Direkt36 se propone satisfacer la necesidad de investigación periodística en Hungría

porAshley Nguyen
Feb 4, 2015 en El negocio del periodismo

En un artículo de opinión del New York Times publicado en septiembre de 2014, el profesor de la Universidad Central Europea Philip N. Howard declaró que el primer ministro húngaro, Viktor Orban, "ha impulsado una oleada de represión autocrática sobre la prensa nacional”.

El control del gobierno sobre los medios públicos, continuó Howard, le permite designar a quienes trabajan en estos e influir en sus contenidos.

Direkt36, un centro de periodismo de investigación sin fines de lucro que fue lanzado el mes pasado en Hungría, está intentando revertir el estado actual del periodismo en ese país y busca que el gobierno no realice estas interferencias.

“Elegimos este modelo porque los medios tradicionales húngaros se han vuelto vulnerables a la influencia que el gobierno ejerce sobre ellos, como regulador y como anunciante importante”, escribió el fundador de la organización en un post de Medium en el que anunciaba la inauguración de Dirkekt36. "Como organización sin fines de lucro, tendremos más libertad para realizar un periodismo de investigación independiente”.

Lanzado por los editores y periodistas húngaros Gergő Saling, András Petho y Balázs Weyer, Direkt36 ya ha empezado a trabajar en reportajes y está en proceso de contratar a dos periodistas.

El trío se decidió por el nombre Direkt36 porque su intención es únicamente realizar un periodismo honesto y directo (el número 36 es el código de Hungría).

A pesar de que tuvieron que solventar los costos de la iniciativa a través de métodos tradicionales de recaudación de fondos, Direkt36 comenzó una campaña de crowdfunding y pondrá en marcha un sitio web completamente funcional en húngaro e inglés. Aunque seguirán siendo un pequeño medio de noticias online y publicarán sus trabajos en la página web Direkt36, los fundadores esperan seguir el modelo de negocio de ProPublica, asociándose con grandes medios de comunicación para difundir su trabajo.

IJNet habló con el cofundador de Direkt36, András Pethő, acerca de los orígenes de este centro de investigación.

Cambio en la redacción

Cuando Pethő volvió a trabajar en el conocido medio húngaro Origo después de una temporada en el extranjero, notó un cambio en la redacción.

Pethő había estado en Estados Unidos cursando la beca Hubert H. Humphrey de la Universidad de Maryland y trabajando en la unidad de investigación del Washington Post. Cuando regresó a Origo, donde se había desempeñado durante más de 12 años, quería continuar con ejerciendo el periodismo de investigación.

Pero tras seguir una historia acerca del exceso de gastos de viaje de un funcionario de la oficina del Primer Ministro, notó que debía enfrentar obstáculos no sólo del gobierno sino también del propio medio. Después de que el gobierno se negara a proporcionar la información que Pethő solicitaba, éste llevó el asunto a la corte. La primera audiencia estaba prevista para la semana de las elecciones parlamentarias de Hungría, en abril de 2014.

Unos días antes de la audiencia, el editor de Pethő, Gergő Sáling, lo llamó para decirle que la dirección de Origo quería que pospusiese la audiencia debido a que coincidía con la época electoral.

Pethő se negó. Unas semanas más tarde Sáling publicó más artículos sobre el tema y la dirección de Origo le pidió que los sacara del sitio web. No lo hizo.

El colmo de la situación se produjo en junio de 2014, cuando Pethő publicó un avance importante del caso: el funcionario de gobierno involucrado y su socio habían gastado alrededor de dos millones de florines húngaros (el equivalente de US$7.442) en hoteles de Londres, Italia y Suiza durante siete días.

La noticia tuvo eco en medios de todo Hungría. A los pocos días Origo despidió a Sáling como su editor. En solidaridad, Pethő, que era editor adjunto, renunció. Decenas de periodistas que trabajaban en Origo hicieron lo mismo.

“Hice toda mi carrera periodística en Hungría dentro de Origo y durante un largo tiempo fue un buen lugar para ejercer el periodismo”, dijo Pethő. “Fue un medio financieramente sólido la mayor parte del tiempo. Cuando enfrentábamos presión o trabajábamos en casos delicados, siempre sentí que teníamos el respaldo de la empresa”.

“Durante la mayoría de los años todo estuvo bien”, continuó Pethő. “Pero algo cambió cuando regresé a fines de 2013 de Estados Unidos. Noté que las cosas habían cambiado cuando trabajábamos en casos delicados. La empresa ya no nos apoyaba como antes”.

Hungría necesita periodismo de investigación

Aunque Pethő dijo que si bien hay periodistas valientes trabajando en temas importantes en Hungría, las historias que se publican allí rara vez son “investigaciones sistemáticas”. Los artículos se centran en actos ilícitos, corrupción y abuso de poder, pero a veces carecen de la profundidad que tiene el periodismo de investigación en los países occidentales.

“Yo sé que en Estados Unidos solo las publicaciones más grandes pueden darse el lujo de pasar un año entero investigando un caso, pero en Hungría no tenemos los recursos para hacer esas largas investigaciones que consumen mucho tiempo”, dijo Pethő, añadiendo que hacer periodismo de investigación es un trabajo complicado.

“Tienes que ser capaz de manejar datos, de lidiar con situaciones delicadas en entrevistas y de pensar estratégicamente", continuó. “En Hungría no tenemos ni los modelos como para hacerlo ni tampoco muchas personas que se dediquen a eso”.

Esta falta de cobertura en periodismo de investigación es la razón por la que Pethő, Sáling y Weyer decidieron crear Direkt36. Mientras trabajaban en Origo como editores, Pethő y Sáling no tenían mucho tiempo para dedicarse en profundidad a ninguna historia. Un pequeño medio de noticias sin fines de lucro les permitirá centrarse en lo importante, sotuvo Pethő: "Historias que muestren la verdad y que le exijan a los poderosos rendir cuentas”.

In Hungary, telling the truth is getting more and more difficult. Here's our plan to change that https://t.co/0x5ogjZDKT

Imagen principal cortesía de Direkt36. De izquierda a derecha: Balázs Weyer, Gergő Sáling y András Pethő.