Para publicar artículos de investigación en contextos represivos, prueba con las páginas de negocios

por Jessica Weiss
Sep 8, 2014 en El ABC del periodista

En Zimbabwe, donde el gobierno de Robert Mugabe le ha cerrado prácticamente todos los caminos a los medios de comunicación, existe un medio al que le está yendo bien: The Source, el primer servicio de noticias financieras del país. Y en China, donde el periodismo político está fuertemente controlado, la publicación diaria de negocios Caixin difunde reportajes de primer nivel, tanto en su versión impresa como online.

En todo el mundo los periodistas que trabajan en lugares hostiles a la libertad de expresión aún tienen la posibilidad de publicar artículos de investigación contundentes a través de las páginas de economía. Un nuevo informe del Center for International Media Assistance (CIMA), “El periodismo económico prospera, incluso bajo regímenes represivos”, (en inglés) afirma que informar sobre mercados y empresas “puede ayudar a facilitar la cobertura de temas que de otra manera no podrían emerger en esos contextos”.

“Nuestra fortaleza es que las noticias económicas se perciben como menos amenazadoras” dijo al CIMA el editor en jefe del Source, Nelson Banya, antiguo corresponsal de Reuters. The Source tiene periodistas por todo Zimbabwe y con frecuencia los principales medios del país publican sus artículos.

Según Freedom House, la libertad de prensa en el mundo ha llegado a su nivel más bajo en más de una década. En su reciente informe anual, La Libertad de Prensa en 2014, Freedom House señala que solo el 14 % de la población mundial vive en países con libertad de prensa. En el resto del planeta los periodistas pueden ser censurados, encarcelados o incluso ser castigados de peores formas por publicar la verdad.

Pero en las páginas de economía frecuentemente la situación es distinta. “Los periodistas que cubren empresas informan acerca de malas gestiones y denuncian negocios turbios –y a veces incluso difunden casos de corrupción oficial– que de otro modo podrían no publicarse nunca”, escribe Don Podesta, autor del informe y gerente y editor del CIMA.

Para Podesta, “la expansión del periodismo económico y de negocios no es un sustituto de los medios de comunicación libres e independientes”. Sin embargo es una señal de que la demanda de información veraz y confiable es importante y está en pleno crecimiento.

Esta demanda proviene de los gobiernos, que necesitan información precisa y actualizada sobre la actividad empresarial, así como también de las propias empresas, que buscan datos acerca de las condiciones del mercado y de sus competidoras, afirma el informe.

En China “la prensa económica ha mejorado notablemente en los últimos cinco años”, dice Joyce Barnathan, presidenta del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) y a cargo de una maestría en periodismo financiero en la Universidad de Tsinghua, Beijing. Para ella, algunas áreas del periodismo de investigación están prosperando en China: “Los periodistas económicos hacen preguntas difíciles ahora”.

Las autoridades chinas “entienden que se necesitan más periodistas especializados que puedan escribir sobre economía”, dijo a CIMA Jane Sasseen, instructora del programa de la Universidad de Tsinghua. “Hay mucha más libertad y flexibilidad en ese ámbito”.

Otros países que están experimentando fenómenos similares son Kenya, Sudáfrica, Nigeria, Rusia, Camboya, Malasia y varios países latinoamericanos, según CIMA.

Pero si bien el contexto por ahora es amigable con la prensa económica de Zimbabwe, Banya sabe que la situación podría cambiar en cualquier momento. “Las condiciones económicas están empeorando”, dice. “Si las cosas van mal, el gobierno puede arremeter... Por ahora, disfrutamos de la paz, pero yo no apostaría a que esta situación continuará para siempre”.

Jessica Weiss es periodista freelance y vive en Bogotá.

Imagen con licencia Creative Commons, vía John Ragai en Flickr.