Periodismo ciudadano, manipulación y fotoperiodismo ético

porSalim Amin
Apr 24, 2019 en Periodismo multimedia
Photographs

Como fotoperiodistas, debemos entender que la probabilidad de que seamos los primeros en obtener imágenes de cualquier crisis es casi igual que la de ganar la lotería. La tecnología no ha sido nuestra amiga cuando se trata de conseguir primicias. Las primeras imágenes de cualquier historia importante ahora provienen de un ciudadano con un teléfono móvil. Nuestro trabajo ahora es proporcionar antecedentes, contexto y análisis, e investigar y verificar que el contenido que estamos viendo no es falso.

El fotógrafo Michael Kamber, que cubrió Irak, Afganistán, y los conflictos en África para The New York Times, realizó una exhibición en 2015 titulada "Imágenes alteradas: 150 años de fotografía documental planificada y manipulada".

La exposición, una selección de imágenes muy conocidas que han sido alteradas, organizadas o falsificadas, es una denuncia sobre algunas prácticas modernas y profesionales del fotoperiodismo. En un momento en que los fotógrafos veteranos están siendo reemplazados por recién llegados o "periodistas ciudadanos" sin capacitación, también se plantean preguntas importantes sobre el futuro de la profesión en medio de crecientes dudas sobre la autenticidad de las imágenes.

La exposición, que consta de más de 40 imágenes, cataloga algunos de los momentos más oscuros de la historia del fotoperiodismo. Y hay suficiente material para sonrojar a muchas organizaciones de noticias: National Geographic por mover digitalmente las pirámides egipcias, la revista Time por oscurecer el color de piel de O. J. Simpson, Associated Press y Reuters por mover escenas alteradas digitalmente de Medio Oriente y The New York Times por publicar en 2002 una fotografía posada de un niño con una pistola de juguete fuera de un supermercado de comida árabe.

Para traer esto más cerca de casa, a unos cientos de metros de mi hogar y oficina en Nairobi, Kenia, el 15 de enero de 2019 un grupo de terroristas de Al Shabaab lanzó un fuerte ataque por la tarde en un complejo de edificios que albergaba el hotel internacional Dusit, junto a decenas de oficinas de empresas multinacionales, bancos y restaurantes. Entraron literalmente con armas a las 15:00 en un martes de mucha actividad y pasaron más de 18 horas en el complejo luchando contra las fuerzas de seguridad de Kenia.

Tanto los corresponsales locales como los extranjeros estuvieron en la escena minutos después de que empezaron las explosiones y los disparos, y muchos entraron al complejo antes y con las fuerzas de seguridad.

Los fotoperiodistas que capturaron algunas de las imágenes más gráficas de las muertes y la destrucción han sido objeto de críticas inmensas por parte del público keniano por haber transmitido estas imágenes.

Entre los más criticados se encontraban el jefe de redacción y el editor de fotos de The New York Times. Publicaron las imágenes de muertos caídos sobre sus mesas y sillas, con sus computadoras portátiles abiertas, en el restaurante Secret Gardens. La protesta provino de una comunidad online muy activa en Kenia. La respuesta del NYT fue defender a su jefe de redacción de Nairobi y su editor de fotos y no bajar las imágenes. Todavía hay una campaña de Twitter para tratar de que el jefe de la oficina de Nairobi sea deportado de Kenia. Sin embargo, Marc Lacey, uno de los editores principales del NYT y ex jefe de la Oficina de Nairobi, dijo que este incidente les haría mirar muy de cerca sus directrices y estándares de fotografía.

Pero la autenticidad de las imágenes nunca fue puesta en duda. 

Como fotoperiodista que ha cubierto el conflicto en todo el continente africano, creo que las imágenes se tomaron de manera excelente en circunstancias extremas y de mucha presión. Conozco a algunos de los fotoperiodistas que estaban en el complejo y que tomaron estas imágenes. Si hubiera estado allí, habría tomado exactamente las mismas imágenes sin ninguna duda.

La protesta fue sobre la ética de publicar esas imágenes.

Los kenianos, y los africanos en general, siempre han sentido que los medios internacionales nos retratan de manera negativa, y existe un elemento de "racismo" en la forma en que se trata a los africanos frente a cómo se trataría a occidentales en las mismas circunstancias.

El NYT, o cualquier otro medio de comunicación occidental importante, no publicó imágenes de cadáveres de los ataques del 11 de septiembre, de los bombardeos y ataques en Londres o en París, ni de tiroteos en escuelas o espacios públicos que ocurren casi semanalmente en Estados Unidos. Mi pregunta fue por qué publicaron estas imágenes tan rápidamente y, cuando se enviaron más de 9.000 tweets que criticaban esta acción, ¿por qué defendieron su decisión con tal fuerza? ¿Hay alguna diferencia entre los cadáveres africanos y los occidentales?

Personalmente, no dudaría en publicar esas imágenes, pero tampoco dudaría en publicar imágenes de cadáveres en Nueva York, Londres o París, ya que esa es la realidad de un ataque terrorista. No estoy sugiriendo que el editor de imágenes del NYT haya pensado conscientemente que estaba cruzando una línea ética. Pero he conocido suficientes editores de fotos de medios de comunicación occidentales que inconscientemente diferenciarían entre un cadáver africano y uno occidental.

Manipulando imágenes

Volviendo a la alteración o manipulación de imágenes que cambiarían el significado o el contexto de la historia, esto se ha vuelto cada vez más fácil debido a la tecnología actual y, por la misma razón, cada vez es más difícil de detectar debido a la tecnología existente.

Los estudiantes de fotoperiodismo pasan más tiempo aprendiendo Photoshop y cómo mejorar digitalmente imágenes que aprendiendo cómo tomar realmente buenas fotos.

Básicamente, se les está enseñando a “hacer trampa” en el aula, lo cual va completamente en contra de todos los aspectos fundamentales que me enseñaron como fotógrafo desde la infancia. (El padre de Salim era Mohamed "Mo" Amin MBE, un fotoperiodista keniano conocido por sus fotos y videos de la hambruna etíope que llevó al concierto de Live Aid).

¿Cuánto importan realmente los medios a través de los cuales un fotógrafo llega a su imagen final? He oído a muchos fotógrafos etiquetados como "tramposos" por otros fotógrafos por hacer uso libre de Photoshop para terminar una imagen. Para aquellos que ven las cosas de esa manera, supongo que el uso excesivo de Photoshop invalida el trabajo como fotografía genuina y lo convierte en otra forma de arte. Miro la fotografía de mi padre y creo firmemente que se hace una fotografía "real" estrictamente en el momento de su captura y que cualquier tipo de alteraciones y mejoras que se realicen más adelante equivaldrán a mentir o hacer trampa.

Pero, ¿qué es ir demasiado lejos en términos de manipular y mejorar las fotografías? ¿Estamos limitados a corregir el balance de blancos antes de comenzar la pendiente resbaladiza de la entrega de nuestra integridad artística? La ética importa, pero también la estética. Y no olvidemos que todo lo que creamos como fotógrafos, como artistas, es una interpretación de lo que vemos a nuestro alrededor. Elección de cámara, elección de ajustes de cámara, composición; nos estamos imponiendo constantemente de una u otra manera a la "realidad". En este sentido, no existe tal cosa como la verdad absoluta.

Pero la manipulación de imágenes con el fin de cambiar el significado, el contexto y la representación del evento equivale a un fraude a mis ojos. He tenido el privilegio de mirar a través de cientos de miles de imágenes el trabajo de mi padre y lo que me sorprende es la cruda verdad en cada foto, la objetividad y la honestidad con que retrató cada imagen que capturó.

Utilizo Photoshop en mi trabajo, pero solo para limpiar y retocar cualquier rasguño o suciedad que sea el resultado de la antigüedad y el almacenamiento inadecuado, nunca para alterar el contexto y el significado.

"Diferentes medios tienen estándares diferentes y contiendas diferentes tienen estándares diferentes", dijo Michael Kamber. "Esta es una discusión que debemos tener antes de que hayamos destruido toda credibilidad en el fotoperiodismo".


Este artículo fue publicado originalmente por Ethical Journalism Network como parte de su publicación anual, "Saving the news: Ethics and the fight for the future of journalism." Lee más sobre la publicación en IJNet. El artículo ha sido republicado en IJNet con permiso.

Salim Amin es director de Camerapix, director de la Mohamed Amin Foundation y cofundador y anterior director de Africa24 Media. El padre de Amin era Mohamed "Mo" Amin MBE, un fotoperiodista keniano conocido por sus fotos y videos de la hambruna etíope que llevó al concierto de Live Aid. Amin es miembro de la Iniciativa de Liderazgo Africano y miembro de la Red de Liderazgo Global de Aspen. En diciembre de 2012, la revista New African nombró a Amin como uno de los "100 africanos más influyentes" de la revista New African, que también lo nombró en su lista de los "Top 50 de menos de 50" en mayo de 2013. Amin es miembro de la EJN.

Imagen principal con licencia CC por Unsplash, vía Jon Tyson.