Conferencistas afirman no sentirse amedrentados por censura gubernamental

porSusan Schept
May 3, 2011 en El ABC del periodista

Un panel de periodistas y expertos reunidos en el Newseum el lunes pasado expresaron tener esperanza de que se sigan usando los medios de comunicación interactiva para combatir a los regímenes opresores, a pesar de las tácticas de censura que ejercen estos gobiernos.

Entre dichos mecanismos represivos figuran la persecución a manifestantes, el bloqueo de sitios web y las campañas de desprestigio contra los blogueros.

"No creo en las tecnologías, pero tengo fe en la gente", señaló Chiranuch Premchaiporn, directora y administradora del sitio web de noticias Prachatai, una publicación digital alternativa de Tailandia.

Premchaiporn, sobre quien pesan denuncias penales en Tailandia por detractar a la monarquía de ese país, habló en un panel llamado “Nuevas barreras: censura en la era digital”, el cual se llevó a cabo dentro del marco de actividades organizadas por el Día Mundial de la Libertad de Prensa, en Washington, D.C.

La periodista enfrenta hasta 82 años de prisión en Tailandia por haber infringido el Estatuto de Crímenes Informáticos de 2007. El gobierno la responsabiliza de haber difundido en Internet comentarios negativos sobre la monarquía, a pesar de que los mismos no eran de su autoría y fueron retirados luego de que la policía tailandesa se puso en contacto con ella para avisarle sobre la existencia de tal contenido.

Por su parte, Wael Abbas, fundador y bloguero de Misr Digital, en Egipto, afirmó que las redes sociales como Facebook y Twitter facilitan que el ciudadano que vive bajo un régimen opresor pueda organizar manifestaciones y denunciar delitos. Abbas ha logrado credibilidad y ser un referente para los lectores, al publicar en YouTube acciones represivas cometidas por la policía.

Para Abbas y otros panelistas, la pobreza es superable. Aunque el 25% de la población egipcia tiene acceso a Internet, la mayoría de los habitantes, incluso quienes viven en zonas rurales, tienen teléfonos celulares. De igual manera, cuesta muy poco el acceso a Internet en los cibercafés, donde se puede descargar y compartir información, dijo.

Abbas agregó que el gobierno no cuenta con suficiente personal para controlar las llamadas telefónicas, por lo que, para evitar redadas policiales, los manifestantes han podido cambiar los sitios de reunión en tiempo real gracias a los mensajes de texto.

A pesar de todo esto, los gobiernos también han hallado formas innovadoras de usar los medios digitales. En China, el gobierno persigue a los blogueros y publica información falsa en un intento por desacreditar a los que considera enemigos, una práctica también empleada en otros países, contó Xiao Qiang, exiliado chino y ahora director del Proyecto Internet de China de la Universidad de California en Berkeley. El gobierno chino ha detenido a blogueros y bloqueado Twitter.

No obstante, para Qiang Internet ha proporcionado una fuente alternativa de noticias. "La gente [ahora] tiene más noción de lo que no se le dice", dijo.

Los conferencistas coincidieron en que los medios digitales han servido de catalizador para el cambio, pero que al final, es la gente la que promueve las reformas.

"Sin los medios interactivos podrían empezar una revolución, pero quizás no ahora y de forma más lenta", sostuvo Abbas.

Michael Koma, periodista de Sudán del Sur que se encontraba entre el público presente, manifestó que los comentarios de los panelistas podrían ayudar a su país en el futuro a medida que se incorpore el uso de los medios de comunicación interactiva. Aunque la mayoría de sus lectores aún no tienen acceso a Internet, cuentan con teléfonos móviles y ya los usan para enviarle datos que pueden ser útiles para la elaboración de reportajes.

"No hay razón para ser pesimistas", sostuvo Koma, que escribe para The Juba Post. "Tengo la esperanza de que en 10 años los medios de comunicación interactiva marcarán la diferencia".

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) organiza las jornadas por el Día Mundial de la Libertad de Prensa para celebrar los principios fundamentales de este derecho, analizar cuál es la situación de la libertad de prensa en el mundo, defender la independencia de los medios y rendirles tributo a los periodistas que han perdido la vida cumpliendo con su deber. Para mayor información sobre la edición 2011 de la conferencia por el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se realizará en Washington, D.C., pulse aquí.