El coronavirus pone a prueba la estabilidad financiera en los medios centroamericanos

porLuis Fernando Cascante
May 14, 2020 en Cobertura del coronavirus
chanchita

El presente artículo corresponde a nuestra serie sobre el coronavirus. Entra aquí para leer más.

Un modelo de financiamiento que ya arrastraba problemas se cruzó con una de las peores crisis económicas de la historia. Los periodistas, más necesarios que nunca para llevar información veraz y confiable, están en la primera línea de afectación.

Para asegurar operaciones a futuro, los medios de comunicación toman medidas para paliar la caída estrepitosa de sus ventas por publicidad. Ese es el caso del diario La Nación, el medio más grande en Costa Rica. En marzo anterior reportó una caída del 48% de sus ventas en comparación con el mismo periodo del año anterior, lo que obligó a tomar medidas inéditas.

El pasado 31 de marzo, La Nación anunció una reducción del 50% en la jornada de sus empleados, como una medida provisional (por tres meses) para enfrentar la crisis. Su director, Armando González, afirma que a la caída en publicidad se le debe sumar que uno de los principales negocios del Grupo Nación sufrió un golpe mayor. Se trata de Parque Viva, un auditorio para eventos masivos que tenía alrededor de 11 conciertos en su agenda del primer semestre, pero que tuvo que cancelar todo debido a la pandemia.

[Consejos para cubrir las consecuencias económicas de la pandemia]

“La Nación es parte de una corporación que ha tratado de diversificar sus actividades, entrando en otros ámbitos. Se hizo una inversión importante en un centro de entretenimiento como el Parque Viva, que venía muy bien y tenía una temporada muy prometedora: 11 conciertos grandes para la primera mitad del año. A esa cuantiosa inversión de pronto le echaron el candado y hay que seguir pagando las obligaciones financieras”, explicó.

González también informó que a pesar de la crisis, las suscripciones digitales han aumentado considerablemente, pero que aún no compensan las pérdidas por publicidad.

Panamá

Un caso similar vive La Estrella de Panamá, en donde se evalúa como contramedida un reforzamiento de su estrategia digital.

“Los ingresos publicitarios están por el suelo. No obstante, las medidas adoptadas han permitido mantener a flote la empresa. Las suscripciones por vía digital las tenemos gratuitas, pero muchas personas, conscientes de la gravedad económica, se han suscrito pagando. Nosotros no habíamos explorado el tema de las suscripciones en digital, pero ya es una medida que vamos a mantener en esta obligada reconfiguración del negocio”, dijo Gerardo Berroa, director de La Estrella.

Para sobrellevar la crisis, Berroa cuenta que la empresa redujo los salarios un 37% y la jornada de ocho a cinco horas.

[Los desafíos de los medios en tiempos de coronavirus]

Alrededor de un 90% de los empleados de La Estrella están haciendo teletrabajo, en un momento en que Panamá registra casi 9.000 casos de coronavirus y 256 muertes. El diario panameño, que emplea a unas 150 personas, unificó las ediciones de sábado y domingo en una sola y redujo el número de páginas del impreso.

De acuerdo con su director, el periódico experimentó una caída en ventas de publicidad que supera el 80%. “No sabemos cuánto tiempo dure esto. Panamá empieza a reabrir algunas actividades, pero creo que mayo aún será un mes difícil”, agregó.

El Salvador

Por su parte, El Diario de Hoy, uno de los periódicos de mayor circulación en El Salvador, también recortó jornadas y salarios.

Uno de sus periodistas, que pidió la reserva de su identidad, relató que un porcentaje bajo de la redacción está trabajando desde la casa, mientras que otro grupo aún asiste a las oficinas.

“Principalmente los que se quedan en casa son quienes tienen un problema de salud. Se ha dividido la sala de redacción en tres partes. Los editores se han quedado en un área, porque son los que no salen. Los que salen eventualmente los dejaron en otra ala, mientras que los que salen con mayor frecuencia están en un edificio distinto. Así, si hay algún caso no se va a afectar a todos”, explicó el reportero.

El Salvador llegó a 1.112 casos positivos de coronavirus luego de experimentar un crecimiento exponencial en los últimos siete días, por lo que un levantamiento de medidas no está cerca de suceder.

Según el director de El Diario de Hoy, Fabricio Altamirano, la caída en ingresos por publicidad, más allá de la situación del CODIV-19, tiene que ver con la complacencia de los medios hacia el gobierno de Nayib Bukele.

“En este país los únicos que están recibiendo publicidad gubernamental son los mismos y únicos medios a los cuales se les permite hacer preguntas en las conferencias de prensa y tienen acceso a los funcionarios públicos. Los fondos gubernamentales se están usando para premiar o castigar a quien apoya o cuestiona la narrativa oficial”, dijo Altamirano.

Al igual que otros medios de la región, El Diario de Hoy apuesta en este contexto a sacar provecho a sus plataformas digitales.  “Nosotros estamos tratando de sobrevivir dentro de los mecanismos conferidos por la ley. Estamos desempeñando un papel de periodismo responsable e independiente, y alimentando un alcance muy grande en internet, habiendo llegado a más de 6,5 millones de usuarios únicos el mes pasado, sin incluir Facebook ni Twitter”, agregó.


Luis Fernando Cascante es un periodista costarricense alumni del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) y de la Fundación Thomson Reuters. Fue editor en el diario La República y periodista en el Semanario Universidad. 

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Josh Appel.