Chequeado: una herramienta de verificación del discurso que busca mejorar la calidad del debate público en Argentina

porMaite Fernandez
Sep 2, 2013 en Miscellaneous

Verificar datos no siempre es una tarea fácil, pero cuando el clima político se encuentra tan polarizado que nadie puede ponerse de acuerdo en datos básicos como la tasa de inflación, puede convertirse en una odisea.

Ese es el clima actual en Argentina, donde la polarización ha llevado a una pelea amarga entre el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y algunos medios de comunicación, entre ellos el poderoso Grupo Clarín.

La desinformación se extiende a varios aspectos del país, haciendo que se torne difícil acordar sobre hechos concretos y establecer una base para el debate público.

Así fue como surgió Chequeado.com, un servicio de verificación de datos que tiene como objetivo mejorar la calidad del debate público. En este clima polarizado, ha adoptado estrategias creativas para promocionar y financiar su trabajo, desde un hilarante video que transforma afirmaciones absurdas en canción hasta una campaña de financiación colectiva (o crowdfunding) en Idea.me, una plataforma similar a Kickstarter.

IJNet habló con Laura Zommer, directora ejecutiva de Chequeado, sobre qué estrategias siguen para ser independientes, el papel que cumplen las redes sociales en el chequeo de datos y cómo lograron hacer que los datos sean divertidos.

IJNet: ¿Cuándo surge Chequeado?

Laura Zommer: La primera publicación de Chequeado fue en octubre de 2010 (…) y fue fundado por tres argentinos, que no vienen ni del mundo de los medios, ni del mundo de las non-profits, ni del mundo de la política. [Los fundadores son: Julio Aranovich, doctor en física de Stanford, Roberto Lugo, doctor en química de Cambridge y José Alberto Bekinschtein, economista].

Esto que al principio parece raro, es bastante lógico. Ellos viniendo de las ciencias duras, tienen la necesidad de que haya evidencia en la discusión. Su diagnóstico es que la calidad del debate público en Argentina es baja (…). Los lleva a decir: si no tenemos evidencia, y no estamos discutiendo sobre hechos sobre los que acordemos, (…) ¿cómo hacemos para que las discusiones en la Argentina, en el contexto de polarización en el que estamos y de sesgo exacerbado, tengan algo que nos permita dialogar? (…) Por los menos acordemos los hechos.

Chequeado es un proyecto y un método original para Argentina y la región, (…) pero no es original en el mundo. En EE.UU. existe Factcheck.org, en la Universidad de Pensilvania, y PolitiFact. Y después hay experiencias en Alemania. (…)

[Si bien Chequeado se inspiró en FactCheck], hay dos diferencias claras: la primera es que ellos sólo chequean a funcionarios. Y nosotros creíamos que en el contexto de polarización argentino chequear (sólo) a funcionarios era una toma de posición, que podía llevar a que la legitimidad de Chequeado estuviera cuestionada desde el origen. (…) La decisión fue que no sólo íbamos a chequear a los funcionarios (...) sino también a otras voces con relevancia en el debate: actores sociales, empresarios, líderes de opinión y medios.

La segunda diferencia es que ellos usan un lenguaje más académico y nosotros más periodístico. Desde la convicción nuestra de que las redes sociales iban a ser un motor y catalizador de lo que hacíamos, decidimos que las frases tengan una calificación. El nombre de la persona, la frase que estamos chequeando y una calificación. (…) Empezamos con verdadero falso y después desarrollamos una lista de nueve categorías (…) y todas están descriptas en la página.

El método que aplicamos, que son siete pasos para hacer un chequeo, está abierto al público. El contrato de lectura que tiene Chequeado con su comunidad es un poco distinto del de los medios tradicionales. No es: créeme a mí porque yo soy La Nación, Página 12 (…) y acá está el saber y allá está el que necesita informarse, sino Chequeado te abre datos que otros produjeron y te invita a que vos en todo caso evalúes si esos datos son pertinentes o no para las afirmaciones que se están haciendo.

Hay un supuesto de un lector más partícipe desde la filosofía, desde el origen. (…)

IJNet: ¿Qué acogida han tenido en el público? En el contexto del debate tan polarizado que se vive en Argentina me imagino que en algunos casos se habrá vuelto vital saber quién está diciendo la verdad o si tal afirmación es verdadera.

LZ: Creo que una de las cosas que llevan a poder decir que estamos haciendo nuestro trabajo relativamente bien es que campeamos la polarización. Chequeado hoy es legítimo y lo retuitean funcionarios kirchneristas y funcionarios opositores. Obviamente un kirchnerista no tuitea cuando le da falso a la presidenta o a otro kirchnerista. Lo retuitea para marcar el del opositor. Pero la oposición lo retuitea cuando es al revés. (…)

La propuesta nuestra es: no somos ni kirchneristas ni PRO [Propuesta Republicana, partido conservador opositor al gobierno]. (…) Decidimos que no íbamos a recibir financiamiento del gobierno y por una cuestión de cuál es la lógica política hoy del gobierno, que no íbamos a recibir financiamiento del grupo Clarín.

IJNet: ¿Cómo se financian?

LZ: Con una estrategia de diversificación de fondos. Tenemos cuatro fuentes de financiamiento. La principal es los individuos. Nos apoyan 101 individuos y unas 37 empresas con apoyo institucional. No hay avisos en la página pero si están en la parte de financiamiento clasificado quién nos apoya.

Tenemos proyectos de cooperación internacional, que por ahora son pocos, entre ellos uno con UNICEF. La cuarta fuente es “actividades propias”: ingresos que no son donaciones. Chequeado reproduce su información regularmente en algunos medios (entre ellos el diario La Nación y varias radios nacionales) y tenemos ingresos por esa reproducción de información.

Y también tenemos ingresos por cursos de periodismo de datos que damos para estudiantes de periodismo o periodistas en actividad que quieren conocer cuál es el método de Chequeado y eventualmente aplicarlo.

Esto es la actualidad. El deseo es que para 2015 sean sólo pequeños donantes.

IJNet: ¿Cómo surgió el video “Paremos con el guitarreo”?

LZ: Una de las cosas que nos desvela es que Chequeado, igual que los datos, es aburrido. Los datos, salvo a nosotros que somos nerds, no mueven multitudes. Y además, (…) Chequeado tiene algo incómodo o poco simpático de que todo el tiempo te está mostrando ¿cómo no te diste cuenta que eso no era? (…) Dado que partimos de ese lugar duro, trabajando con cosas racionales e incómodas, lo que buscamos con el video era corrernos de ese lugar. Involucrar a la gente desde lo visceral, desde el sentimiento, la empatía.

Y nos pareció que el humor era un buen recurso.

Maite Fernández es la jefa de redacción de IJNet. Es bilingüe en inglés y español y tiene una maestría en periodismo multimedia de la Universidad de Maryland.

Imagen: captura de pantalla del video promocional de Chequeado en Idea.me.