Redacción clara sobre las fechas de entrega

por Steve Buttry
Jun 27, 2008 en El ABC del periodista

Fuente:: Steve Buttry, steve.buttry@owh.com, (+1 402) 444-1345, www.notrain-nogain.com; www.poynter.org/profile/profile.asp?user=1795

 

Anticípese a las fechas límite. Las situaciones más comunes referentes a la redacción próxima a la fecha de entrega son aquellas que implican la cobertura de eventos nocturnos y el posterior regreso a la sala de redacción para que al día siguiente se pueda efectuar la publicación del artículo. Contemple la posibilidad de escribir y recabar información antes de tal evento. Los eventos en sí mismos no son interesantes y por esa razón es factible que no encuentre en éstos a muchas personas. Sin embargo, los temas que se tratan en las reuniones o eventos son de carácter relevante. Tómese algo de tiempo antes del evento para examinar la agenda y delinear los temas que deben ser cubiertos. Digamos que la reunión en cuestión trata sobre el eventual recorte presupuestal en los programas escolares para la enseñanza del inglés como segunda lengua. Hable con los profesores correspondientes, con los alumnos, sus padres y con los defensores de los niños que no hablan inglés antes de dicha reunión. Realice previamente los reportajes referentes a los cambios que se vienen registrando en estos programas. Por consiguiente, la redacción luego de la reunión consistirá simplemente en varios párrafos resumiendo los puntos tratados, el resultado de la votación y algunas citas interesantes extraídas de la reunión.

 

Escriba, no se detenga a reflexionar. Uno de los elementos que causa la mayor pérdida de tiempo cuando se aproxima una fecha de entrega es el encabezado. No se detenga a reflexionar prolongadamente en el contenido del encabezado. Escriba una oración clara y representativa: “La Junta Directiva del Distrito Escolar votó a favor el martes por el recorte de subsidios para los programas de enseñanza del inglés como segunda lengua”. Esto le permitirá comenzar a escribir. Siga escribiendo. Es posible que a medida que vaya avanzando en el texto se le ocurra otro encabezado. Luego puede retomar el encabezado y realizarle las correcciones correspondientes junto a otras posibles modificaciones que deba efectuar en algún párrafo. De esta forma tendrá más material escrito que el que tendría si hubiese intentado escribir dos o tres encabezados mientras que pensaba con preocupación frente a la pantalla en blanco. No puede dedicarle tiempo a estas cosas cuando se acerca una fecha de entrega. Escriba el artículo, y seguramente el contenido del mismo lo inspirará para escribir un muy buen encabezado. Aunque no sea así, de todas maneras tendrá una historia más sólida si escribe un encabezado simple y representativo seguido por un texto completo y bien redactado. Que si escribe un encabezado complejamente elaborado, seguido por un texto inconcluso e inconsistente.

 

Escriba mientras recaba información. Si está realizando entrevistas telefónicas, seguramente tendrá algunos minutos libres cuando lo hacen esperar o mientras que aguarda a que le devuelvan el llamado. Comience a transcribir la información que recabó en su última entrevista en el formato en que redactará el artículo. Aunque no sepa exactamente cuál será la ubicación de tal información, escriba algunos párrafos a efectos de adelantar el trabajo. Escriba un encabezado basándose en lo que sabe en ese momento. Además de contribuir a impulsar el proceso de redacción, esto lo ayudará a canalizar y determinar los aspectos que restan por cubrir. Cuando escribe mientras recaba información, le permite continuar investigando sobre la proximidad de las fechas de entrega. La redacción parcelada, interferida con reportajes e interrupciones frecuentes puede desembocar en una narración convulsiva. Debe utilizar el tiempo que le sobre para leer el texto e identificar toda anomalía que interfiera con la fluidez armoniosa de la historia. Si se encuentra cubriendo un acontecimiento en particular y necesita volver rápidamente a la sala de redacción o al hotel para comenzar a escribir, lógicamente no puede escribir mientras que cubre dicho evento. No obstante, comience a escribir o elabore un resumen de la historia en su mente o en su libreta de apuntes cuando se encuentre esperando. De esta manera cuando se siente frente al computador podrá comenzar a escribir con mayor rapidez.

 

 

Identifique los puntos esenciales de la historia. Decida desde un principio cuáles son los puntos básicos de su historia, quién, qué, cuándo, dónde. Estos son los puntos que responden a los mínimos estándares periodísticos y le aseguran recibir un cheque de sueldo cada semana. Esto debe representar su primer objetivo. Por lo general estos aspectos fundamentales pueden ser cubiertos con la información brindada por una o más fuentes oficiales.

 

Identifique el tema central de la historia. Decida desde un principio cuál será el tema central de la historia, el tema que incitará a los lectores a llevarse el artículo al trabajo o a leerlo sentados en una cafetería. Este es el tema que sus editores y lectores recordarán, el tema que determinará cuán bueno fue su trabajo. Puede ser que dentro de este concepto se incluyan las preguntas cómo, por qué, entonces qué, o cuánto, o bien puede estar relacionado a las preguntas quién, qué, cuándo, dónde, pero desde un ángulo más analítico. El tema central de la historia comprende aspectos tales como el contexto, la trama, los personajes y el diálogo. Debe buscar aquellos elementos que contribuyan a que la historia sea memorable. Este es su objetivo final. Para establecer y conjugar todas las aristas del tema central es posible que deba recurrir a fuentes que no sean oficiales: testigos, víctimas, vecinos.

 

Asegúrese de los puntos esenciales, luego dedíquese a contemplar el resto. Si no se encuentra próximo a la fecha de entrega, puede recabar prematuramente la información para cubrir los puntos básicos de la historia y paulatinamente sumarle los elementos necesarios para consolidar globalmente el relato. También puede abocarse primero a cubrir los aspectos más complejos  y asegurarse de que tendrá el tiempo suficiente para responder después los puntos elementales de la historia en cuestión. Cuando se encuentre próximo a la fecha de entrega, asegúrese de identificar rápidamente a las fuentes potenciales que podrían brindarle la información referente a los puntos básicos del tema e intente obtener tales datos lo antes posible. Luego diríjase a las fuentes que le puedan brindar la información necesaria para cubrir los aspectos complementarios. Es posible que no pueda obtener todos los datos necesarios como para presentar íntegramente la historia el día de la entrega. Deberá tratar de escribir una historia subsiguiente que esté relacionada con el tema en cuestión o deberá esperar hasta la edición del domingo para publicar un artículo de seguimiento. Aunque no llegue a cumplir con los plazos establecidos, no se desaliente, inténtelo. Piense que si no llega a cubrir los puntos más complejos de la historia igualmente contará con el material necesario como para mejorar los puntos primarios.

 

Repase frecuentemente. Antes y después de cada entrevista, examine rápidamente qué le queda por cubrir a efectos de consolidar  los puntos básicos o complejos de la historia. Repase rápidamente tales elementos en su cuestionario. Diríjase a las fuentes que probablemente puedan brindarle esa clase de información. También evalúe si la nueva información estaría cambiando algún aspecto del tema central o de los puntos básicos de la historia.

 

Evite las entrevistas redundantes. Si no tiene el tiempo suficiente para entrevistar a todas las fuentes, evite consultar a aquellas que piensa que le darán información redundante. Por ejemplo, en una nota sobre un crimen o una catástrofe, una sola fuente oficial le puede brindar todos los datos necesarios como para cubrir los puntos elementales. Una vez que haya conseguido esto, puede intentar contactar a fuentes que no sean oficiales para que le brinden a la historia una faceta más humana, en lugar de dirigirse nuevamente a las fuentes oficiales. Si tiene tiempo, habrá otras fuentes oficiales que le pueden brindar mayores detalles, pero recuerde que los puntos complejos de la historia generalmente se cubren con la información provista por fuentes no oficiales. Si no ha podido identificar aún a las fuentes no oficiales, es probable que las oficiales lo conduzcan hacia ellas.

 

No la complique. Mike Williams del Cox Newspapers aconseja: “Simplifíquelo, lo la complique. No pierda el tiempo con detalles que no revisten importancia para los lectores”.

 

Gane tiempo utilizando la Internet. Realice búsquedas a través de la Internet para encontrar información que pueda contribuir a la historia. Puede que encuentre el informe de una fuente a la cual no puede contactar por teléfono el día de la entrega. Puede que encuentre antecedentes. Puede encontrar gente a la cual contactar. Puede encontrar indicios que confirmen la dirección del enfoque de su historia. Tenga cuidado con las fuentes que utiliza y no pierda tiempo adentrándose en callejones sin salida. Dependiendo de la información que posee y de la proximidad de su fecha de entrega, la búsqueda en Internet puede resultar beneficiosa o por el contrario perjudicial. A menudo se justifica por lo menos realizar una búsqueda concisa.

 

Plan I para resolver situaciones inesperadas. Si se encuentra cubriendo un evento deportivo o una jornada electoral, deber estar preparado para solucionar situaciones inesperadas. David O’Brien del Atlanta Journal-Constitution aconseja: “Si lo considera necesario, tenga preparada una segunda historia en caso de que se produzca un cambio inesperado en el último momento; asegúrese de tener preparado material de reserva para la publicación o información antecedente sin importar cuál sea el resultado final”.

 

Plan II para resolver situaciones inesperadas. Kathy Brister del Atlanta Journal-Constitution aconseja: “Esté preparado para enfrentar lo inesperado. Guarde un archivo con citas actualizadas, investigaciones y otros detalles que puedan ofrecer al día siguiente una perspectiva complementaria de una historia de último momento”.

 

Reserve tiempo para guardar la información. Si no se encuentra en la sala de redacción, recuerde que debe reservarse un tiempo para guardar la información. Asegúrese de tener una línea de teléfono a su disposición y verifique si la misma efectivamente funciona, y termine de escribir con el tiempo suficiente como para archivar y guardar la historia. Recuerde hacerlo dos veces para estar completamente seguro.

 

Recursos útiles para la redacción próxima a las fechas de entrega

 

 

"Conquering deadline writing",  compilado por Laurie Hertzel del  Star Tribune de Minneapolis:

http://www.notrain-nogain.com/Train/Res/Write/conq.asp

 

Sitio electrónico del Providence Journal's, "Power of Words":

http://www.projo.com/words/past.htm#deadline

 

Sitio electrónico de Bob Baker, "Newsthinking":

http://www.newsthinking.com/story.cfm?SID=130

http://www.newsthinking.com/story.cfm?SID=163

 

"Write Now", de Roy Peter Clark:

http://poynter.org/content/content_view.asp?id=3584

 

"Making Friends With A Clock: Time Management for Writers", de Chip Scanlan:

http://poynter.org/content/content_view.asp?id=10466

 

"Storytelling on Deadline", de Chip Scanlan:

http://poynter.org/content/content_view.asp?id=5393