Cómo los periodistas pueden aportar a los procesos de transferencia tecnológica

porAndrés Colmán Gutiérrez
Dec 9, 2020 en Cobertura del coronavirus
ppp

En alianza con nuestra organización matriz, el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ), IJNet conecta a periodistas con expertos en salud y redacciones internacionales a través de una serie de seminarios web sobre COVID-19 como parte del Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de Salud.

El presente artículo corresponde a nuestra serie sobre el coronavirus. Entra aquí para leer más.

“La pandemia de COVID-19 ha demostrado que la innovación y la transferencia tecnológica resultan claves para dar respuestas a la gente ante una crisis”, destacó Magali Maida (Argentina), subdirectora de Transferencia Tecnológica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, durante un reciente seminario web organizado por el Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de la Salud del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) y la Red Internacional de Periodistas (IJNet).

La experta argentina recalcó la importancia de la transferencia tecnológica: convertir los resultados de capacidades e investigaciones en la academia en soluciones a problemas concretos de la sociedad de mercado y mejorar la calidad de vida de las personas.

“Hasta hace poco, especialmente en los países de América Latina, los académicos eran relegados fundamentalmente a la enseñanza o a la investigación. En algún momento nos dimos cuenta de que un eje estratégico debía ser también generar impacto en mejorar la vida a las personas, entonces se creó esta tercera misión, que busca tomar lo mejor de la academia, y ponerlo al servicio de resolver problemas reales”, destacó.

Maida participó del panel junto a Ariel Insaurralde Alviso (Paraguay), CEO y fundador de la Empresa Transferteq.

[Lee más: Consejos para realizar divulgación científica en redes sociales]

 

Insaurralde agregó que la pandemia ayudó visibilizar la importancia de vincular a la academia con el mundo de la industria y las empresas. “Esto ya se venía desarrollando en nuestros países, pero muchos sectores aún no entendían su relevancia. La crisis de COVID-19 mostró que se podía dar respuestas a los problemas de manera rápida y efectiva, proveyendo por ejemplo la tecnología para conectar a las personas en reuniones virtuales a través de internet o mecanismos para hacer compras a distancia”, indicó.

La creación de oficinas especializadas en transferencia tecnológica en los últimos años y la capacitación de gestores y expertos ha ayudado mucho en este proceso, sostuvo Insaurralde, pero aún existen muchas dificultades que se deben superar. “En este proceso los periodistas pueden aportar mucho, pero también deben capacitarse y conocer más para poder informar con solvencia y responsabilidad, porque hay lenguajes distintos, velocidades diferentes entre la academia y la industria, y existen todavía recelos y desconocimientos”, dijo.

Maida compartió recomendaciones a los periodistas para informar mejor sobre los procesos de transferencia de tecnología e innovación. “Es importante contar con profesionales de confianza y personas expertas, que puedan asesorar sobre los temas complejos, pero también debemos saber a quién preguntar sobre qué temas”, sostuvo. Además, mencionó la importancia de entrevistar a gestores o miembros de las nuevas oficinas de transferencia tecnológica.

Maida puso como ejemplo la información que se pueda brindar sobre el desarrollo de las vacunas para COVID-19, ya que existen muchas versiones irresponsables al respecto. Sugirió acudir a las “primerísimas fuentes” sobre el tema y recomendó buscar información en las siguientes páginas en internet, en donde se puede seguir en tiempo real las evoluciones de las investigaciones sobre las vacunas:

“En países más desarrollados, como Estados Unidos, Israel, Reino Unido, se viene trabajando en esto [la transferencia tecnológica] desde hace décadas, pero en nuestra región latinoamericana es un proceso muy reciente. Países como Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay, han iniciado este camino hace menos de una década. Los académicos todavía no saben cómo vincularse con la industria y las oficinas de transferencia están aprendiendo a articular y ser los traductores. El mundo de las comunicaciones tampoco termina de comprender la relevancia de este proceso para poder comunicarlo adecuadamente”, dijo Maida.

Insaurralde coincide en que existe todavía mucho desconocimiento en los medios de comunicación, aunque reconoce que “es responsabilidad nuestra, de los gestores y expertos, como de los periodistas, poder comunicar bien este proceso”, agregó.

[Lee más: La automatización puede permitir a los periodistas centrarse en el reporteo]

 

Maida indicó que, en términos de desarrollo de la innovación y de transferencia tecnológica, en los países latinoamericanos existen aún muchas carencias, pero que no se debe caer en el error de dar una visión negativa al comparar lo que existe en nuestros países con lo que se hace en las naciones más desarrolladas. “Hay grandes diferencias entre el tiempo en que ellos vienen trabajando y en la cantidad de dinero que invierten. En muchos casos, con pocos recursos, en nuestros países se hace mucho más y se logran resultados más importantes para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Es una etapa educativa en la que los periodistas pueden contribuir significativamente”, indicó.

A su vez, Insaurralde aseguró que a pesar de las diferencias han existido “avances importantes en medio de la pandemia”. “Se ha logrado no solamente resolver problemas concretos, sino también cambiar pautas culturales de la misma población […] Son cuestiones interesantes que se incorporaron a nivel social, que demuestran que estamos capacitados para adaptarnos ante los problemas y poder superarlos”, finalizó.

Puedes mirar el seminario web entero aquí:

 


Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Matt Ridley