Periodistas de Europa Central y del Este colaboran para contrarrestar la propaganda

porJudith Langowski
Nov 16, 2017 en Periodismo de investigación

La reciente elección de Andrej Babis como primer ministro de la República Checa fue solo el último paso de los países de Europa Central y del Este en un camino hacia el populismo. Pero las personas que viven en esos países a menudo no saben lo suficiente acerca de sus vecinos como para conocer y contrarrestar de manera efectiva desarrollos populistas similares. La colaboración transfronteriza entre periodistas, especialmente mediante la construcción de redes duraderas y plataformas comunes de publicación, es importante para que la información sobre el desarrollo político, los movimientos sociales y la corrupción esté disponible para una audiencia regional más amplia.

PoliticalCritique.org (PC) fue fundado con el objetivo de crear una plataforma común para el periodismo independiente en Europa Central y del Este. Inicialmente participaron cuatro medios de comunicación asociados: Krytyka Polityczna de Polonia; el blog húngaro Kettös Mérce (hoy convertido en el portal de noticias merce.hu); la revista cultural quincenal checa A2larm; y Pole, un blog independiente de izquierda de Eslovaquia. Este año, PC se asoció con la red paneuropea European Alternatives y comenzó a colaborar con más medios, incluidos The Press Project de Grecia y el español Contexto.

Aproximadamente la mitad de los artículos se escriben directamente en inglés para PC. Los restantes se publican primero en los medios de comunicación asociados, antes de ser traducidos y editados por hablantes nativos de inglés. La traducción al inglés amplía el alcance del contenido, no solo para los lectores de la región, sino para una audiencia global. Sin embargo, el aumento en la distribución requiere un acto de equilibrio entre resaltar los conocimientos aportados por los periodistas y ofrecer suficiente contexto para los lectores que podrían no ser tan versados en los eventos actuales de la región o en el contexto de una nación específica.

En tiempos de profunda desconfianza hacia los medios y con medios estatales que prosperan mediante la propaganda, las redes transculturales y transfronterizas entre periodistas agregan una diversidad muy necesaria al panorama mediático. Pero incluso en entornos más equilibrados como Alemania, tener corresponsales en medios importantes y dar una imagen más balanceada de las realidades políticas de los países de Europa del Este es importante.

N-ost es una red que asume la tarea de traer nuevas voces y perspectivas a los periódicos alemanes. Su misión es "llenar los puntos ciegos de Europa del Este para fomentar una mejor comprensión de la región", explicó Christian-Zsolt Varga, administrador de redes sociales y comunidad de n-ost. Lo que comenzó como un servicio de suscripción por correo electrónico a varias docenas de periódicos, distribuyendo artículos de corresponsales de países como Polonia y Kazajstán, se ha expandido a una organización no gubernamental de medios con proyectos que incluyen la capacitación de periodistas de investigación en Georgia, y la coordinación y edición del diario paneuropeo eurotopics.net.

Pero el foco está puesto en la red colaborativa. "Desde el principio queríamos facilitar que los periodistas se reunieran y crear una red de colaboración e intercambio", dijo Varga. La membresía les permite encontrar a colegas que trabajan en temas o países similares, publicar artículos en Listserve o en la revista online ostpol.de, y acceder libremente a todos los artículos publicados allí. A través de la revista online, los autores pueden mostrar su trabajo a un público más amplio que no habla alemán: los artículos se traducen al inglés, al ruso y, según las capacidades, a otros idiomas de Europa oriental y Asia central, y se publican en otras plataformas.

El beneficio de una red de colaboración de este tipo va más allá de solo hacer que el contenido esté disponible para una audiencia multilingüe. La creación de una red internacional de periodistas y de una comunidad colaborativa es esencial para que las investigaciones transfronterizas sean independientes. Tanto Political Critique como n-ost son organizaciones sin fines de lucro, financiadas por subvenciones, donaciones y cuotas de membresía, lo que ayuda a mantener esa independencia.

Estas iniciativas son solo dos ejemplos notables de periodismo colaborativo transfronterizo en Europa, que desafían las barreras impuestas por la política populista de los medios. Existen muchos más, como VSquare, que une a periodistas de investigación de Polonia, República Checa, Hungría y Eslovaquia; o Investigate Europe, un equipo de nueve periodistas de ocho países europeos que sacan a la luz temas europeos en colaboración, y luego publican historias en sus respectivos países.

Imagen con licencia CC en Flickr, vía Marco Verch.