Haití y República Dominicana: un conflicto con poca cobertura

porJulie Schwietert Collazo
Jul 8, 2015 en Temas especializados

En la era de las redes sociales, en la que cualquier persona con un dispositivo móvil puede subir audios, videos, fotos u observaciones de 140 caracteres sobre situaciones que haya presenciado en cualquier parte del mundo, resulta difícil creer que una noticia importante pueda ser pasada por alto. Y mientras periodistas y medios tratan de diferenciarse unos a otros, casi ninguna piedra queda sin remover cuando se trata de desenterrar historias.

Sin embargo, como el historiador y profesor Greg Grandin escribió en el blog de The Nation el 12 de junio, hay por lo menos un hecho grave que está desarrollándose y al que nadie parece estar prestándole la debida atención.

“En cuatro días, cientos de miles de personas del hemisferio occidental se quedarán sin Estado”, dijo, explicando la situación en la República Dominicana que terminará con la deportación de miles de personas de ascendencia haitiana nacidos en ese país y que son, por lo tanto, ciudadanos dominicanos. En el momento en que el post fue publicado, sin embargo, los medios estadounidenses ignoraban la historia por completo. “¿Dónde está la prensa estadounidense?”, se preguntaba Grandin. “¿Por qué no está cubriendo esto?”

Además de Grandin, hay por lo menos dos periodistas más que residen en Estados Unidos que sí están atendiendo el tema. Nathalie Baptiste, hija de inmigrantes haitianos asentados en Estados Unidos, escribió sobre la escalada del conflicto para la corresponsalía latinoamericana de Associated Press, y Rachel Nolan, una investigadora especializada en la historia de América Latina, escribió acerca de la revocación de la ciudadanía en el número de mayo de 2015 de la revista Harper (el artículo, al que solo podían acceder los suscriptores, ahora está disponible gratuitamente y es una lectura esencial para entender el problema).

Me contacté con Baptiste y Nolan por correo electrónico para hacerles consultarlas acerca de por qué el problema entre Haití y República Dominicana no está siendo cubierto en profundidad fuera de la isla. También les pregunté de qué manera pueden informarse los lectores y cómo las redacciones pueden hacer un mejor trabajo para cubrir lo que ocurre en esta zona.

¿Por qué la cobertura sobre República Dominicana (RD) y Haití es tan pobre en los medios estadounidenses?

 

Baptiste: La política latinoamericana no es “sexy” en este momento. Desde el 11 de septiembre, los ojos están puestos en Medio Oriente.

Nolan: La cobertura de noticias internacionales de los grandes periódicos ha caído por motivos económicos. Muchos lugares ahora dependen de AP y de Reuters para la cobertura de América Latina, fuera de los grandes centros periodísticos como México D.F. o San Pablo. A menos que haya una crisis como un terremoto, República Dominicana y Haití simplemente no se consideran noticiosos como sí lo son, por ejemplo, Siria o China.

 

Los lectores que tienen poco o ningún conocimiento acerca de RD y Haití (y, especialmente, de la relación entre ambos países), ¿qué deben saber para comprender lo que está ocurriendo hoy sobre las deportaciones?

 

Baptiste: Para comprender lo que está pasando entre RD y Haití hay que remontarse a los días de la colonia. Después de que los esclavos haitianos triunfaran en su revuelta, los colonizadores españoles que vivían en la frontera temieron que sus esclavos tuvieran la misma idea. Demonizaron a sus vecinos de piel más oscura, haciendo que los dominicanos creyeran que su tez más clara era superior.

Este sentimiento se prolongó a los siglos XIX y XX, e incluyó una violenta masacre de haitianos por parte del presidente dominicano Trujillo y sus soldados. Mientras Haití caía cada vez más profundamente en el caos económico y los haitianos comenzaban a cruzar la frontera en búsqueda de mejores oportunidades, la idea de que eran “inferiores” ya estaba bien arraigada en la cultura dominicana. Usaron a los haitianos como chivos expiatorios de todos sus males, a la vez que dependían de ellos como mano de obra.

Nolan: La gente debe saber que los inmigrantes no son el único grupo sujeto a las deportaciones. Los dominicanos con padres haitianos, a quienes se les quitó la ciudadanía por una decisión de la corte constitucional de RD en 2013, también corren el riesgo de ser expulsados del país en que nacieron. Haría hincapié asimismo en que no hay un odio profundo y primigenio entre ambos países. Este ensayo es un buen comienzo para quienes deseen comprender la relación entre RD y Haití.

 

¿Hay periodistas en alguno de los dos países cuyo trabajo sigan y puedan recomendar a los lectores, especialmente a los reporteros locales que escriben en español (la lengua oficial de RD) o creole (la lengua oficial de Haití)? ¿Hay blogueros para recomendar?

 

Baptiste: Ese es un gran problema. Debido a que esta es una historia poco difundida, muy pocas personas en el lugar están cubriendo el evento en vivo. Dicho eso, VICE News ha enviado algunos periodistas como Mónica Villamizar y Eric Fernández para monitorear los hechos mientras se desarrollan.

 

Nolan: Buena pregunta. Isabel Leticia Leclerc ha hecho una buena cobertura para Listín Diario. Fausto Rosario Adames también ha cubierto el tema en acento.com.do (en general, su trabajo ha sido bueno sobre este tema). Deisy Toussaint es una joven escritora dominicana incipiente de ascendencia haitiana que ha escrito notas hermosas acerca de cómo el problema la ha afectado personalmente. Ezra Fieser es un periodista de habla inglesa radicado actualmente en Santo Domingo y que está siguiendo el tema. Lamentablemente no hablo creole, pero imagino que los periodistas haitianos también están cubriendo esta situación.

 

¿Los medios deberían invertir en enviar periodistas a hacer coberturas desde el lugar?

 

Baptiste: Es fácil quedarse en la redacción y hablar de la relación entre RD y Haití y hacer especulaciones. De cualquier modo, a menos para mí, el trabajo más importante de un periodista debe ser incluir el elemento humano en su reportaje. Los lectores podrán conectarse con la historia e interesarse en el tema si les mostramos ejemplos de la vida real sobre lo que está pasando en RD ahora.

 

¿Qué papel deberían cumplir los ayudantes humanitarios en relación al periodismo (como fuentes o en otros roles)?

 

Baptiste: Creo que es importante que sean fuentes. Después de todo, ellos son quienes trabajan con las personas afectadas. Los ayudantes humanitarios en RD pueden ser una excelente fuente de ejemplos reales acerca de qué es lo que está pasando.

 

Nolan: Pueden ser fuentes útiles, pero no se les puede pedir que sean contactos o trabajen para nosotros porque sería un obvio conflicto de intereses. Son más útiles como fuentes iniciales al comienzo de una investigación, y pueden ayudar a mediar para conseguir contactos con personas que de otro modo serían reacios a hablar con extraños.

 

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía HOPE Art.