Cómo las redes sociales contribuyen con la cobertura de desastres naturales en Filipinas

porMakoi Popioco
Dec 21, 2015 en Redes sociales

A pesar de ser un archipiélago tan pequeño, el poder de las redes sociales en Filipinas ha sido siempre una paradójica sorpresa para los expertos en Internet, al punto que han apodado a este país como la capital de las redes sociales y la capital de las selfies del mundo.

En octubre pasado, el país rompió todos los records de Twitter durante el popular espectáculo filipino EatBulaga. Con 41 millones de tweets, el hashtag del evento #AlDUbEBTamangPanahon le ganó a los 35,6 millones del último Mundial del fútbol en 2014, que hasta entonces había sido el acontecimiento más twitteado de la historia.

Con una tremenda inclinación hacia la expresión online, los filipinos superan el uso de Twitter como un mero entretenimiento para usarlo como una herramienta periodística.

Una nueva revolución mediática

El ascenso de las redes sociales fue una bocanada de aire fresco para los medios tradicionales de Filipinas. Aparte de causar un cambio en el patrocinio y en el uso de los medios, las redes revolucionaron la participación de la audiencia.

Las redes sociales han elevado el poder de la audiencia filipina para influir en los contenidos, en el tratamiento de las historias y hasta en la forma de presentación de las noticias. Hoy en día, los filipinos participan activamente en la documentación de los eventos y los ciudadanos se convierten en periodistas.

Según el informe digital de enero de 2015 de We Are Social, Filipinas es el líder mundial en la penetración de las redes sociales, con cerca del 94% de sus usuarios de Internet utilizando Facebook activamente. Esto supone un 40% más que en Estados Unidos.

En Filipinas, las redes sociales han demostrado ser una potente herramienta periodística, especialmente durante los desastres naturales.

Redes sociales y desastres

Desde tifones a terremotos y erupciones volcánicas, Filipinas está entre los países más vulnerables del mundo hacia los desastres naturales.

Los filipinos son especialmente adeptos a monitorear tifones a través de las redes sociales. Agencias gubernamentales, medios y ONGs han adoptado una fórmula de hashtags para curar contenido social sobre tifones. De ahí el nacimiento del hashtag que se compone por el nombre del tifón más PH, es decir: #YolandaPH, #GlendaPH y #LandoPH.

Boletines meteorológicos, niveles de inundación y otras actualizaciones de geoamenazas, así como también instrucciones de preparación y evacuación, se divulgan utilizando el hashtag apropiado. Esta fórmula de hashtags se ha convertido en una norma en las redes sociales a la hora de informar sobre tifones en Filipinas.

Una herramienta para obtener información

Además de convertirse en una herramienta para difundir información, las redes sociales también se han convertido en la fuente misma de las noticias. Las redacciones recurren a las redes en busca de información adicional como fotos y videos. Esto es así especialmente tras un desastre natural.

Los filipinos twittean, postean y actualizan constantemente sus cuentas personales después de los desastres naturales. Los periodistas emplean las redes para buscar información sobre las historias que persiguen.

Tras el súper tifón Haiyan en 2013, muchos de los videos más impresionantes emitidos por la televisión nacional fueron filmados por ciudadanos que habían documentado el hecho a través de sus teléfonos y los habían subido a las redes sociales.

Agencias de noticias filipinas como GMA News y Rappler han creado portales web para que los periodistas ciudadanos suban su material, así como también una aplicación para facilitar el envío de sus contribuciones.

GMA News ofrece YouScoop, que cuenta con una aplicación descargable vía App Store, Google Play y Microsoft Store. Los “YouScoopers” también pueden optar por etiquetar sus contribuciones en las redes sociales de YouScoop.

Una herramienta de participación cívica

La participación se ha vuelto más interactiva y en tiempo real que nunca. A través de las redes sociales, los filipinos pueden comunicarse fácil y directamente con medios de comunicación y agencias gubernamentales para estar al tanto de la información que se produce acerca de un determinado desastre natural.

El intercambio con los organismos involucrados y los medios de comunicación se ha vuelto accesible través de chats en las cajas de comentarios de los posts. Alguna vez esquivos, la TV y los medios impresos hoy están solo a un clic del hogar de las audiencias.

En 2013, las líneas de comunicación se apagaron  en las Bisayas del Este después de la recalada de Haiyan. Los sobrevivientes tuvieron dificultades para conectarse con sus seres queridos y con el mundo exterior.

Los filipinos buscaron a sus seres queridos a través de las redes sociales mientras los medios confeccionaban una lista de sobrevivientes que luego subieron a Facebook.

If you're looking for information about your loved ones who may have been affected by Typhoon Yolanda, we're posting...

Posted by GMA News on Sunday, November 10, 2013

Los ciudadanos también usan #RescuePH y #ReliefPH para comunicar las necesidades de rescate y asistencia de la zona.

Inspirar la innovación

De ser meros hashtags de Twitter, #RescuePH y #ReliefPH impulsaron la creación de plataformas de mapeo como Project Agos de Rappler, una plataforma colaborativa de comunicación que conecta a personas con agencias gubernamentales y otros actores sociales a través del mapeo en las redes sociales.

En 2014, Facebook añadió la función Safety Check. Activada por primera vez en países recientemente golpeados por desastres naturales, Safety Check permite a los usuarios seleccionar la opción “I’m Safe” o “Estoy bien”, y la notificación generará una actualización que podrán ver sus contactos. Esta función se usó por primera vez en Filipinas después del tifón Ruby de 2014.

¿Y ahora qué?

Las redes sociales han demostrado el valor que tienen en las comunicaciones para la preparación, mitigación, rescate y alivio de los desastres en Filipinas.

Las redes han empoderado a la audiencia, pero al mismo tiempo le han dado una gran responsabilidad. Debido a que Internet ofrece una amplísima selección de fuentes, las audiencias deben ser más exigentes y recurrir a noticias creíbles e informes verificados.

Mientras que los medios tradicionales en Filipinas parecen estar teniendo éxito en la adaptación y coexistencia con las redes sociales, todavía hay un amplio espectro de recursos digitales sin explotar que podría mejorar la cobertura de desastres, especialmente en términos de seguimiento de las etapas de rehabilitación y reconstrucción.

Actualmente, las respuestas del gobierno filipino en la recuperación están rodeadas de innumerables problemas. A pesar de que recaudó más de 500 millones de dólares en donaciones para las víctimas del Haiyan, aproximadamente 130.000 personas desplazadas siguen sin hogar tras este desastre.

Los medios de comunicación de Filipinas están actualmente ocupados por las elecciones presidenciales de mayo de 2016. Incluso después de dos años, las historias sobre la rehabilitación y la reconstrucción tras el Haiyan se reducen a perfiles de las víctimas desplazadas. Los informes de datos sobre los proyectos pendientes del gobierno y las donaciones faltantes son o bien insuficientes o desorganizados, lo que dificulta a las audiencias hacer un seguimiento del tema.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Storm Crypt.