Africa Check fue clave para identificar falsos rumores durante la crisis del ébola

porAshley Nguyen
Jun 1, 2015 en Miscellaneous

Cuando el virus del ébola comenzó a expandirse por África a fines de marzo de 2014, los rumores y la desinformación se extendieron rápidamente.

El Ministro de Salud nigeriano, Onyebuchi Chukwu, anunció que el gobierno experimentaría con una droga llamada Nano Silver para curar a pacientes con ébola. Expertos en salud denunciaron dicha droga, y Chukwu sostuvo más tarde que el medicamento “no cumplía con los requerimientos del código de ética que rige las investigaciones nacionales en salud”. A pesar de haberse retractado de la decisión de probar la Nano Silver, la idea de que existía una posible cura para el ébola ya se había instalado en la mente de muchos nigerianos.

Los nigerianos no estaban centrados en una única cura: otros rumores incluían sanaciones mediante baños de agua tibia y salada, o a través de la ingesta de una bebida hecha con partes de la planta ewedu.

"En ese período inicial de inseguridad, mucha gente estaba impactada y no sabía muy bien qué hacer”, contó a IJNet el editor de Africa Check, Julian Rademeyer. "Cuando los primeros pacientes fueron diagnosticados en Nigeria, hubo mucha confusión. El gobierno particularmente estuvo buscando algún tipo de tratamiento formal”.

En un esfuerzo por contrarrestar el daño y las falsedades que estaban siendo difundidas como rumores durante la crisis del ébola, Africa Check, una organización sin fines de lucro que promueve la precisión y la veracidad en los medios y en el discurso público, investigó y difundió varios informes revelando la verdad: no había ninguna cura conocida.

Africa Check publicó varios informes echando por tierra los mitos sobre el ébola en su web, y distribuyó dicho estos contenidos en sus medios asociados, entre los cuales había varios del sur de África y de Nigeria. Muchas publicaciones (entre ellas la nigeriana Premium Times) reprodujeron dicha información con permiso.

“Si miras hacia atrás, hubo un número chocante de artículos en medios africanos y del extranjero que mostraban grados sorprendentes de ignorancia”, contó el director ejecutivo de Africa Check, Peter Cunliffe-Jones. “Desde las causas y los patrones de la enfermedad, hasta errores en la disposición geográfica básica del continente, algo que fue muy común entre los medios extranjeros. Si hubo una falla fue que, por encima de todo, hubo gente cubriendo un tema que claramente no entendía”.

La cobertura de salud es un tema prioritario para Africa Check, dijo Rademeyer, considerando el historial sudafricano de falsas curas para sus mayores problemas sanitarios, como el HIV.

"Hay una larga y trágica historia en el continente acerca de la veracidad de la que gozan, hasta cierto punto, algunas prácticas médicas fraudulentas o ignorantes”, contó Rademeyer, agregando que “el potencial de destrucción” que genera el hecho de que estas prácticas sean tomadas en serio tiene un "gran alcance".

Si bien la verificación de supuestos medicamentos y de otros temas de salud es una prioridad, Africa Check vigila todo tipo de reclamos a lo largo y ancho de Nigeria y de Sudáfrica, en donde cuenta con un personal completo. A través de periodistas freelance de confianza, la organización también ha cubierto casos en Zambia, Zimbabwe, Swazilandia y Namibia (y eventualmente espera expandirse hacia Kenya y Senegal, donde tendrá un sitio en francés).

El sitio también pone el acento en la verificación de información durante las elecciones de los países en los que trabaja. Su reciente cobertura de las elecciones en Nigeria aclaró varios puntos a los votantes. Africa Check verificó y difundió declaraciones falsas o exageradas hechas por los dos partidos que se disputaban el poder, el saliente People’s Democratic Party (PDP) y el All Progressives Congress (APC), que ganó los comicios en abril.  

Pero trabajar con funcionarios y con el gobierno de Nigeria no fue fácil, explicó Rademeyer. Normalmente, cuando África Check está investigando una declaración o una noticia, se le pide a la persona que hizo esa declaración que proporcione alguna prueba para justificar su afirmación. A partir de ahí, los verificadores buscan otras informaciones y datos disponibles.

Pero durante las elecciones en Nigeria hubo esencialmente “un silencio de muerte tanto de los partidos políticos como del gobierno”, contó Rademeyer, agregando que los funcionarios solo se contactaban con ellos después de la publicación de los informes.

Sin embargo, esta no es la primera vez África Check enfrenta obstáculos y se ve obligada a trabajar con menos información de la que quisiera. El primer año en que su personal cubrió las elecciones sudafricanas, ambos partidos políticos se resistieron a cooperar e ignoraron a esta plataforma. Ahora, la mayoría de las veces los políticos responden con rapidez y proporcionan enlaces o documentos que acreditan sus declaraciones.

Debido a que no hay una gran cultura de verificación política en los lugares en los que Africa Check trabaja, solo el tiempo hará que los funcionarios se vuelvan más cooperativos en esos lugares.

"La idea de la verificación ha estado en Estados Unidos hace al menos una década”, dijo Rademeyer. “En muchos países africanos no es algo que la gente espere ni que los partidos políticos aprecien”.

¿Buscas consejos sobre cómo chequear información? Lee estas tablas y guías de Africa Check (en inglés):

Africa Check fue el ganador del African News Innovation Challenge, un proyecto del becario ICFJ Knight Justin Arenstein.

Imagen principal con licencia Creative Commons en Flickr, vía UNMEER.