El periodismo y la agenda de datos abiertos en América Latina

porJuan Manuel Casanueva
Oct 14, 2015 en Periodismo de datos

La realidad de los datos abiertos se ha expandido considerablemente en la mayoría de los países de América Latina. Defensores de los datos abiertos de organizaciones tecnológicas y de la sociedad civil se esfuerzan continuamente para que los gobiernos presten atención a su agenda, y también generen datos públicos por su propia cuenta desde 2011.

En 2014, una iniciativa regional de investigación de datos abiertos, ILDA, fue lanzada para promover y evaluar el impacto y la evolución de los datos abiertos en la región. Y, el año pasado, algunos gobiernos inauguraron portales de datos abiertos y comenzaron a abrir programas nacionales y locales.

A pesar de que la realidad de los datos abiertos involucra sobre todo a organizaciones de la sociedad civil y gobiernos, se han hecho esfuerzos específicos para incluir a otros actores clave como los periodistas.

En septiembre -junto a ONGs, activistas, científicos de datos y funcionarios de gobierno- periodistas de México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Bolivia, Perú, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay participaron activamente en Santiago de Chile del encuentro anual de datos abiertos latinoamericanos: la desconferencia AbreLatam y la conferencia ConDatos.

Como ha ocurrido anteriormente en Montevideo, Uruguay (2013), y  en México D.F. (2014), distintos defensores de los datos abiertos y usuarios de casi todos países de habla española y portuguesa se reunieron para discutir cuestiones relacionadas con la apertura de datos y su uso, para compartir experiencias y lecciones aprendidas en sus proyectos, y para direccionar colaborativamente los esfuerzos y desafíos comunes.

Los periodistas de investigación y de datos tradicionalmente han colaborado entre sí, utilizando e incluso abriendo datos de muy distintos niveles de acceso público en América Latina. Incluso en contextos donde el acceso a las leyes de información no existe y, por tanto, no hay obligación de proporcionar datos en formatos abiertos, los periodistas han reunido fuentes de datos y ejecutado proyectos para hacer que estos datos queden públicamente disponibles y utilizables.

Proyectos de datos como Voz Data de la La Nación Data  y Cuentas Juradas de Ojo-Público demuestran que las iniciativas periodísticas pueden proporcionar datos utilizables sobre la información más básica de un país, y además generar reportajes en profundidad de gran impacto. Y, debido a que las unidades de periodismo de datos están aumentando en la región, los periodistas están demostrando que son uno de los principales "infomediarios" en este nuevo ecosistema, y que tienen la capacidad de analizar lo que sucede en la sociedad, descubrir prácticas ilegales y contar historias basadas en datos.            

Durante los encuentros AbreLatam y ConDatos, el rol del periodismo en la comunidad de datos abiertos fue alabado pero también desafiado. Tanto las organizaciones de la sociedad civil como los gobiernos necesitan saber más acerca de la manera en la que los periodistas generan y usan los datos en su trabajo diario. Las prácticas periodísticas definitivamente fortalecerán proyectos y actividades de datos de otros actores.

Si los funcionarios de gobierno trabajaran más de cerca con los periodistas de datos, tendrían una mejor idea sobre la demanda de datos públicos (lo que incidiría positivamente en los esfuerzos de apertura de datos) y recibirían, además, una retroalimentación más detallada sobre la calidad de los datos públicos abiertos.

Por otro lado, los periodistas de América Latina están ansiosos por tener más datos que, además de ser accesibles al público, puedan ser fácilmente utilizables y digitalmente legibles. La falta de datos abiertos es considerado uno de los elementos que limitan el periodismo de datos en la región, al punto que es común escuchar a periodistas decir que “si hubiera suficientes datos en mi país, podríamos producir reportajes todos los días”.

En los últimos años se hicieron esfuerzos para romper las estructuras tradicionales y reunir a tecnólogos, periodistas y organizaciones de la sociedad civil. Como becario ICFJ Knight he fomentado el desarrollo de proyectos multidisciplinarios y comunidades de datos en la región. Está aumentando el número de periodistas que participan en comunidades de datos abiertos y su involucramiento activo será clave para fortalecer el periodismo y la agenda de datos abiertos.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Abre Latam.