El movimiento de datos abiertos debe evitar el “efecto Disney”, opina especialista en transparencia

porMaite Fernandez
Jul 12, 2013 en Periodismo de datos

En una habitación llena de activistas del movimiento de datos abiertos, hackers cívicos, miembros de ONGs y periodistas, Felipe Heusser dijo algunas verdades duras de escuchar.

El movimiento de open data debe evitar un positivismo excesivo y adoptar un enfoque más crítico, dijo Heusser, fundador y director ejecutivo de la Fundación Ciudadano Inteligente, una organización no gubernamental que utiliza la tecnología para promover los datos abiertos y la transparencia en Chile y América Latina.

Heusser dio una charla relámpago (‘lightning talk’) en AbreLatam, una desconferencia sobre datos abiertos en América Latina y el Caribe celebrada recientemente en Montevideo. Ciudadano Inteligente co-organizó AbreLatam junto a DataUy.

Después del evento, Heusser habló con IJNet sobre su visión del movimiento de datos abiertos.

IJNet: ¿Cómo surgió Ciudadano Inteligente?

F.H.: Empezamos con Ciudadano Inteligente desde una perspectiva de los derechos, desde una perspectiva de política pública. En un contexto en donde en Chile todavía no había una ley de acceso a la información pública, la pregunta era: ¿cómo desde la sociedad civil podíamos colaborar para exhibir casos de corrupción y poder empujar hacia una agenda de transparencia? Los primeros borradores de Ciudadano Inteligente (…) estaban más focalizados desde las políticas públicas y la transparencia. (…)

El punto en que la tecnología se hizo evidente como herramienta de transformación política (…) fue después de las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2008. Ciudadano Inteligente tuvo la suerte de guiarse desde una edad muy temprana por el ejemplo de algunos innovadores de Europa y el Reino Unido, principalmente My Society como referente (y su proyecto What do they Know). (…)

Lanzamos un primer sitio web en 2009 con miras a la elección presidencial de Chile; se llama votainteligente.cl. (…) Desde entonces hemos desarrollado 14 plataformas web. Cada una tiene un propósito distinto. Hay plataformas que van orientadas directamente a la fiscalización o a exhibir potenciales casos de corrupción en el ámbito de la relación del dinero y la política; hay plataformas destinadas a solicitar acceso de información pública; hay plataformas para datos. (…)

Impulsamos también el desarrollo de una comunidad a través de Desarrollando América Latina (…) y Desarrollando El Caribe. Ya tenemos comunidades en ambas regiones. (…) Son hackatones básicamente, pero hackatones que no terminan en el "hack", sino que trabajamos mucho con la comunidad previamente, y particularmente con los datos y los gobiernos, tratando de identificar cuáles son los problemas que queremos resolver. (…)

La idea es ampliar la comunidad, no sólo a hackers sino también hacia comunidades de periodistas, del gobierno; gente que puede estar ligada a los datos abiertos sin necesariamente ser hacker.

IJNet: En tu charla relámpago hablaste del "efecto Disney" en open data. ¿Puedes explicar eso?

F.H.: La idea esencial es afrontar, discutir, planificar la implementación de la política de datos abiertos con un sentido crítico. Creo que entre otras perspectivas ese sentido crítico requiere de una perspectiva política, entender que tal como hay incentivos políticos de todo lo que puede ocurrir en transparencia, rendición de cuentas, también hay otros incentivos que pueden operar al revés, que en vez de promover transparencia promueven opacidad. (…)

El mensaje sigue siendo positivo. Pero lo que queremos decir es sigamos para delante pero no vayamos en este mundo ideal donde todos nos tomamos de las manos y vamos cantando las canciones del open data, sino que hagámoslo con un sentido crítico. Saber cuáles son las dificultades a las que nos vamos enfrentar, cuáles son los incentivos que están en juego (…).

IJNet: Mencionaste en tu presentación que la liberación de datos responde a una voluntad política y que se liberan más datos en ciertas áreas que en otras. ¿Puedes explicar un poco más este punto?

F.H.: Había hecho un análisis de cuántos datos se habían liberado a nivel mundial (...). Lo que se ve de verdad es que por sector, fuera de los datos de transporte, hay muy pocos datasets. (…) Todo indica que es más fácil producir y liberar datos del transporte que de medioambiente, o de seguridad, o de educación o de salud.

Entonces, si todo es tan fantástico, ¿por qué nos cuesta tanto liberar información útil? Si nos preguntamos eso, luego comenzamos a identificar los incentivos, tanto para publicar como para restringir. Esa es la mirada que hay que tener.

Foto: captura de pantalla de un video institucional de Ciudadano Inteligente.

Maite Fernández es jefa de redacción de IJNet. Es bilingüe en inglés y español y tiene una maestría en periodismo multimedia de la Universidad de Maryland.