Consejos y recursos de salud mental para periodistas

porKatya Podkovyroff Lewis
Jul 10, 2020 en Temas especializados
Faces

Los periodistas suelen estar en la primera línea de algunos de los eventos más complejos que existen, desde escenas del crimen y accidentes de tráfico a desastres naturales y guerras. Hoy, periodistas de todo el mundo están trabajando horas extra para cubrir la pandemia de COVID-19.

Trabajar en este tipo de historias puede tener un impacto en quienes informan, lo que puede derivar en un trastorno de estrés postraumático (TEPT) en algunos casos, pero más comúnmente en ansiedad, estrés y agotamiento.

Hace meses, en IJNet hablamos sobre la necesidad de profundizar en este tema con más coberturas y recursos. Nunca podríamos haber predicho cuán necesario sería hoy, en medio de una crisis sanitaria global que afecta a todos los profesionales de los medios, sin importar cuál sea su especialidad.

De modo que organizamos un panel sobre la salud mental de los periodistas con Bruce Shapiro, director del Dart Center for Journalism and Trauma de la Universidad de Columbia, y Sherry Ricchiardi, Ph.D., coautora de la guía de Cobertura de Desastres y Crisis de ICFJ, y capacitadora de periodistas que trabajan en conflictos. La actividad fue moderada por la editora de IJNet Taylor Mulcahey

Shapiro y Ricchiardi ofrecieron recomendaciones para apoyar la propia salud mental, entrevistar a víctimas de trauma e impulsar un mayor apoyo en las redacciones.

 

Consejos de autocuidado psicológico para periodistas

(1) Recuerda que no eres inmune al impacto emocional

“Somos de los primeros en llegar al lugar”, dijo Ricchiardi. Cuando hay problemas, mientras algunos huyen de la escena, los periodistas se apresuran hacia ella. Para mantenerte resiliente y efectivo, es importante no olvidar que el estrés puede ser acumulativo.

"Esta pandemia desafía tanto nuestras capacidades para trabajar como nuestras capacidades personales", dijo Shapiro. "Somos, por definición, profesionales que lidian con traumas".

Mantenerte en sintonía con tu propia salud emocional, y no ignorar los signos de que necesitas apoyo, te permitirá detectar cualquier problema que surja y manejarlo adecuadamente.

(2) Conoce tus señales

"Necesitamos conocernos para reflexionar acerca de cómo hacemos frente a las cosas y cómo no", dijo Shapiro.

Todos tenemos viejos malos hábitos, fortalezas distintivas y vulnerabilidades preexistentes. Shapiro sugirió tomar nota de todo eso y elaborar un plan para hacer frente a una crisis como la que vivimos ahora, o al informar sobre temas traumáticos.

(3) Aplana tu curva de estrés tomándote tiempo libre

Aparte de la famosa "curva" de la pandemia, Shapiro dijo que también hay una curva similar para medir la cantidad de estrés que enfrentan los periodistas. Si bien una cierta cantidad de estrés es saludable y motivador, como los plazos de entrega, demasiado puede provocar accidentes, errores y agotamiento.

"Aplanar la curva del estrés mejorará en gran medida nuestra capacidad de funcionar bien profesionalmente y nuestra capacidad para lidiar psicológicamente con las cosas", dijo. “Un periodista resiliente es uno bien descansado. Necesitas dormir. Necesitas tiempo de inactividad".

Pero permitirse un tiempo de inactividad puede ser complicado, en especial cuando se trabaja de forma remota. "Planifica con anticipación el final de tu jornada laboral, como si estuvieras en la redacción", dijo Ricchiardi. “Eso muy importante que establezcas un horario estricto para las horas de trabajo y lo cumplas”.

El ciclo de noticias de 24 horas es un desafío que muchos periodistas reconocen como un factor que contribuye al estrés, y planear algo agradable para hacer al final de la jornada laboral puede aliviarlo.

"Cocinar una gran comida, encontrar una película en Netflix, dar un paseo, lo que sea", dijo Ricchiardi. "Lo principal es salir del modo trabajo".

Programa tu día con pausas breves y toma pausas inesperadas de 10-15 minutos.

"Necesitas tanto una recuperación interna, calmarte biológicamente, como una recuperación externa, un cambio en las tareas y un cambio en la atmósfera", dijo Shapiro. "Tu cerebro necesita eso para funcionar".

(4) Crea un plan de autocuidado

Shapiro hizo énfasis en la necesidad de un plan de autocuidado, especialmente al trabajar de manera remota. Eso puede significar hacer yoga, ejercicio o meditación.

Otra sugerencia es llevar una lista de lo que has logrado durante el día, lo que te dará cierto nivel de control. En momentos en que tenemos muy poco control sobre lo que está sucediendo en el mundo, pequeños pasos como este pueden ayudar a superar nuestros sentimientos de impotencia.

“Este también es un buen momento para llevar un diario de trabajo, a través del que podrás ver tus logros al final del día", dijo Shapiro.

Y no tienes que hacer nada de esto solo. "A veces somos nuestros mejores curanderos, con un poco de ayuda de nuestros amigos", dijo Ricchiardi. Hacerles saber a tus amigos o colegas cercanos lo que está pasando en tu vida también puede aliviar el estrés.

Finalmente, tanto Shapiro como Ricchiardi estuvieron de acuerdo en las bondades de alejarse de la tecnología. Aplicaciones como Twitter y Facebook son un flujo constante de información, y aunque parezca inocuo desplazarse sin cesar por ellas, es fundamental ponerle límites a las redes sociales y la tecnología.

"Necesitamos ser dueños de nuestros dispositivos, no al revés", dijo Shapiro. "Quítatelos una hora antes de acostarte para que tu cerebro pueda calmarse, o planifica momentos sin dispositivos en tu día".

Consejos para entrevistar a sobrevivientes de eventos traumáticos

Los periodistas deben tener en cuenta su propia salud mental, pero también la salud mental de sus fuentes.

Ricchiardi habló recientemente con Hannah Dreier, periodista de ProPublica que ganó un Premio Pulitzer el año pasado por su trabajo sobre la mara Salvatrucha y el impacto de la pandilla en las familias inmigrantes en Long Island, Nueva York.

"Le pedí que nos diera algunos consejos y mejores prácticas sobre cómo trabajar con padres cuyos hijos han sido asesinados", dijo Ricchiardi.

(1) Deja que la fuente tenga tanto control de la entrevista como sea posible

Permíteles contar su historia con sus propias palabras y entrégale el control a las personas que están en crisis. Permíteles hacer la entrevista a su propio ritmo.

(2) La seguridad primero

Encuentra un lugar y un momento seguro para entrevistar.

"Dreier entrevistó a una madre por la noche, pero la mujer tuvo pesadillas después, de modo que Dreier aceptó hacer solo las entrevistas durante el día", contó la especialista.

(3) Explica a tus fuentes por qué estás haciendo preguntas difíciles

Cuando hablas con víctimas o familias en duelo, necesitan saber por qué deberían contarte sus historias, especialmente cuando hacerlo les hace revivir experiencias traumáticas. La transparencia y la sensibilidad son clave.

El rol de las redacciones en la salud mental de sus periodistas

(1) Creación de protocolos de salud mental

Al igual que hay protocolos de seguridad, los periodistas deben estar equipados con apoyo en salud mental, y eso tiene que venir de la dirección del medio de comunicación, dijo Ricchiardi.

"Se puede comenzar desde abajo, entrenando a los periodistas, pero eventualmente debe llegar la orden de arriba", dijo.

(2) Designación de un comité de salud mental

Es probable que la dirección del medio no tome la iniciativa, pero los periodistas pueden dar un paso al frente para liderar la misión. Ricchiardi dijo que la creación de un comité de salud mental no requiere una influencia administrativa directa y brinda a los periodistas la capacidad de hacer su propia investigación sobre los recursos disponibles y establecer un conjunto de pautas para presentar a la dirección.

Esto también les da libertad para decidir el funcionamiento del comité, y alienta al resto del staff a participar en la discusión.

(3) Organización de programas de apoyo

Otra idea para los medios es crear programas de ayuda entre pares o programas de apoyo en salud mental, dijo Shapiro. "Se trata de capacitar a los colegas en las redacciones para que sean oídos informados; no consejeros, sino verdaderos recursos para sus pares".

(4) No se trata solo de sentimientos

El error más grande que cometen los periodistas y los líderes de las redacciones cuando hablan de trauma, ansiedad o estrés es creer que se trata de sentimientos. Es más que eso, dijo Shapiro. "Es salud ocupacional".

(5) Capacitación en salud mental para los mandos intermedios

"Hay habilidades que los mandos intermedios necesitan aprender, y no tienen: cómo escuchar, cómo hablar sobre estas cosas, cómo no patologizar", observó. "Es crucial que los directivos intermedios adquieran algunas de estas habilidades, y también que los directivos reconozcan que necesitan ser modelos a seguir para el autocuidado del resto del staff".

(6) Si el medio no ayuda, convoca a profesionales externos

Si bien los periodistas pueden tener un gran interés en estos temas, e incluso pueden tomar la iniciativa, es importante involucrar a los editores, dijo Ricchiardi. Alienta a los periodistas a planificar reuniones con expertos externos o entrenadores.

"Luego escuchan, se preocupan y responden", agregó. “Pero es difícil involucrarlos"

Recursos


Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía NeONBRAND.