El periodista del mes de IJNet: Jake Soriano

porAna Batista
Dec 26, 2017 en Periodista del mes

Todos los meses IJNet presenta a un periodista internacional que realza los valores de la profesión y ha usado nuestro sitio web para avanzar en su carrera. Si deseas ser entrevistado, envía aquí una breve reseña biográfica y un párrafo sobre cómo has utilizado los recursos de IJNet.

Jake Soriano creció al sur de Filipinas, donde los conflictos continuos siempre fueron subestimados y simplificados por los medios de comunicación. Impresionado por esa brecha informativa, Soriano se fue de su casa a los 16 años y se mudó a Manila para estudiar periodismo.

Comenzó su carrera cubriendo tecnología, pero sus intereses estaban realmente en la política y el desarrollo. Como freelancer, Soriano publicó historias en el Global Post, investigó para un documental de la BBC sobre migración filipina, y reporteó sobre tráfico de personas para la Fundación Thomson Reuters Foundation, resultado de una beca que descubrió en IJNet.

En 2014, Soriano consiguió un puesto en VERA Files, un medio independiente y sin fines de lucro de Filipinas. La organización se dedica a arrojar luz sobre cuestiones que no se denuncian, como la trata de personas, los derechos de las personas con discapacidad y distintos conflictos nacionales. Durante las elecciones de 2016 en Filipinas, VERA Files lanzó un proyecto de fact-checking para verificar declaraciones de funcionarios públicos. Soriano ha participado activamente en el proyecto, escribiendo y editando los informes.

Hablamos con él sobre su trabajo, los desafíos a los que se enfrenta y sus consejos a jóvenes periodistas.

¿Qué te motivó a ser periodista?

Siempre he hecho reportajes exhaustivos, y parte de mi motivación es que los gobernantes y los responsables de formular políticas públicas rindan cuentas, algo particularmente importante en un país como Filipinas. Informar sobre temas poco difundidos y exigirle cuentas a los funcionarios del gobierno es necesario aquí.

¿Cómo te ha ayudado IJNet en tu carrera?

En 2012 postulé a una oportunidad que vi en IJNet para los premios Developing Asia Journalism del Asian Development Bank Institute. Fui uno de los finalistas y tuve la oportunidad de viajar a Tokio y a otras partes de Japón afectadas por el tsunami y el terremoto del año anterior.

En 2014 respondí a otra oportunidad de IJNet postulando a una beca de la Fundación Thomson Reuters para asistir a un curso sobre cobertura de tráfico de personas y esclavitud moderna en Londres. El curso fue sumamente útil para mi trabajo. Allí, además, conocí a otros periodistas de IJNet del mes, como Christy Ejiogu y Shaun Swingler, con quienes aún me mantengo en contacto y tenemos un grupo de Whatsapp.

IJNet también es mi fuente de referencia para seminarios web, como uno de 2015 sobre discapacidad y periodismo, que resultó ser útil para un libro que estaba coescribiendo, así como su paquete complementario de videos.

¿Qué consejo darías a los periodistas que recién empiezan?

Nunca tengas miedo de cometer errores, porque así es como los periodistas aprendemos. Y nunca tengas miedo de editar y trabajar con tus editores. Aprendí mucho trabajando con periodistas veteranos en VERA Files. Creo que para cualquier joven periodista es un buen consejo aprender de mentores y editores, y siempre ir tras los hechos. Siempre sé crítico.

¿Cuál ha sido la historia más difícil en la que has trabajado? ¿Cómo superaste los desafíos?

En términos del tiempo que me llevó terminarla, diría que la investigación que hice sobre una estafa masiva de corrupción en Filipinas que involucró miles de millones de fondos de "barril porcino", canalizados a través de varias organizaciones falsas sin fines de lucro. La investigación tomó varios meses para completarse. En términos de dificultades en el trabajo de campo, probablemente mi artículo sobre los problemas que enfrentan los activistas contra la trata de personas en la frontera entre Filipinas y Malasia, especialmente después de operaciones masivas de rescate.

¿Cómo supere los desafíos? Trabajando con excelentes editores que me hicieron comentarios valiosos, especialmente cuando me estaba perdiendo en los detalles. Y aprendiendo a no temer a las revisiones. Las historias que son complejas, pero no complicadas, creo que casi siempre son producto de una buena colaboración entre un periodista y su editor.

Imagen cortesía de Jake Soriano.