Cómo El Extrarradio aporta innovación a los podcasts españoles

porJames Breiner
Jan 5, 2016 en Periodismo multimedia

En agosto de 2012, Olga Ruiz regresó de sus vacaciones de verano lista para comenzar su decimosexta temporada en la cadena de radio COPE en Barcelona.

Pero cuando se concretó su llegada, los directivos de la compañía le comunicaron a ella y a todo su equipo que estaban despedidos. "Mi mejor momento profesional comenzó cuando me despidieron. Me regalaron una segunda vida periodística".

Dos semanas después, Ruiz invitó a su equipo y a otros periodistas a su casa a cenar. Fue allí que decidieron lanzar un nuevo proyecto en base a podcasts, en el que harían reportajes de larga duración, de hasta 30 minutos, sobre temas y personajes descuidados o ignorados por los medios tradicionales y con un cuidado máximo por los elementos sonoros de cada historia.

Un camino diferente

El nuevo medio ofrecería podcasts elaborados individualmente por 14 periodistas, y cada uno de estos reflejaría la personalidad del autor en torno a sus temas preferidos de la actualidad, la literatura, la cultura o cualquier otro campo de interés.

Un año después de aquella cena, ElExtrarradio.com -el nombre con el que bautizaron a su emprendimiento- ganó el prestigioso Premio Ondas 2013 de "innovación en radio", otorgado por la Cadena Ser. El premio reivindicó la visión y el trabajo de Olga Ruiz, la directora, y de su socia principal, María Jesús Espinosa de los Monteros, subdirectora del proyecto.

Ruiz contó su experiencia a los alumnos del Departamento de Comunicación de la Universidad de Navarra el 27 de noviembre pasado.

Uno de los estudiantes le preguntó cómo saber si una idea es buena o mala y cuándo vale la pena desarrollarla.

"Todos tenemos ideas”, dijo Ruiz. “La diferencia entre que esa idea prospere o no es ponerla en práctica. Cuando la pones en práctica puede no prosperar pero al menos lo has intentado. Si no la pones en práctica, seguro que no prosperará jamás”.

Persistencia a pesar de todo

Al comienzo, El Extrarradio se financió a través de una campaña de crowdfunding que recaudó EUR4.000 (cerca de US$4.100). Con ese dinero equiparon una habitación de la casa de Olga, a modo de estudio de radio, y compraron equipos para los periodistas. La inversión inicial de cada uno de los participantes en el proyecto fue de EUR300 (US$325).

Tres años después, ningún miembro del equipo cobra un salario. Las donaciones de los oyentes se utilizan para liquidar los gastos de mantenimiento del sitio web, comprar equipos para los periodistas y otros costes de operaciones. Cada miembro del equipo se gana la vida con otras actividades, principalmente periodísticas, pero a veces también en campos ajenos, como la enseñanza o, en un caso, la venta de productos por teléfono.

La audiencia del medio ha crecido a 25.000 descargas de podcasts por mes. El sitio tiene 11.000 seguidores en Twitter y 2.600 "me gusta" en Facebook.

Ruiz reconoce que ha aprendido mucho de los pioneros del podcast en el mundo hispanohablante, como Javier Gallego de Carne Cruda y Daniel Alarcón de Radio Ambulante.

Desde septiembre, Ruiz vive de su sueldo en Radio Nacional, donde trabaja a tiempo completo como subeditora de un revista radial. Además, elabora comentarios sobre la actualidad política para seis medios más y sigue publicando su podcast Cuando éramos periodistas. Su socia principal, María Jesús Espinosa de los Monteros, también escribe para varios medios -entre ellos, trabaja para El País y Jot Down, y además elabora contenidos para su propio podcast: El látigo de Joyce- y ahora es la editora principal de los podcasts de El Extrarradio.

Crea, cree y sueña

Mantener el nivel deseado de originalidad y calidad requiere tiempo y recursos. Un reportaje de Carlos Moreira sobre las niñas de Afganistán que se visten como niños para poder ir a la escuela, las Niñas Bacha Posh, requirió que Moreira viajara a ese país y grabara las voces de esas pequeñas que, ya adultas, se convirtieron en líderes importantes.

Los podcasts de El Extrarradio han recibido varios premios periodísticos, pero según Ruiz no ha sido nada fácil llevar adelante el proyecto.

"Emprender a veces implica solo sobrevivir, y sobrevivir no es fácil. ¿Cuántas veces eres capaz de soportar la pregunta de si 'esto vale la pena'? Tienes que responder siempre que sí".

"Hacer las cosas es mucho más difícil que decir que las harás. Es mucho más gratificante también. Esto no es una película donde tienes una buena idea, la pones en marcha y vas a triunfar. No es así de sencillo".

El mensaje de Ruiz a los estudiantes de Navarra fue que la profesión les brinda la posibilidad de innovar y crear el futuro del periodismo.

“Es el momento para probar cosas, para equivocarse, para investigar, para experimentar con los recursos fantásticos que tenemos a nuestra disposición y para desplegar toda esta creatividad mientras uno está estudiando. Hay que crear, creer y soñar".

Este post fue publicado originalmente en el blog de James Breiner, News Entrepreneurs, y es reproducido en IJNet con permiso.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Jonathan Grado.