Fortalecer tu podcast: siete consejos para que tus audios se luzcan

porDamian Radcliffe
Jun 27 en Periodismo multimedia

"El podcasting es un medio en sí mismo y es necesario adaptar la narración a ese medio", aconsejó Siobhán McHugh al comienzo de un taller repleto, organizado en la Cumbre 2017 de la Red Mundial de Editores (GEN, por su sigla en inglés) en Viena.

La sesión, que iba a durar una hora pero terminó extendiéndose a dos debido al entusiasmo de los asistentes, brindó una serie de recomendaciones para los periodistas que buscan moverse en el ámbito del audio.

A continuación damos siete consejos para aquellos que buscan desbloquear tu potencial para el podcasting.

1. Elegir hacer podcasts significa contar historias de manera distinta

A diferencia del periodismo impreso, las historias en audio "no pueden ser en blanco y negro" ni estar sujetas a "la pirámide invertida". En su lugar, piensen al audio “más bien como un buen libro". Uno que tiene riqueza de personajes y en el que hay espacio para contar historias complejas.

La belleza del formato podcast es que los episodios -y series- pueden ser tan largos como quieras. "La narración impulsa la estructura", dijo McHugh, lo que significa que ya nunca más deberás sentirse obligado a un conteo restringido de 800 palabras.

2. El podcasting no es "gente hablando"

"El sonido es lo que hace atrayente al audio", aconsejó McHugh. "Si estás en Filipinas, quiero escuchar la vivacidad del lugar".

McHugh recomendó comenzar a construir tu propio archivo de sonido, capturando evocaciones sonoras como las campanas de una iglesia o niños jugando en un patio de recreo. Se trata de elementos que, al oírlos, pueden transportarnos inmediatamente a un lugar en particular.

¿No tienes tiempo para eso? Entonces chequea Freesound, que se describe a sí mismos como “una enorme archivo de audios, grabaciones y sonidos bajo licencia Creative Comons, que permite que cualquiera pueda reutilizarlos”.

3. Piensa con tus oídos

Este es el único sentido que los oyentes de podcasts pueden usar, así que haz que valga la pena. "Siempre usa auriculares al grabar audio", aconseja McHugh, y siempre asegúrate de que "las entrevistas se realicen con la mejor calidad de sonido".

Esto es muy importante, ya que los podcasts solo pueden "transmitir emoción y conexión con los personajes a través del audio".

"Cuando escuchas la voz directamente, hay una intimidad y una conexión que se queda con nosotros", explicó McHugh.

4. Sé auténtico

“Sé auténtico” recomendó McHugh. “Habla como si estuvieras hablándole a tu mejor amigo”.

El audio tiene que ver con “hacer compañía", así que no trates de emular el estilo de un periodista deportivo radial.

“Habla como hablas en la vida real”, aconsejó McHugh. “La emoción proviene de las voces reales, y eso hace que la gente se interese", dijo. "No lograrás esa respuesta si estás fingiendo”.

5. Elabora imágenes mentales

"El audio es una forma de comunicación donde, en el mejor de los casos, el arte se conjuga con el periodismo", señaló McHugh.

Los narradores pueden crear intimidad no solo a través de sonidos naturales y entrevistas bien grabadas.

"Uno de los elementos más potentes de un audio pueden ser los silencios", sugirió, agregando que también se pueden usar las interrupciones comerciales como un signo de puntuación en la narración (tal y como lo ha hecho la televisión), en lugar de concebirlas solo como un mal necesario.

6. Las oportunidades abundan

"Estoy desesperada por escuchar podcasts en otros idiomas que no sean el inglés", dijo McHugh, señalando el predominio de los podcasts en esa lengua y ejemplificando con NPR, la BBC y nuevos participantes como Gimlet y Radiotopia.

Destacó a Der Anhalter (alias The Hitchhiker), un podcast en lengua alemana producido por WDR (Westdeutscher Rundfunk), como una excepción reciente.

En muchos países, los podcasts relacionados con las iglesias, la comedia y el crimen son los más populares. El género del crimen real nos permite "experimentar el lado oscuro de la naturaleza humana mientras estamos seguros en nuestras camas".

Serial, la propuesta más destacada de este formato -y posiblemente un show que cambió el juego para todos los que hacen podcasts- ha gozado de más de 250 millones de descargas en todo el mundo, dijo McHugh.

7. La preparación es clave

Si eres fan del podcast del New York Times The Daily, entonces es interesante que sepas que la Gray Lady contrató a seis personas especializadas en audio para ayudar al anfitrión, Michael Barbaro, a armar el show, reveló McHugh.

En su propio trabajo, McHugh fue parte del equipo de seis personas que produjo el premiado podcast Phoebe's Fall.

Descripto como "una gran investigación de la redacción australiana The Age acerca de la muerte de Phoebe Handsjuk, a la que encontraron en el fondo de un conducto de basura en un edificio de apartamentos de lujo", la historia comenzó como un artículo en el periódico.

El equipo -que incluyó a dos productores de audio, dos periodistas de investigación y dos productores técnicos- compiló 90 horas de grabaciones, que se convirtieron en seis episodios de 30 minutos.

El podcast, que hasta ahora tiene más de 1,3 millones de descargas y atrajo US$30.000 en dinero en publicidad de General Electric, ha tenido un impacto importante. Ganó premios nacionales e internacionales, provocó una revisión de la Ley Forense del gobierno de Victoria, y animó a periodistas de Fairfax Media a explorar otras oportunidades de podcasting.

Con otras iniciativas más pequeñas presentadas por McHugh –desde el Detroit Free Press hasta Des Moines Register y el Atlanta Journal-Constitution– produciendo sus propias marcas de podcasts, ¿estás listo para seguir sus pasos?

Damian Radcliffe es profesor Carolyn S. Chambers de Periodismo en la Universidad de Oregon, becario del Centro Tow para el Periodismo Digital de la Universidad de Columbia y becario de investigación de la Universidad de Cardiff. Recogió la información para el presente artículo en la séptima cumbre anual de la Red Mundial de Editores, que se realizó entre el 21 y el 23 de junio de 2017 en Viena.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía nrkbeta. Imagen de Siobhán McHugh por Damian Radcliffe.