordar ambos problemas contratando a periodistas refugiados para producir un medio sobre lo que es importante en Berlín y en Alemania en general.

¿Cuáles son los temas que cubren?

Solo hacemos periodismo local; no informamos sobre Siria, Irán, Afganistán ni ningún otro país. Para nosotros es importante mantener este principio porque nos mantiene alejados de la política de los países de origen de los recién llegados. Somos más confiables para nuestros lectores si nos mantenemos a raya de los conflictos que se desarrollan en otras partes del mundo.

¿De qué modo Amal beneficia a la sociedad alemana?

Para ser capaz de participar en la sociedad tienes que saber lo que está pasando: adónde ir el fin de semana para divertirte, adónde llevar a tus hijos de excursión, o lo que el alcalde de Berlín opina sobre ciertos temas. Por ejemplo, en el contexto del debate sobre el velo, las autoridades de Berlín impidieron que los maestros de escuelas primarias usaran símbolos religiosos durante la clase. Y en Amal informamos sobre el tema; es importante que las mamás y los papás lo entiendan para que sepan cómo hablarlo con sus hijos. Si quieres que todos sean parte de la sociedad, debes mantenerlos informados. Las personas que no son parte de una sociedad tienden a tener problemas o a crearlos.

Ha sido demostrado que aprender el idioma local es vital para que los refugiados se integren a la sociedad. ¿No puede resultar contraproducente ofrecer a los recién llegados información en su idioma nativo?

Diríamos que no, porque cuando llegas pasará bastante tiempo antes de que puedas leer el periódico. Debes poder participar en la sociedad antes de ser capaz de leer las noticias. Las personas se sienten más animadas a integrarse en la sociedad si saben adónde ir y cómo participar.

¿Cómo encontraron y capacitaron a los periodistas de Amal?

Hicimos una convocatoria entre los refugiados, los entrevistamos y elegimos a los 10 candidatos más calificados. Solo aceptamos a quienes hubieran trabajado como periodistas en sus países de origen o que hubieran recibido capacitación como periodistas. Comenzamos con un taller de dos meses en el que practicamos cómo hacer periodismo en Alemania: a quién llamar para obtener determinada información, leyes, cómo funciona la sociedad, cómo abordar y hablar con las personas y cuáles son las costumbres y hábitos locales que hay que conocer. También hicimos mucho trabajo en equipo porque los miembros del staff provienen de diferentes países y tenían una diversidad de ideas políticas o religiosas. Lograr que trabajaran juntos no siempre fue fácil.

Muchos proyectos de la sociedad civil que se lanzaron en respuesta a la afluencia de refugiados en 2015-2016 están llegando a su fin, a menudo porque la financiación se detuvo. Amal, sin embargo, acaba de obtener financiamiento adicional y se está expandiendo a Hamburgo. ¿Cómo lo lograron?

Convencimos a la gente de que nuestro proyecto sería necesario en el futuro porque la cantidad de personas en Alemania que necesitan información en árabe o farsi no va a disminuir en los próximos años. Esta nueva financiación nos permite expandirnos a otras ciudades alemanas y abrir sucursales allí. También es muy importante para nosotros expandirnos a las zonas rurales.

¿Crees que el modelo de Amal –refugiados escribiendo para refugiados– es replicable en otros países?

Sí, este tipo de proyecto se puede replicar en Bruselas y en otras ciudades donde hay un gran número de recién llegados.


Imagen cortesía de Amal.