En Zimbabwe, los periodistas tienen prioridad para recibir la vacuna

Mar 5, 2021 en Cobertura del coronavirus
The COVID-19 Sinopharm vaccine empty bottle

Más de 2.000 periodistas de Zimbabwe están incluidos en la lista de prioridades de vacunación contra el COVID-19 junto con 60.000 trabajadores de la salud, que serán vacunados antes que el público en general.

El país recibió una donación de 200.000 dosis de la vacuna Sinopharm de China a mediados de febrero. En una entrevista, el director del Departamento de Servicios de Salud de la ciudad, Edwin Sibanda, confirmó que los periodistas son trabajadores de primera línea que han transmitido información crucial sobre la pandemia a toda la población, y que han estado expuestos al virus para realizar su trabajo.

“Lo importante de que los periodistas formen parte de la campaña de vacunación es, ante todo, que lleven el mensaje a la población”, dijo Sibanda. "Mucha gente confía en la información de los periodistas, la toman como auténtica y la creen".

[Lee más: Consejos para periodistas que cubren las vacunas contra el covid-19]

 

En Zimbabwe, la primera muerte registrada por COVID-19 fue la de un periodista, lo que alertó ampliamente sobre la realidad del virus. Según la organización Press Emblem Campaign, con sede en Ginebra, más de 600 periodistas murieron de COVID-19 en 59 países durante 10 meses de 2020.

Sibanda indicó que, por lo tanto, era apropiado que el gobierno de Zimbabwe considerara vital que se priorizara a los periodistas de todo el país. Dijo que una vez vacunados y más protegidos, podrían cumplir con sus deberes de informar y educar al público sobre las vacunas.

“Hay muchas otras personas que no son periodistas y están difundiendo información falsa", dijo. "Aquí es donde realmente necesitamos periodistas bien informados sobre temas de salud, en particular para la campaña de vacunación y para educar a las personas al respecto".

Abigail Tembo, editora de noticias de salud de Zimbabwe Broadcasting Corporation, fue una de las primeras en vacunarse al inicio de la campaña.

“Nosotros, como periodistas, estamos expuestos todos los días a la cadena de noticias: el reportero, el camarógrafo, el editor, el productor y el presentador están en la línea de fuego en lo que respecta al virus”, dice. “Interactuamos con mucha gente a diario, pero no tenemos el privilegio de pedir un certificado COVID-19 o hacer controles de temperatura mientras realizamos entrevistas en la calle”. 

Abigirl Tembo getting a shot during the launch of the vaccines in Harare
Abigirl Tembo recibe su vacuna COVID-19 durante el inicio de la campaña, en Harare. Fotografía de Abirgil Tembo.

 

Según el Ministerio de Información, Publicidad y Servicios de Radiodifusión de Zimbabwe, 2.497 periodistas recibirán la vacuna.

Rumbidzayi Zinyuke, reportera principal de The Manica Post, se ofreció como voluntaria para recibir la vacuna Sinopharm en Harare. Ella cuenta que algunos periodistas han dudado en vacunarse.

"Estoy segura de que en el futuro cercano veremos más periodistas vacunados, porque están a la vanguardia y más expuestos que otras personas", dice. "Solo tenemos que aceptarla y seguir adelante".

[Lee más: Claves para abordar la inequidad en el acceso y la distribución de las vacunas]

 

Para Zinyuke, es importante que los periodistas se vacunen en la etapa inicial de la campaña, y señaló que eso incluso podría influir en su trabajo. "Si uno ha pasado por la situación de la que escribe, sabe de lo que está hablando y tiene una comprensión más profunda", observa.

El coordinador regional de campañas del Instituto de Medios de África Meridional (MISA) - Zimbabwe, Nqaba Matshazi, dice que su organización trabajó para que se incluyera a los periodistas de Zimbabwe en la lista de trabajadores de primera línea. “Hicimos campaña para que los periodistas fueran incluidos en la lista de servicios esenciales”, dijo. "No hace falta decir que deben vacunarse junto con los de los servicios esenciales".

Cada país define sus propias pautas de elegibilidad de las vacunas, y no está claro cuántos países considerarán a los periodistas en sus listas de prioridades. Pero MISA no es la única organización que pide a los gobiernos que los incluyan como trabajadores esenciales. Las afiliadas de la Federación Internacional de Periodistas en Brasil, Perú y Uruguay abogan por que se considere a los periodistas como una prioridad para las vacunas.

La información precisa es fundamental para combatir una pandemia, dice Matshazi. Pero para ser capaces de ofrecer información más precisa y actualizada, los periodistas deben estar en el terreno, y eso los pone en riesgo.

“Ellos tienen que seguir a las noticias”, señala. “Por ejemplo, cuando llegó la vacuna la semana pasada, estaban en el aeropuerto a las 2 o 3 a.m. Y cuando la vacuna se administra en clínicas y hospitales, áreas que son de alto riesgo por naturaleza, allí están también”.


Lungelo Ndhlovu es un premiado periodista con residencia en Bulawayo, Zimbabwe. Se especializado en investigación, fotografía y producción de video para varios medios.

Imagen cortesía de Lungelo Ndhlovu.