Diez claves para crear una animación de datos

porWilson Liévano
Sep 18, 2014 en Miscellaneous

_El periodista Wilson Liévano destinó su beca John S. Knight de 2013 a la exploración de distintas formas de usar animaciones de datos para contar historias. Así, creó Animated Press, un estudio de animación de noticias, y produjo videos animados que fueron publicados en The Guardian, Al-Jazeera y el Wall Street Journal. Este mes, Liévano ofrecerá seminarios online abiertos a través del Instituto para la Justicia y el Periodismo, que podrán ayudarte a crear tus propios videos animados utilizando el software en la nube gratuito Moovly. Le pedimos a Liévano que compartiera con nosotros sus principales consejos para producir animaciones de datos._

1. Define tu concepto

Buena parte del éxito o el fracaso de tu animación radica en qué tan bien puedes definir lo que vas a contar. Solo tienes un par de minutos para explicar tu tema, así que elige con cuidado los aspectos en los que te centrarás. Puedes responder a una sola pregunta o explicar todos los aspectos de un tema determinado, pero necesitas saber exactamente qué es lo que vas a decir al respecto. Piensa en esto como si fueras a definir el copete de un artículo de prensa.

2. Tómate tiempo para elaborar el guión gráfico

El guión gráfico es la columna vertebral de cualquier animación, incluso cuando utilizas un programa como Moovly, que ya incluye imágenes y animaciones prediseñadas. Tómate tu tiempo para dibujar y describir exactamente qué movimientos se producirán y en qué orden, escena por escena. Tu guión gráfico debería incluir el texto completo de la voz en off, palabra por palabra, a fin de tener una idea aproximada de la longitud total de la animación. Y no olvides detallar efectos de sonido, colores y música si es necesario.

3. Haz una prueba

Las ideas que se ven bien en papel a veces no se traducen de forma correcta a la pantalla. Para evitar esa situación, toma imágenes de los bocetos que hiciste para cada escena, súbelas a un software de video y haz un breve libro animado; eso te dará una idea de cómo se vería en la pantalla. Este pequeño truco te llevará diez minutos de trabajo, pero puede ahorrarte horas más adelante.

4. El sonido primero, las imágenes después

El sonido es la base de toda animación. Determina cuánto tiempo de pantalla tendrán tus elementos visuales. Si grabas el audio primero, sabrás exactamente dónde empezar y terminar una animación, dónde dejar lugar para los efectos de sonido o para el silencio y dónde utilizar imágenes para destacar lo que se está diciendo.

5. Simplifica tus datos

Tu primer impulso puede ser el de animar todos los datos de los que dispones, pero el tiempo y la atención de los espectadores es limitado, y un aluvión de números y gráficos en la pantalla podría abrumarlos. En lugar de eso, utiliza sólo los aspectos más importantes de los datos con una narrativa convincente, que aliente al espectador a explorar el resto de tus números después de terminar de ver la animación. Piensa en la animación como un canal que transportará solo los aspectos más importantes de los datos que posees.

6. Sé creativo con tus visualizaciones

Ahora que seleccionaste los aspectos más destacados de los datos que quieres animar, piensa en cómo quieres representarlos visualmente. Claro que puedes utilizar líneas, barras y otro tipo de gráficos, pero hazlo con moderación o correrás el riesgo de convertir tu animación en un presuntuoso show de diapositivas. Utiliza otros elementos gráficos como íconos, personajes y textos para encontrar otras formas de contar la historia que hay detrás de los números.

7. Hazlo breve: entre dos y tres minutos

Para mi primera animación elegí un tiempo total de ejecución de cinco minutos, porque consideré que el audio era pegadizo y la duración suficientemente breve. Después de todo, si alguien te dice que va a explicar algo en cinco minutos no parece demasiado tiempo. Pero en términos online es una eternidad. La mayoría de los editores de videos online aconsejan una longitud de entre dos y tres minutos para mantener la atención de tu audiencia.

8. Que tus imágenes se mantengan en movimiento

El hecho de que la capacidad de atención del espectador promedio sea de tres minutos no significa que no pueda perderse en el camino. Desde la primera escena estarás librando una batalla para mantener el interés de tus espectadores. Un error común de principiante es dejar elementos en la pantalla por demasiado tiempo o, peor aun, mantenerlos estáticos hasta que termine la voz en off de una escena en particular. Cuando no hay nada moviéndose en la pantalla, el espectador lo interpreta inconscientemente como una señal para dejar de prestar atención. Para evitar esto, configura los elementos para que siempre esté sucediendo algo.

9. No exageres los movimientos

Si bien deseas que siempre haya movimiento en la pantalla, puedes exagerar si colocas demasiadas cosas que compitan al mismo tiempo por la atención del espectador. ¿Has visto de qué manera los buenos diseñadores confeccionan una revista para que los lectores sigan una línea narrativa? Puedes hacer lo mismo en una animación. Tú controlas lo que ven y cuándo lo ven, pero la sutileza es la clave. La acción debe fluir de manera natural. Confía en tus instintos y tu gusto para encontrar ese punto intermedio.

10. No te olvides de tus fuentes

Muchos animadores olvidan esto. Puedes enlistar a tus fuentes y a lecturas adicionales en los créditos finales o en la descripción de la animación. Es una buena manera de atraer a los espectadores al resto de tus datos o al contenido que tuviste que dejar fuera de la animación.

Recursos: encontrarás varias plantillas para guiones gráficos en The Flying Animator Blog. Todas tienen ventajas y desventajas; simplemente elige la que te resulte más funcional. No es fácil encontrar música y efectos de sonido gratuitos, pero podrás encontrarás algo de esto en Audio Jungle. Parte de su contenido está a la venta, pero no es muy costoso.

Wilson Liévano se desempeña actualmente como coordinador multimedia para Wall Street Journal Americas y está trabajando para difundir conocimientos sobre animación de datos a sus colegas periodistas.

Este artículo fue publicado originalmente en el blog de las John S. Knight Journalism Fellowships en Stanford y es reproducido por IJNet con permiso.

Imagen cortesía de Aurelia Ventura / IJJ.