Lo que aprendí como emprendedor en la Media Factory

porRodolfo A Rico
Oct 14, 2014 en Miscellaneous

Ciento quince equipos presentaron sus propuestas a Media Factory, la primera aceleradora de medios de América Latina. Después de cinco meses de entrevistas, quedaron 18 finalistas.

Solo tres fueron elegidos para recibir mentoría experta y financiamiento de North Base Media, Nxtp.Labs, del Media Development Investment Fund y de Media Factory, con el apoyo del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ). Los tres equipos seleccionados fueron Gkillcity de Ecuador,  Elmeme.me de Argentina y El Cambu de Venezuela, conocido como "el medio del centro".

Es el modelo. Los periodistas sabemos de contenido, pero cuando vamos a emprender tenemos que pensar en la sostenibilidad del negocio. Y ya no es suficiente con vender publicidad para sostener un medio. Hay que añadirle otras opciones.Y esas opciones hay que pensarlas desde el inicio del negocio, porque marcarán desde tu forma de trabajo hasta cuánto contenido tendrás que hacer y cómo.

Producto mínimo viable. Lo perfecto es enemigo de lo bueno. Y antes de que desarrolles el producto perfecto, investiga, prueba si existe interés en él. Este es el mundo digital, probar es más barato: crea una página de aterrizaje contando tu idea, invita a la gente a que se registre y la propague ¿Hay interés en ella? ¿Le pusieron "me gusta"? ¿Te hicieron comentarios? Ahora sí, lánzate con todo.

Conversión. No es solo un asunto de mercadeo o para conocer a la audiencia. También de periodismo. El buen periodismo debe hacer un esfuerzo consciente para que los usuarios hagan cosas en la web: se registren en con su correo electrónico, hagan clic en "me gusta", comenten o compartan. Todas son cosas que se pueden medir y son una muestra de atención y de conexión con quien te lee. Y eso debe estar en el ADN de un proyecto periodístico digital. Los contenidos deben ser pensados para que haya esa conversión.

Equivócate pronto. Y ten la disposición de cambiar continuamente. Es sobre todo una actitud, pero es importante aprenderla, sobre todo cuando uno ya es un profesional con cierta experiencia y está seguro de tener certezas.

Escucha a tu audiencia. Mira lo que dice el tráfico de tus redes, cómo te visitan, por dónde entran, por dónde salen, cuáles usuarios se quedan más tiempo, qué artículos tienen más éxito, etc. Cuando veas que todo cambia, vuelve a mirar y a actuar en consecuencia.

El periodismo en tríos es mejor. Pero no en cualquier trío. En trío de diseñador, desarrollador y periodista. Así se hace el periodismo digital: con un diseñador que sepa contar mejor visualmente, con un desarrollador que explote los datos disponibles y con un periodista que interprete y conecte esos datos.

Aprende de los demás. Con frecuencia los periodistas somos lobos solitarios: tenemos nuestra fuente, nuestros contactos, nuestras verdades. Por eso uno de los mayores aprendizajes de la Media Factory es aprender del otro, de la competencia y de los medios a los que te quieres parecer.

Pide ayuda. Los lectores pueden ser hoy en día más que eso; también pueden ser socios, cómplices, animadores de tus proyectos. No todos serán así pero mima a esa pequeña parte que sí lo es. Pídeles aportes, que te corrijan, que cacen contigo las verdades de los datos.

  • Esta experiencia de La Nación de Argentina que pidió a su audiencia que la ayudara a identificar información relevante en unos PDF me parece fabulosa.
  • Esta otra de Pro Publica en Estados Unidos, que invitó a sus lectores a ayudarlos a identificar cuántos dólares gastan las compañías farmacéuticas en los doctores para que no olviden sus productos, también me parece buena.

Cuando pides consejos te dan plata. Y cuando pides plata te dan consejos. Así que en los próximos meses pediré muchos consejos. Porque pidiendo consejos se aprende, se pone uno en una posición un poco más humilde y permite que el otro comprenda mejor las dimensiones y el interés del negocio que uno está movilizando.

Esto no termina aquí. El reto es explotar o morir en los próximos meses. Es decir: crecer para ser relevantes en audiencia y como negocio. Haciendo buen periodismo en el camino y echando a andar el sueño del medio propio, del medio que llegó para darle voz a los que no la tienen, a los que soñamos un país que puede ser tejido entre todos. Esa es la misión de El Cambur, el medio de los que están hartos de la polarización en Venezuela.

Este artículo apareció originalmente en Medium. El becario de Knight International Mariano Blejman fundó Media Factory como parte de su beca.

Imagen cortesía del usuario de Flickr Sebastiaan ter Burg, con licencia Creative Commons.