Lo que el Índice Global de Datos Abiertos muestra sobre África y el mundo

porStephen Abbott Pugh
Mar 10, 2016 en Periodismo de datos
george-washington-dollar-eye

¿Qué datos gubernamentales están disponibles en el mundo, en qué formatos, y cómo pueden encontrarse y usarse fácilmente?

Estas son las preguntas respondidas por Open Knowledge, en el tercer Índice Global de Datos Abiertos, publicado en diciembre de 2015, donde se comparan datos disponibles de 122 países para producir un ranking anual.

Desde los gastos de gobierno y la contaminación ambiental a información sobre licitaciones de adquisiciones y propietarios de la tierra, el índice establece estándares para conjuntos de datos que se pueden aplicar a cualquier país y, a continuación, el equipo de voluntarios de Open Knowledge reúne enlaces a bases de datos que son clasificadas según su apertura y disponibilidad. Esto hace más fácil para cualquier persona ver qué datos están disponibles en qué países, y además brinda enlaces a bases de datos provenientes de todo el mundo.

En 2015, Taiwán estuvo al tope del índice por primera vez, superando a Reino Unido, que había estado en el número uno durante dos años. Seis países europeos estuvieron entre los primeros diez, además de Colombia, Australia, Uruguay y Estados Unidos.

En términos generales, el índice de 2015 muestra que los datos disponibles están menos abiertos, con solo un 9% de ellos cumpliendo los requisitos de Open Definition. Esto supone un descenso de 12% respecto a 2014, aunque en 2015 hubo un mayor número de conjuntos de datos a disposición.

En Code for Africa abogamos por la liberación de datos mejores y más confiables por parte de los gobiernos africanos, mostrando por qué los datos pueden ser útiles y valiosos para los ciudadanos comunes, a través de SMS o de aplicaciones web sencillas. Nuestro equipo ayudó a OpenKnowledge a recoger información sobre los datos disponibles en Sudáfrica, Ruanda y Kenia para el índice de 2015.

Después de la primera Conferencia Africana de Datos Abiertos en Tanzania, fue interesante ver qué posición ocupaban los países africanos en el índice y qué lecciones pueden aprender de él, en momentos en que muchos están dándole forma a sus políticas de datos abiertos.

Ruanda estuvo al tope de los países africanos representados en el índice, saltando 30 lugares desde 2014 para llegar a la posición 44 en 2015. El país está en proceso de llevar a cabo una consulta pública sobre su primera política nacional de datos abiertos, y las lecciones del índice de 2015 podrían ayudarlo en algunas áreas para abrir más los datos y mejorar su accesibilidad.

Mientras tanto, Sudáfrica, que actualmente preside la Asociación para un Gobierno Abierto, cayó 18 lugares hasta el puesto 54, y necesita hacer más para poner a disposición datos del gasto público y de mapas nacionales. Fue seguida en el ranking por Senegal, Burkina Faso, Benín y Kenia. No todos los países africanos están representados en el índice pero el pobre desempeño de algunos como Nigeria y Etiopía muestra que todavía queda mucho por hacer.

Los datos abiertos representan una oportunidad de negocio importante para muchos países. Existen muchos ejemplos internacionales acerca de cómo fomentar una comunidad de datos abiertos en aquellos países que buscan superarse en el ranking el próximo año.

Un estudio de PWC en Reino Unido descubrió que cada libra invertida en un desafío de datos centrado en los negocios genera entre £5 y £10 en valor para la economía en general, mientras que iniciativas internacionales como Global Open Data for Agriculture and Nutrition demuestran las mejoras que los datos abiertos pueden aportar a los procesos agrícolas y ganaderos cuando todos los actores trabajan juntos para enfrentar los desafíos.

Si te interesan los datos abiertos en tu país, fíjate cómo le fue en el índice de 2015 y haz clic en su nombre para pasar a su página específica, donde podrás encontrar enlaces a todos los conjuntos de datos abiertos disponibles, así como a áreas sugeridas en las que tu gobierno podría trabajar para mejoran su clasificación el próximo año.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía peasap.