Ocho claves para ser un periodista emprendedor exitoso

porJames Breiner
Jul 9, 2015 en El negocio del periodismo

En los últimos siete años me he dedicado a estudiar el trabajo de distintos periodistas emprendedores, en diferentes países y de contextos culturales y socieconómicos muy diversos. Y he llegado a la conclusión de que los que han lanzado los proyectos más exitosos comparten algunas características comunes.

1. Desarrollan múltiples fuentes de ingresos. Ofrecen patrocinios en lugar de publicidad y membresías en lugar de suscripciones. Los editores se dan cuenta de que no pueden facturar lo suficiente mediante las tarifas de coste por clic o por mil impresiones. Buscan patrocinadores que compartan sus valores editoriales y quieran identificarse con la marca en el mediano o en el largo plazo. Monetizan su audiencia mediante clubs o asociaciones cuyos miembros desean apoyar su misión de un periodismo de calidad e independiente.

Otras fuentes de ingresos: venta directa de productos artesanales, libros, música, ropa; creación y gestión de sitios web y canales de redes sociales para terceros; consultoría de medios digitales, venta de datos, eventos; crowdfunding y más (Fuentes de ingresos alternativas para medios digitales).

2. Crean comunidades alrededor de contenidos de alta calidad. Satisfacen una necesidad de los usuarios o les solucionan un problema. Eldiario.es, de España, ha creado un tipo de club de 10.800 socios, que pagan 60 euros anuales y reciben beneficios adicionales respecto a los lectores menos comprometidos con el medio. Según su fundador, Ignacio Escolar, lo que realmente valoran los socios es formar parte de un proyecto de periodismo independiente y no condicionado por vinculaciones partidarias. El club generó 570.000 euros en 2014 (aquí puedes leer más sobre ElDiario, en inglés).

3. Sienten una gran pasión por su emprendimiento. Una pasión tan grande que, de hecho, les lleva a ver con claridad cuándo algún aspecto táctico del proyecto está fallando. Incluso tienen la sensatez de dar un giro en una nueva dirección. Leo Prieto, fundador del sitio Chileno Betazeta, con 10 millones de usuarios únicos al mes, ha apostado completamente a las audiencias móviles y ha rediseñado todos sus sitios para acomodarlos a esa apuesta.

4. Innovan constantemente. Juanita León, fundadora de La Silla Vacía de Colombia, ha movilizado su pequeño equipo de cinco periodistas para crear exhaustivas y valiosas bases de datos sobre los “súperpoderosos” del país, sus conexiones empresariales y políticas, y sus biografías. Su sitio se ha situado entre los medios más influyentes de Colombia. (Más sobre Juanita y sus estrategias).

5. Confían en una "troika" de perfiles profesionales. Cuentan con al menos una persona que tiene destrezas sobresalientes en cada uno de los tres perfiles profesionales claves para el éxito de un medio digital: el periodismo, el marketing y las ventas, y la tecnología. El Confidencial de España ha sobrevivido y crecido durante 14 años, en medio de una profunda crisis económica, gracias a la innovación constante en esas tres áreas. Hoy el editor Alberto Artero tiene un staff de 100 personas. El sitio es reconocido por su periodismo de investigación, especialmente en la intersección entre los negocios y la política. Su unidad de innovación desarrolla proyectos en las tres áreas.

6. Promueven la interactividad con la audiencia. Aprovechan la comunicación de doble vía con el fin de entablar conversaciones con los destinatarios de los contenidos. Asimismo, involucran a los usuarios en el proceso de escoger temas y de suministrar datos e información. La Silla Vacía es líder en este sentido: su staff responde a cada comentario de los usuarios.

7. Buscan diferenciarse, obsesivamente. Reconocen que no pueden publicar información que ya está disponible en muchos otros lugares y por ello se esfuerzan en nichos inexplorados de información. Un emprendimiento de dos graduados universitarios liderado por Israel Piña, Quién Compró, ha encontrado su lugar investigando los gastos de los congresistas mexicanos. Descubrieron, por ejemplo, que varios senadores habían comprado motos Harley-Davidson con dinero de los contribuyentes.

Mientras que los grandes medios se dedican a reproducir declaraciones y denuncias poco sorprendentes de la clase política, Quién Compró revela el mal uso de fondos públicos, y ahora los grandes medios han comenzado a comprar sus reportajes. Es así como este pequeño emprendimiento ha descubierto un modelo de negocio: la sindicación de contenidos (aclaración: he aconsejado a estos jóvenes gratuitamente).

8. Adaptan sus contenidos de forma diferente a cada plataforma. Mic.com de Estados Unidos y Elmeme.me de Argentina ponen mucho esfuerzo en crear titulares y contenidos personalizados, y medir los resultados. Entienden que la audiencia en Twitter no es la misma que la de Facebook, Instagram o YouTube, y que necesitan dirigirse a los usuarios en sus propios entornos y con su propio lenguaje. No ofrecen un contenido único para todos los clientes o usuarios de redes sociales.

Y los que fracasan...

En el caso opuesto, los emprendedores que fracasan también suelen compartir ciertas características:

  • No desarrollan un modelo de financiación desde el principio;
  • asumen que pueden financiar todo con sistemas convencionales, en especial la publicidad;
  • tienden a rechazar la importancia fundamental del marketing;
  • reproducen casi sin cambios los mismos contenidos de formatos tradicionales (texto, fotos, vídeos, sonido) en todas las plataformas, sin aprovechar las verdaderas fortalezas que ofrece el entorno digital (hipertextualidad, multimedialidad, interactividad);
  • no muestran especial interés por conocer a fondo a su audiencia a través de las métricas.

Las buenas ideas y las buenas intenciones sirven de poco en el cruel mundo de la competencia. La ejecución vale más, y eso requiere perseverancia y compromiso. La pregunta es, ¿puedes comprometerte con tu proyecto, incluso ante fracasos y reveses?

Este post fue publicado originalmente en el blog de James Breiner, News Entrepreneurs, y es reproducido en IJNet con permiso.

Imagen principal con licencia Creative Commons en Fickr, vía Tim Dorr.