El rol de la ilustración en las noticias: una entrevista con Marta Monteiro

por Julie Schwietert Collazo
Sep 7, 2015 en El ABC del periodista

La ilustradora portuguesa Marta Monteiro tiene un CV lleno de prestigiosos clientes, entre ellos The New York Times, The Washington Post y Vogue. Aunque vive en Portugal, Monteiro recibe frecuentes encargos para ilustrar noticias internacionales, a menudo de lugares en los que nunca ha estado.

Hablamos con Monteiro vía email acerca de los desafíos de ilustrar noticias internacionales y de cómo el dibujo puede ofrecer a los lectores una comprensión más rica de lo que está sucediendo en el mundo.

El alto perfil de tus clientes de Estados Unidos incluye a The New York Times y The Washington Post. ¿Cómo comenzó tu relación con esas publicaciones?

Comencé a trabajar con The New York Times porque un ilustrador portugués, André da Loba, que ha trabajado para ese periódico desde hace mucho tiempo, compartió mi trabajo en su página de Facebook. Matthew Dorfman, ilustrador y director editorial de arte del New York Times lo vio, y así recibí un email con mi primer encargo. Con el Washington Post creo que recibí la primera propuesta tras ganar la medalla de oro de la Society of Illustrator en 2013, pero en realidad nunca pregunté por qué se fijaron en mí.

Como ilustradora, ¿alguna vez haces tú las propuestas? ¿Contactas a un editor, te presentas y envías tu trabajo para su consideración?

Solía hacerlo al principio de mi carrera, pero es algo que consume mucho tiempo y la mayor parte de las veces no recibía una respuesta. Descubrí que los concursos son una mejor forma de llamar la atención de los directores de arte. Sin embargo, cuando tengo tiempo, busco revistas o editoriales donde creo que mi trabajo podría ser apreciado y envío una carta junto con algunas muestras.

Debido a que ilustras noticias para esos clientes, los lugares juegan un rol importante en tu arte. ¿Qué haces para aprender sobre un sitio y su gente a la hora de planificar y completar una ilustración?

Generalmente tengo un día (de ocho a 10 horas) o, si tengo suerte, dos para armar una idea y entregar la ilustración. A veces es realmente estresante porque tengo que dibujar situaciones con las que no estoy familiarizada, lugares en los que nunca he estado o países sobre los que sé muy poco. Siempre tengo que confiar en la pieza (generalmente un artículo de opinión) y en mi limitada experiencia para llevar adelante la mejor idea posible.

Por ejemplo, para este último trabajo sobre la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos, primero me guié por lo que se describía en el texto respecto a la crisis financiera de la isla y sus similitudes con la crisis griega en Europa. De hecho, hubo un ministro alemán que hizo una broma de mal gusto sobre la situación, diciendo que no le importaría entregarle a Grecia a los Estados Unidos y recibir a Puerto Rico a cambio.

Un elemento visual con el que empecé a trabajar, que también es narrativo, fue la idea de una brecha. Sentí que había una enorme brecha entre ambos países, como en Europa, que estaba creando una crisis y haciendo aumentar la pobreza.

¿Los ilustradores pasan por un proceso de edición? Los periodistas, por ejemplo, casi siempre son editados. ¿Los directores de arte tienden a aceptar las piezas de los dibujantes tal como llegan, o suelen pedir cambios?

Sí, puede haber edición durante el proceso. A veces el cliente o el director de arte tienen una idea que quieren que convierta en una ilustración, o me dan ciertas pautas para comenzar. Recuerdo haber tenido que dibujar al Papa Francisco, y como no podía usar su retrato, el director de arte me aconsejó emplear símbolos. Para mí, esa es también una forma de edición porque interfiere en la manera en la que trabajo. Ilustrar no es solo ser capaz de dibujar; necesitas interpretar los textos y comunicarte a través de las imágenes.

También puede haber una edición cuando envío los bocetos, pero es menos probable que ocurra con la ilustración final, porque todos los esfuerzos que pongo en comunicar y hacer los bocetos tienden a minimizar cualquier edición de la obra terminada.

¿Qué es lo que una ilustración puede aportar a una noticia que una fotografía no podría?

Creo que la fotografía se utiliza cuando se necesita retratar una situación específica o mostrar a una determinada persona. Si la intención es tener una visión realista o distintiva sobre un tema, como un accidente violento o un animal exótico que solo existe en un determinado país, la fotografía puede ser muy útil.

Pero por otro lado, una ilustración tiene la capacidad de representar conceptos abstractos o cosas que son imposibles de fotografiar o de ver. Además, puede incorporar mapas, diagramas y símbolos; esos son elementos que hacen que una imagen ilustrada sea mucho más fácil de comprender.

¿Existen recursos sobre ilustración y comunicación visual (libros, sitios web o podcasts) que puedan resultar interesantes para nuestros lectores?

The Illustration Age tiene una serie de podcasts y clases que considero muy útiles. Entrevistan a directores de arte e ilustradores, y ofrecen consejos para quienes quieran convertirse en dibujantes.

Imagen principal: ilustración de Monteiro.