Según un estudio, la reducción de los periódicos locales afecta la política comunitaria

porJoshua Benton
Apr 12 en Temas especializados
Man and crowd

¿Qué hacen los periódicos locales fuertes? Investigaciones han demostrado que aumentan la participación de los votantes, reducen la corrupción del gobierno, hacen que las ciudades sean más saludables con sus finanzas, logran que los ciudadanos tengan más conocimientos sobre política y más probabilidades de involucrarse con el gobierno local, obligan a la televisión local a ser más competitiva, fomentan la votación por partes (y por lo tanto mayor diversidad partidaria) y hacen que los funcionarios electos sean más receptivos y eficientes.

Los periódicos locales son básicamente pequeñas máquinas que escupen democracias más sanas. Y la mejor parte es que puedes obtener los beneficios de todos esos resultados positivos, incluso si tú no los lees (en nombre de los lectores de periódicos de todo el mundo: de nada).

Ahora, un nuevo artículo sugiere que los periódicos debilitados dañan a las comunidades de una manera diferente: reduciendo la cantidad de opciones que los votantes tienen para elegir.

El artículo en Urban Affairs Review, realizado por Meghan Rubado del Cleveland State y Jay Jennings de la Universidad de Texas, examina qué sucede con las elecciones a la alcaldía en las ciudades donde se reduce el personal en el diario local. Aquí está el resumen:

Los periódicos han enfrentado desafíos extremos en los últimos años debido a la disminución en la circulación y los ingresos por publicidad. Esto ha llevado al cierre de periódicos, recortes de personal y cambios dramáticos en la forma en la que muchos periódicos cubren la política local, entre otros temas.

Este artículo sostiene que la pérdida de experiencia profesional en la cobertura de política local tiene consecuencias negativas en la calidad de la política de la ciudad porque los ciudadanos están menos informados sobre las políticas locales y las elecciones.

Probamos nuestra teoría utilizando un conjunto de información original que combina 11 periódicos locales en California con los municipios que cubren. Los datos muestran que las ciudades con periódicos con reducciones importantes de personal en la sala de redacción tuvieron, en promedio, una reducción significativa de la competencia política en las elecciones municipales.

También encontramos evidencia de que los niveles más bajos de empleados están asociados con una menor participación de votantes.

Este no es el primer documento que relaciona la salud de los periódicos con la cantidad de candidatos para cargos locales. Un trabajo del cual he sido durante mucho tiempo parcial utilizó el experimento natural del cierre de Cincinnati Post en 2007 para determinar que, en los lugares donde el periódico había tenido más lectores, "había menos candidatos para la oficina municipal... el gobierno de turno tenía más probabilidades de ganar la reelección, y la participación de los votantes y el gasto de campaña cayeron".

Pero la mayoría de las investigaciones en esta área se han centrado en el cierre de los periódicos, y los  lectores históricos de Nieman Lab saben que los cierres no son el gran problema (todavía). Casi todos los periódicos locales estadounidenses han sido cortados y cortados una y otra vez hasta llegar a dimensiones liliputienses. El Cleveland Plain Dealer no ha cerrado, pero su sala de redacción es 1/13 del tamaño que solía ser. Eso va a dejar una marca (en la democracia local).

Rubado y Jennings abordan esto observando los periódicos que reportan números de personal al censo anual de ASNE y que se encuentran en California, donde los datos de las elecciones locales son más sólidos que en otros lugares. Después de limitar su conjunto de datos a los periódicos que eran claramente el papel de registro para una comunidad y establecer controles por factores demográficos y de otros tipos, terminaron con 11 periódicos, 46 municipalidades y 246 elecciones de alcaldías distintas para analizar.

Imagínate un diario con una tirada de 10.000 ejemplares, e imagínalo en dos niveles de personal: una redacción para 18 personas o una pequeña para 3 personas. De acuerdo con los hallazgos de Rubado y Jennings, la ciudad de ese periódico probablemente tendría un candidato a alcalde adicional si estuviera cubierto por esa redacción de 18 personas que si lo fuera por esas tres pobres almas con exceso de trabajo.

Un candidato adicional puede no parecer mucho, pero lógicamente, es la diferencia entre una reelección no disputada y una competencia real, o entre una carrera entre dos personas y una batalla a tres bandas que ofrece a los votantes un 50% más de opciones. Es relevante. (Por separado, Rubado y Jennings descubrieron que cuanto más grande es la sala de redacción, menor es la posibilidad de que una elección a la alcaldía incluya solo a un titular en funciones sin oposición).

Una redacción fuerte también se asoció con un margen de victoria más pequeño para el ganador final. Volviendo a ese periódico imaginario de 10.000 ejemplares: con 5 empleados de redacción, el margen de victoria previsto en una carrera típica de alcalde es de alrededor del 50%. Con 15 empleados en la redacción, se reduce a 33%. Con 20, baja al 24%.

Del artículo: 

Creemos que estos hallazgos tienen implicaciones importantes. Los periódicos han sido siempre considerados esenciales para el delicado tejido de la democracia. En un sistema que funciona bien, los ciudadanos deben participar activamente en su gobierno y ser conscientes de las decisiones tomadas por sus representantes electos. Los periódicos son un medio de participación ciudadana, y este estudio proporciona evidencia de la importancia de este vínculo.

Cuando este vínculo no es fuerte, cuando los periódicos pierden la capacidad profesional para cumplir este rol, vemos indicios de disminución del compromiso en forma de reducción de la participación de votantes. Además, vemos indicios de que a medida que los periódicos reducen la dotación de personal, la competencia política sufre al contar con menos candidatos y desafíos. Pensamos que cuando los periódicos tienen menos personal dedicado al gobierno local, es menos probable que los alcaldes rindan cuentas a través de la provisión de información sobre sus decisiones y comportamiento.

Para este tipo de análisis, siempre está el factor de de la causalidad. Sí, la frase más obvia sería "cuando los periódicos se reducen, el compromiso político local disminuye". Pero también podría ser lo contrario: "Cuando la política local se vuelve más aburrida, los periódicos tienen más probabilidades de reducirse". O ambas tendencias podrían ser impulsadas por una tercera fuerza, digamos: "Cuando la economía de un área está en declive, el compromiso político disminuye y los periódicos tienen más probabilidades de reducirse".

Rubado y Jennings se resguardan de eso al incluir un retraso en sus cálculos numéricos. Miran los declives de los periódicos durante un año y luego las medidas de participación política en el año siguiente, lo que limita el grado en que la causalidad podría fluir en sentido ascendente.

Puedes encontrar más trabajos de Rubado aquí y de Jennings aquí. Rubado investiga principalmente los gobiernos locales, por lo que la mayor parte de su trabajo está menos relacionado con los temas del Nieman Labby, pero como politólogo que analiza el papel del conocimiento político, Jennings tiene varios artículos que pueden ser de interés. Resaltaré este nuevo, con Nicolas Anspach y Vin Arceneaux, que descubrió que la gente puede obtener conocimiento político leyendo titulares sin realmente detenerse a leer cualquiera de los artículos, pero la desventaja es que terminan volviéndose demasiado confiados respecto a cuánto realmente saben.


Este artículo fue publicado por el Nieman Lab y es reproducido por IJNet con autorización.

Imagen principal con licencia CC Unsplash, vía Miguel Henriques.