Epidemiólogo sueco cuenta el abordaje del COVID-19 en su país

porJennifer Dorroh
May 13, 2020 en Cobertura del coronavirus
Dr. Tegnell being interviewed

En alianza con nuestra organización matriz, el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ), IJNet conecta a periodistas con expertos en salud y redacciones internacionales a través de una serie de seminarios web sobre COVID-19 como parte del ICFJ Global Health Crisis Reporting Forum.

El presente artículo corresponde a nuestra serie sobre el coronavirus. Entra aquí para leer más.

El epidemiólogo más importante de Suecia ha desafiado una amplia variedad de prácticas de salud pública que se instalaron en la mayoría de los países en la lucha contra COVID-19, desde usar barbijos al salir a la calle hasta mantener a los niños pequeños fuera de la escuela.

El doctor Anders Tegnell también pone en duda la probable disponibilidad de nuevas terapias y vacunas en el futuro cercano. Desde el comienzo de la pandemia, Suecia, bajo la dirección de Tegnell, ha adoptado un enfoque de inmunidad colectiva para manejar el brote. Las controvertidas políticas de salud pública de Suecia -que el propio Tegnell admite que podrían no funcionar en otros países- han alentado la responsabilidad personal del distanciamiento físico y otras medidas, ofreciendo recomendaciones a los ciudadanos sin imponer estrictas órdenes de emergencia.

"El modelo sueco muestra que puedes llegar muy lejos con medidas voluntarias", dijo Tegnell, en un seminario web moderado por la presidenta de ICFJ, Joyce Barnathan. La conversación fue organizada por el ICFJ Global Health Crisis Reporting Forum en asociación con la Embajada de Suecia en Washington.

Otros países cercanos, como Finlandia, pueden tener tasas de transmisión más bajas que Suecia, pero Tegnell dijo que será difícil mantener esas tasas cuando la vida diaria vuelva a la normalidad, y el 99% de la población todavía sea susceptible a la enfermedad. Mientras tanto, el enfoque de Suecia ya ha llevado a un 25% de inmunidad entre su población.

En Suecia, la detección temprana del nuevo coronavirus en la población hizo posible restricciones menos severas. "Estábamos muy alertas, por lo que detectamos casos muy pronto", dijo. Cuando muchos países sabían que había casos positivos en sus poblaciones, el número ya se estaba extendiendo a un ritmo que pronto colapsaría los hospitales. "Esto probablemente se debió a pruebas limitadas en otros lugares", dijo.

 

 

A continuación, las claves de la conversación.

La decisión de Suecia

“Creo que comenzamos usando los métodos que siempre usamos en la salud pública. Tener una suerte de conversación con los ciudadanos, depositar mucha confianza en ellos y dar un poco de responsabilidad a los individuos, que es exactamente lo que nuestras leyes sobre enfermedades contagiosas nos dicen que hagamos. Y seguir el patrón. Al hacer eso, podríamos reducir el número de casos y mantener nuestros servicios de salud en funcionamiento".

"Hicimos una serie de cosas más pequeñas... Nos fijamos en los restaurantes, que sabíamos por Italia y Austria y otros lugares que eran lugares de gran transmisión. Y tratamos de minimizar la transmisión en dichos lugares. Entonces, en general, decidimos no cerrarlo todo, sino minimizar la transmisión en áreas donde sabemos que existe un alto riesgo de contagio".

[Lee más: "Duda de quienes dicen ser expertos en COVID-19"]

Sobre la elevada tasa de muertes en Suecia, más alta que en sus países vecinos

“Descubrimos que la gran explicación detrás de esa comparación es que tuvimos muchas muertes en nuestros hogares de ancianos. Y se trata de hogares de ancianos en Suecia, que no son solo para cualquier tipo de personas mayores, sino para personas que están realmente enfermas y muy ancianas", dijo. “Y desafortunadamente, tuvimos una gran introducción del virus en esas instituciones, especialmente en el área de Estocolmo. Y eso representa más del 50% de todas las muertes que hemos tenido en Suecia".

Sobre los contagios en hogares de ancianos

“Creo que hemos sabido durante mucho tiempo que la calidad de la atención en esas instalaciones no siempre ha estado a la altura, especialmente en los procedimientos de higiene. Y una serie de investigaciones lo confirman. También sabemos que allí hay resistencia a los antibióticos y otras situaciones. Así que se sabía que eran un punto débil".

“El número de casos en los hogares de ancianos está disminuyendo lentamente, especialmente en el área de Estocolmo. Y el número real de muertos está cayendo. Lentamente, pero cayendo".

[Lee más: Cómo escribir sobre las pérdidas humanas que deja el nuevo coronavirus]

¿Cerrar la economía o salvar vidas?

“Ahora estamos obteniendo datos que muestran que en nuestros vecinos nórdicos, tal vez del 1% al 2% de la población ahora es inmune, mientras que la estimación para Suecia es de alrededor del 25%. Estamos mucho más adentrados en la epidemia, y mucho más cerca de tener un nivel de inmunidad en la población. Eso nos ayuda a mantener un bajo número de casos todos los días mientras mantenemos una sociedad muy abierta", dijo. "Si eso se traduce en muertes, es lo que queda por ver".

Sobre los hospitales suecos

“La junta nacional de salud y bienestar, que se encarga del tema, dice que en ningún momento hemos tenido menos del 20% de camas libres en Suecia. Y se trata de camas que son realmente camas: con personal médico, instalaciones, todo en su lugar".

Sobre el manejo sueco de la pandemia

"Nuestro objetivo siempre ha sido mantener el nivel de propagación lo suficientemente bajo como para que nuestro sistema de salud y la sociedad en general sigan funcionando. Y creo que hemos logrado hacer eso en Suecia con, por supuesto, la muy triste excepción del alto número de muertes que tenemos", dijo. “También sabemos que eventualmente la inmunidad de la población ayudará a mantener un bajo nivel de contagio. Y a largo plazo, solo un nivel de inmunidad en la población mantendrá la propagación a un nivel razonable hasta que tengamos una vacuna; algo que todavía está bastante lejos”.

¿Contraer COVID-19 genera inmunidad?

"Normalmente se mide la inmunidad por la cantidad de anticuerpos que se pueden encontrar en la sangre. El nivel de anticuerpos entre los diferentes casos parece variar mucho. Por lo tanto, es un poco complicado a nivel individual estimar si alguien es inmune”, dijo.

“Por otro lado, es bastante seguro que la inmunidad existe. Y creo que hay muchas pruebas de ello”, agregó. “En Suecia no ha habido una sola persona que haya tenido esta enfermedad dos veces. Y tenemos un sistema de identificación muy estricto. Así que no hay forma de que no nos enteremos si alguien ha tenido COVID-19 dos veces".

“Tampoco he escuchado ningún informe de ningún país donde haya habido un caso certificado que haya tenido la infección más de una vez. Ha habido rumores al respecto, pero han sido desestimados. De modo que ese no es el problema. El problema es decirle a un individuo que es inmune y que nunca tendrá la enfermedad otra vez. Y ahí es donde todavía no sabemos porque no tenemos aún un período suficiente de observación, por lo que todavía no estamos listos para decir cuál es el nivel de anticuerpos que protege. Y tal vez hay otras partes del sistema inmunitario que brindan protección que los anticuerpos no brindarían. Y por cuánto tiempo duraría la inmunidad. Nuestros virólogos dijeron que de tres a seis meses como mínimo, pero nadie lo sabe porque no hemos observado esto durante mucho tiempo todavía".

“Creemos que la lenta disminución del número de casos en Estocolmo se debe al nivel de inmunidad en la población. No hemos cambiado ninguna medida en las últimas cuatro o cinco semanas" dijo. "Sí hay una leve señal de que el distanciamiento social se ha relajado un poco más que hace unas semanas. De modo que la única razón por la que podemos ver esta lenta disminución de los casos, es que debe haber suficientes personas inmunes en la población para bajar propagación”.

Sobre los países en cuarentena que empiezan a abrirse

“Creo que estos países están pensando en lo mismo: que la enfermedad se propague lentamente. Y creo que la cuarentena total, al menos en algunos países, se decidió porque tuvieron un aumento muy rápido de casos. Y en esos casos el tipo de medidas más suaves, como las que Suecia está usando, podrían no haber funcionado", dijo. "Hoy quizás un nivel de medidas más suaves pueda mantener bajo el nivel de nuevos casos".

Sobre las pruebas de COVID-19 y el rastreo de contactos para tomar decisiones sobre la apertura de las economías

“Si hacer muchas pruebas y rastrear contactos funciona, está por verse. Se trata de una gran apuesta en un país como Dinamarca, por ejemplo, que tiene una población de cuatro millones. Van a emplear a 18.000 personas solo para hacer rastreos. A eso se debe sumar el personal para hacer las pruebas, etc. Se trata de una enorme inversión de la sociedad para hacer algo que no sé qué tan bien funcionará porque el COVID-19 es una enfermedad complicada".

Sobre no recomendar el uso de barbijos o mascarillas en Suecia

"Por dos razones. La primera razón es que la ciencia detrás del uso de las mascarillas no es muy sólida. Creo que todas las personas con las que he hablado se remiten a un estudio de Hong Kong, muy teórico, en el que han estudiado cómo pasan las gotas, principalmente algunas gotas que contienen diferentes tipos de virus, no COVID-19, sino tipos similares de virus. Puede ser cierto, pero es un pequeño estudio. Nunca se ha demostrado que vaya a funcionar en público".

“En Suecia, una de nuestras políticas fuertes ha sido decirle a la gente que si se siente un poco enferma se quede en su casa. Y tememos que si comenzamos a introducir máscaras, la gente, en lugar de quedarse en casa, se pondrá la máscara e irá a trabajar, saldrá a comprar, etc. Y eso definitivamente significará más contagios".

“Por primera vez nuestro gobierno ha permitido a las personas quedarse en casa y recibir un pago por enfermedad del propio gobierno. Por lo tanto, no hay incentivo financiero para ir a trabajar. Puedes quedarte en casa de forma segura y seguir recibiendo la misma cantidad de dinero".

Sobre la decisión de Suecia de incorporar la educación a distancia para secundarias y universidades

“Hay dos razones por las que decidimos que las escuelas secundarias y las universidades tengan educación a distancia. Una: que sabemos que el aprendizaje a distancia funciona bastante bien en este contexto. Ya se usa en muchas universidades y, hasta cierto punto, en las escuelas secundarias. Los alumnos seguirán recibiendo su educación y, por lo tanto, el sistema seguirá funcionando. Pero, por otro lado, y especialmente en el caso de las universidades, los estudiantes suelen tener que hacer largos viajes para ir a la institución".

¿Los niños son súpercontagiadores?

"No hay evidencia alguna de que los niños estén propagando el virus a niveles altos. Vemos muy pocos casos entre niños. Entre los 15.000-16.000 casos de COVID-19 en Suecia, solo 200 se dieron entre personas menores de 20 años".


Conoce más sobre el Global Health Crisis Reporting Forum y únete a nuestro grupo en Facebook. Los periodistas están autorizados a utilizar el material y las citas volcados allí.

Imagen principal cortesía de Frankie Fouganthin.