México: periodistas en situación de riesgo necesitan más formación en seguridad digital, según informe

por Jessica Weiss
Feb 11, 2013 en Periodismo digital

En setiembre de 2011, dos blogueros mexicanos que informaban con frecuencia sobre la delincuencia local, incluido el tráfico de drogas y la actividad de pandillas, fueron torturados y colgados de un puente peatonal en Nuevo Laredo, una ciudad cercana a la frontera con EE.UU.

La ciudad está bajo el dominio de los Zetas, una de las más activas y peligrosas organizaciones criminales en México, y una nota cerca de la escena firmada con una "Z" funcionó como una advertencia a otros usuarios de Internet de que podían correr la misma suerte.

En ese mismo mes, el cuerpo de una mujer decapitada fue encontrado en la ciudad con un mensaje que decía que fue asesinada por sus mensajes en el foro "Nuevo Laredo en vivo".

Que estas víctimas eran periodistas y blogueros trabajando online muestra la creciente vulnerabilidad de los periodistas digitales en México. A pesar de esto, los periodistas y blogueros mexicanos que informan sobre temas muy sensibles (tales como la delincuencia, la corrupción, la violencia y los derechos humanos) no comprenden los riesgos y las amenazas que enfrentan cuando utilizan la tecnología digital y móvil, a pesar de que los temas que cubren los hacen aún más vulnerables, según se explica en un estudio elaborado por Freedom House y el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ).

La encuesta fue preparada por Jorge Luis Sierra, ICFJ Knight International Journalism Fellow. El cuestionario de 21 preguntas fue completado por 102 periodistas y blogueros en 20 estados del país, en particular los afectados por la violencia del narcotráfico y donde los periodistas y blogueros han estado bajo presión debido a una ola de asesinatos, secuestros, agresiones físicas y amenazas de muerte.

Los resultados muestran que casi el 70 por ciento de los encuestados han sido amenazados o han sufrido ataques a causa de su trabajo. Además, el 96 por ciento dice que sabe de colegas que han sido atacados. El 30 por ciento de los encuestados, de los cuales la mitad de ellos trabajan en Ciudad de México, dijeron que nunca han sido atacados, lo que indica que los periodistas y blogueros que trabajan en Ciudad de México están relativamente más a salvo que los que trabajan en otras áreas de México. Aun así, la mitad de los 32 participantes de la ciudad de México dicen que han sido amenazados o atacados.

Cuando se les preguntó acerca de los riesgos digitales, quienes respondieron a la encuesta nombraron el ciber-espionaje y el hackeo de su cuenta de correo electrónico como los riesgos más graves. Si bien casi todos dijeron que tienen acceso a Internet y que usan este rescurso para su trabajo, junto al uso de redes sociales, teléfonos móviles y plataformas de blogs, también admitieron tener un dominio bajo de las tecnologías digitales.

Por otro lado, también reportaron poco o ningún comando de herramientas de seguridad digitales, como el cifrado, el uso de redes virtuales privadas (VPN por su nombre en inglés), la navegación anónima en Internet y la eliminación segura de archivos. Un resultado positivo de la encuesta: más del 50 por ciento de los participantes dijo usar contraseñas seguras.

El informe recomienda crear cursos de capacitación de forma urgente con el fin de aumentar la seguridad digital y móvil, como por ejemplo a través de consultorías con medios de comunicación, programas de formación online y presencial, y contar con la ayuda de una comunidad de expertos en seguridad de medios de comunicación compuesto por ingenieros, periodistas y blogueros que permita personalizar la tecnología disponible. Por otro lado, los reporteros, fotógrafos y editores que trabajan en zonas peligrosas deben ser capaces de aprender acerca de la necesidad de usar herramientas de comunicación online seguras.

Sierra utilizará los resultados de la encuesta para diseñar un curso online y un taller presencial que capacite a los participantes en el desarrollo y uso de protocolos y estrategias digitales y móviles de reducción de riesgos.

El informe está disponible en español y en inglés.

Este artículo fue traducido del inglés al español por Maite Fernández.