El 2012 será el año de dejar la “improvisación” en el periodismo móvil, opinó experto

por vgimenez
Dec 28, 2011 en Miscellaneous

Si el 2011 fue el año en el que se entendió la importancia del periodismo móvil, el 2012 será el año en el que los medios dejarán de pensar que usar el teléfono celular solamente para recolectar información es suficiente.

Así opinó el director de Cobertura Digital, Capacitación y Consultoría en Nuevos Medios y profesor de Periodismo Móvil en la Universidad Mayor de Chile y Monteavila de Venezuela, Christian Espinosa.

Espinosa explicó a IJNet que la cobertura de noticias como la revuelta policial contra el presidente de Ecuador, el rescate de 33 mineros después de pasar semanas bajo tierra en Chile o los riesgos de terremotos en la región han demostrado la importancia de que los periodistas aprendan a reportear en todo momento desde su celular.

“Si cualquier persona toma su teléfono y reporta a su manera lo que está presenciando por pura vocación propia, el periodista está obligado a hacerlo por el rigor y necesidad de brindar información contrastada y avalada”, reflexionó Espinosa, quien agregó que “el periodista no puede darse el lujo de improvisar”.

A continuación reunimos una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de hacer periodismo en la era de los teléfonos celulares.

- El microblogging es la nueva narrativa: Espinosa aseguró que “no hay dudas de que el microblogging es la nueva narrativa de cualquier cobertura móvil”. Eso implica que no se puede concebir un reporte en Twitter sin un hashtag o etiqueta especializada o sin la interacción a través de menciones en vivo.

Espinosa recomendó pensar en mensajes que no sobrepasen los 140 caracteres de Twitter. Además, aseguró que “la titulación de un video o audio desde el teléfono debe estar pensada como un tweet, pero a su vez [también] en cómo la gente busca ese contenido”.

- Aprovechar la respuesta de la comunidad: Para ello, Espinosa recomendó “la planificación de hashtags” para ir “más allá de las respuestas a las menciones” y también para “dirigir mejor el nivel y tipo de aporte que se requiere mientras se hace la cobertura”.

“Recuerdo que la principal brújula de Susana Morán, periodista que cubrió con su teléfono la revuelta policial en Ecuador, eran sus seguidores. Sobre todo cuando estaba atrapada en un baño en medio del tiroteo. Pero el hashtag #30s le permitía saber qué reportar más allá de lo que todo el mundo publicaba o afinar qué quería saber la gente en ese instante”, explicó Espinosa.

- Geolocalizar la cobertura para ganar tiempo: La geolocalización de la cobertura, a través de GPS, es útil “para hallar fuentes que hablen del tema que a su vez estén alrededor de la zona”.

Según Espinosa, antes ese trabajo llevaba tiempo que ahora se puede ganar “ubicando posibles entrevistados incluso antes de llegar al lugar”.

- Planificar la distribución: Para Espinosa, la cobertura móvil debe “tener claramente preparado los mecanismos para que llegue a la audiencia relevante según el tipo de cobertura”.

Eso implica pensar en distribuir información para todos, entre ellos para los que sólo tienen SMS y “no solamente para quienes tienen iPads”.