Desconéctate y ten en cuenta estos 24 consejos para encontrar el tema de tu próximo reportaje

porDavid Brewer
Sep 12, 2014 en El ABC del periodista

Los periodistas que trabajan en redacciones modernas se benefician del flujo constante de cables de agencias, redes sociales y herramientas de mensajería. Esto les permite un intercambio instantáneo con las fuentes y una recepción de prácticamente toda la información sin tener que levantarse de sus escritorios.

Pero antes que existiera Internet, el periodismo dependía de otros métodos para encontrar noticias y verificar hechos. Y eso implicaba salir a la calle, hacer contactos, seguir pistas, llegar a callejones sin salida, retroceder y comenzar de nuevo. Muchas de las habilidades que exige el llamado “periodismo de calle” siguen siendo válidas.

Periodismo de calle

Si llegas a la reunión editorial diaria de tu medio sin una sola idea de reportaje, estás en el trabajo equivocado.

Los comunicados de prensa, los eventos diarios y los cables de noticias desempeñan su papel en la rutina diaria de las noticias –y, por desgracia, un papel demasiado grande en algunos medios de comunicación–, pero el periodismo que resulta de esas fuentes siempre estará impulsado y promovido por otros.

Un periodista debe vivir y respirar noticias las 24 horas del día, los siete días de la semana y los 365 días del año. Esto significa que no hay excusas para llegar a la redacción con la mente en blanco y sin ideas. El verdadero periodismo no conoce de turnos rotativos que, por cierto, existen únicamente para que las redacciones funcionen bien. El periodismo es una vocación, no un trabajo.

Entonces, ¿qué fuentes utilizaban los periodistas en los tiempos anteriores a la web para sus noticias? A continuación te proporcionamos 24 consejos para que obtengas potenciales insumos para tus reportajes, de forma de que siempre cuentes con ideas en mente y no tengas que llegar a las reuniones matinales de redacción buscando un lugar para esconderte.

Todas estas sugerencias vienen de los días en los que yo era periodista de un periódico local y se me juzgaba mucho más por las historias que encontraba que por las que me encargaban.

El verdadero periodismo no conoce turnos: es una vocación, no un trabajo.

Tus soldados y espías

Son personas que, en tu nombre, detectarán cambios alrededor y te notificarán de cualquier evento inusual. Puede tratarse del cartero, del diariero, del lechero o del almacenero. Son contactos particularmente útiles, pero es preciso invertir tiempo en conocerlos. Personal de seguridad de clubes nocturnos, repartidores, empleados de correos o de bares locales son todos contactos valiosos. Construye una red con este tipo de contactos.

Hazte amigo de todos los que transiten o caminen a diario por tu territorio.

Mira las vitrinas

Reuniones locales, objetos perdidos y encontrados; de hecho, todos los anuncios escritos a mano que aparecen pegados en las vitrinas de las tiendas pueden convertirse en una historia. Muchos pueden parecer prometedores, pero hará falta anotar los números de teléfono y hacer algunos llamados para comprobar si se convierten en buenas historias.

Siempre lee cuidadosamente los anuncios publicados en las vitrinas de las tiendas locales.

Todos tienen una historia para contar

Comienza con figuras públicas, pero amplía el círculo e incluye a todos: artistas, académicos retirados, comerciantes, líderes empresariales, líderes sindicales, limpiadores, barrenderos. Elabora una lista y lleva un diario. Haz por lo menos una entrevista a la semana. Algunas serán un desperdicio y nunca las usarás, pero otras pueden ser explosivas: todos tienen una historia.

Llamados diarios

En el primer periódico para el que trabajé solíamos referirnos a esto como “hacer los llamados”. Cada día, uno de nosotros era enviado a la recepción de la estación de policía, de bomberos o de ambulancias. Podríamos haber consultado si había alguna novedad por teléfono, pero no hubiéramos conseguido ni la mitad de la información que nos daban si no hubiéramos golpeado puertas y conversado acerca de los hechos con una taza de té de por medio. Este toque personal también puede redundar en que seas el primero en recibir el aviso cuando una gran noticia esté a punto de salir. Visita los servicios de emergencias con regularidad.

¿Qué está pasando en los tribunales locales?

Aquí debes tener cuidado con las cuestiones jurídicas, pero si conoces bien tu territorio, te enterarás de algunos de los casos en proceso. Esta fuente de noticias implica principalmente estar en un estado de alerta permanentemente. Asegúrate siempre de obtener la lista de casos. Una vez que la tengas, puedes llevar a cabo una investigación de antecedentes. No podrás publicar esta investigación hasta que el caso esté cerrado y exista un veredicto pero, una vez esto ocurra, estarás un paso por delante del resto, con un artículo que brinde una visión completa acerca de la historia.

Los listados de las cortes son una gran fuente para futuros reportajes.

Planeamiento y desarrollo

La oficina local de planeamiento es a menudo una fuente de grandes novedades. Allí podrás averiguar qué proyectos se han aprobado, cuáles se han rechazado y cuáles fueron objeto de algún recurso. Busca los nombres de las empresas constructoras. Analiza los registros. Apunta las zonas en las que se han interpuesto recursos. Ve al lugar y habla con los vecinos acerca de qué les parece la decisión. Sigue excavando; encontrarás grandes historias en la oficina de planeamiento. Pon atención en los nuevos trabajos de construcción y ve a los registros para hacer un seguimiento del proceso de planificación. Busca lo inusual.

Analiza de cerca los recursos de amparo; por lo general esconden buenas historias.

Encuestas originales

Comprate un block de notas y escribe 10 preguntas sobre un tema candente a nivel local. A continuación, dirígete a zonas comerciales, estaciones de ferrocarril, etc., e invita a la gente a participar. Trata de entrevistar a 100 personas. Después lee todas las respuestas y reflexiona acerca de lo que la encuesta refleja. Piensa con quién deberías hablar a continuación para convertir tu investigación en un reportaje. No olvides preguntar a las personas que entrevistas si te dan su permiso para citarlas. Algunas querrán permanecer anónimas; no hay problema con eso, siempre y cuando puedas asegurar que la cita es real.

No tengas miedo de realizar tu propia encuesta sobre algún tema local.

Preocupaciones locales

Una vez más, sal a la calle y pregúntale a la gente qué es lo que más les preocupa, qué es lo que les gustaría cambiar, qué es lo que más les molesta y qué es lo que les gustaría que sucediera en la ciudad. Qué les gusta y qué no les gusta. Categoriza las preocupaciones que surgieron por tema. Por ejemplo, si a alguien le preocupan las grandes demoras para obtener un turno médico o conseguir una cita para una operación, colócalo bajo la categoría “Salud”. Si alguien está enojado porque el último autobús que lo lleva a su casa sale a las 10:00 PM, colócalo bajo la lista “Transporte”. Trata de encontrar 10 tópicos locales con 10 preocupaciones en cada uno. Con este material podrás producir reportajes originales sobre asuntos de interés local.

Escucha a tu audiencia para descubrir qué es lo que quieren que cubras.

Hoy, hace un año

Recuerda la historia reciente: mantén tu propio diario anual de noticias cada año y anota todas los reportajes que elaboraste junto con los detalles de los contactos más importantes. De esa manera podrás mirar siempre hacia atrás y saber en qué artículo estabas trabajando hace seis meses o un año. Comunícate con los contactos que hayas hecho en el pasado. Pregúntales si algo ha cambiado. Un periodista responsable siempre hará el seguimiento de las historias importantes. Es probable que tu seguimiento te regale alguna exclusiva, y en ese momento ya tendrás el material de archivo para contextualizar la actualización de la noticia.

Crea tu diario personal único de planificación anticipada.

Estadísticas locales y tendencias

Convierte los números en reportajes. Piensa de qué manera la ciudad en la que trabajas se puede comparar con ciudades vecinas en temas como, por ejemplo, si está creciendo más o está más estancada, si tiene más o menos población activa, si la edad promedio es más alta o más baja, si las propiedades son más caras o más baratas, etc. Dialoga con políticos locales. No tomes las estadísticas simplemente en su valor nominal: haz preguntas. Presiona hasta que quienes tienen la información te den lo que necesitas.

Las estadísticas son historias, no solo números.

Las tendencias también pueden ser una buena fuente de noticias. Habla con profesores, líderes empresariales y gente común. Entérate de qué cosas están cambiando y averigua por qué. ¿Qué piensan los viejos de los jóvenes y los jóvenes de los viejos? ¿Cuáles son los beneficios, los riesgos, dónde están las oportunidades y cuáles son las amenazas? No dejes de roer el hueso hasta que le hayas extraído toda la carne.

Las comparaciones son odiosas, pero pueden generar buenos reportajes.

Jardineros

Habla con los jardineros. A menudo se trasladan en una camioneta llena de rastrillos, palas, trozos de árboles y matorrales. También tienen, por lo general, varios descansos. Si los encaras en el momento adecuado verás que seguramente están dispuestos a conversar. Tienen buenas historias: tesoros encontrados, arbustos extraños, víboras enormes, el declive de una especie y el florecimiento de otra. Remueve la maleza hasta encontrar las semillas de historias interesantes para la gente.

Fumigadores

En tu ciudad habrá empresas especializadas en el control de plagas. El mayor nido de avispas en el lugar menos esperado, las ratas más gordas, la peor infestación de cucarachas; todos insumos para excelentes reportajes. Y quienes lidian con plagas generalmente están bien informados y tienen ganas de contar lo que han encontrado. Habla con quienes saben cómo olfatear una rata.

Basura y reciclaje

¿Cuáles son las tendencias? ¿Qué es lo que se reutiliza? ¿Qué es lo que se desecha? ¿Qué buscan los equipos de reciclaje que van de puerta en puerta? ¿Qué pasa con el material que se llevan? ¿Quién lo compra? ¿De qué manera podría reciclarse más? Busca los extremos; lo más grande, lo más valioso, lo más extraño, etc. Los centros de reciclaje son una rica fuente de historias.

Un día en la vida

Esta puede ser una fuente valiosa de artículos de interés local. Todo el mundo tiene una historia que contar. Pídele permiso a alguien para seguirlo durante su jornada laboral. Hazle preguntas todo el tiempo y observa lo que hace. Busca lo inusual. Su vida también incide en la vida de otros, así que incluye a otras personas en la historia. En el fondo, las noticias tratan acerca de la vida cotidiana. No tengas miedo de investigarla.

Quién y a dónde

¿Qué aerolíneas operan en los aeropuertos locales? ¿A dónde vuelan? ¿Los viajes están en aumento o en disminución? ¿Quiénes viajan? ¿Viajan por placer o por negocios? ¿Cuáles son las conexiones de esos negocios? Lo mismo con las estaciones de trenes y los autobuses: ¿Quién viaja, a dónde y a hacer qué? Suena simple, pero estas preguntas pueden develar algunas pistas interesantes que puede valer la pena aprovechar en un día de pocas noticias. Es increíble la cantidad de personas que hablarán en la terminal de llegadas de un aeropuerto si es que han tenido: a) un gran viaje; b) un viaje agitado; c) un mal viaje.

Los arribos, las salidas y las conexiones internacionales pueden ser de interés periodístico.

Infraestructura local

¿La ciudad está expandiéndose? Si es así, ¿cómo va a hacer frente a este crecimiento? Calles, escuelas, vigilancia policial, hospitales, médicos, servicios públicos, etc. Buenas noticias para políticos, empresas y bancos no lo son siempre para la comunidad. No te dejes llevar por el fragor publicitario. ¿La infraestructura es suficiente? ¿Hay suficientes escuelas, calles y hospitales? ¿El suministro de agua es adecuado? Te llegará un flujo constante de comunicados de prensa de departamentos de relaciones públicas. No aceptes lo que te dicen tan fácilmente. Profundiza. ¿Tu comunidad está saliendo adelante o está rezagándose? Tu trabajo es descubrirlo.

Tiendas de beneficencia

Basura y joyas: ¿El comercio aumenta o disminuye? ¿Qué es lo que más se vende? ¿Cuál es la donación más común? ¿Han encontrado algo inusual como dinero en los bolsillos, sellos raros o reliquias caras? Las tiendas de beneficencia suelen ser un barómetro valioso del clima económico local y pueden revelar historias de penurias y luchas sociales, así como también de generosidad.

¿Las tiendas de beneficencia locales están en aprietos? En ese caso, ¿qué implicancias tiene esta situación?

Tiendas de bricolaje (“hágalo usted mismo”)

¿Qué es lo que más se vende? Luego de averiguar esto, puedes indagar de qué manera estas ventas afectan a los comerciantes locales. Obtén permiso del gerente de la tienda para hablar con el personal acerca de los desastres del “hágalo usted mismo"; siempre son un buen material para reportajes. Habla también con los clientes. Puede que te permitan ir a sus casas y tomar fotos. Debes buscar lo extraordinario. Una vez me encontré con un hombre que tenía un cuarto de baño en el fondo de su jardín porque le gustaba bañarse al aire libre. Era un hombre raro, pero tan feliz de hablar de eso que me dio un titular de tapa.

Las pesadillas de los bricolajes: una gran fuente de historias de interés humano.

Los marginados

Deberías representar a toda la comunidad. Averigua quiénes están siendo maltratados. ¿Hay quienes están siendo rechazados o evitados? ¿Por qué? ¿Quiénes son? ¿Qué se está haciendo por ellos? Visítalos y conoce su versión. Luego busca otras versiones. Habla con los encargados de las oficinas de empleo y con quienes circulen por estos lugares durante el día.

Habla con quienes otros ignoran y cuenta sus historias.

Peticiones locales

Lo de siempre: excesos de velocidad, zonas de accidentes, excrementos de perros, basura, hogueras, contaminación sonora, inmigración, etc. Averigua quién está llevando adelante una campaña por alguno de estos temas, pregunta por qué y luego busca otras voces del caso. En toda ciudad hay grupos de presión locales. Necesitas saber quiénes son, de qué se trata su campaña y qué dicen sus boletines o comunicados.

Habla siempre con los responsables de una petición: tienen historias que deberías cubrir.

Salud y seguridad

Mantente en contacto con organismos de control por eventuales alertas o afecciones. Agentes de control bromatológico que realizan inspecciones en restaurantes, funcionarios que monitorean construcciones, inspectores que hacen cumplir las normativas comerciales y buscan mercancías dudosas, etc. No esperes a que salga el comunicado de prensa. Haz contactos con quienes realizan los controles y habla con ellos regularmente. A los organismos de control les puede llevar un par de días acordar escribir un comunicado de prensa, pero pueden decirte con antelación qué están investigando y así podrás obtener una exclusiva.

Alertas bromatológicas, electrodomésticos fallados, constructores irregulares; todo sirve como material para un reportaje.

Oficinas de objetos perdidos

Probablemente habrá una en el aeropuerto local, en la estación de trenes y en la terminal de autobuses; la oficina de objetos perdidos es a menudo un cofre con grandes historias. Pide permiso para recorrerla, entrevistar a alguien del personal y tomar fotografías. Si sales de ahí con varias historias, guárdate algunas para los días en que haya pocas noticias. Echa un vistazo a las oficinas de objetos perdidos y busca piezas inusuales.

Hospitales y salas de emergencia

Muchas de las personas que están en la sala de espera del área de emergencias de un hospital pueden ser un reportaje en potencia. Gente con la mano atascada en un frasco, niños que se han tragado una moneda. No todos querrán hablar, pero es increíble la facilidad con que algunas personas te contarán cómo terminaron allí. Sigue a la ambulancia.

Agricultores, alimentos y hambre

Hazte siempre un tiempo para hablar con agricultores. Este es un consejo de Jonathan Marks. Quienes trabajan la tierra siempre tienen algo para decir. Podrían contarte sobre una nueva plaga que está menoscabando los cultivos o sobre los beneficios o injusticias de la política gubernamental. También podrían hablarte sobre las importaciones baratas que destruyen sus medios de vida. Resérvate un tiempo para hablar con ellos y averiguar cuál es la historia que hay detrás de la producción local de alimentos.

Cosecha grandes reportajes hablando con las personas que trabajan la tierra.

Y si fracasas ...

Si probaste todas estas posibilidades y aun así sigues sin ideas para tu reportaje, posiblemente no estés hecho para ser periodista. Puede que encuentres una carrera procesando información elaborada por otros, pero es probable que no seas el tipo de persona que vaya a producir periodismo original, que excave donde otros no lo hacen, que encienda una luz en la oscuridad e ilumine los problemas reales que enfrenta tu audiencia. Por favor, considera otra profesión.

David Brewer es un periodista y consultor estratégico de medios que creó y dirige Media Helping Media. Ofrece servicios de consultoría y capacitación estratégica para medios en todo el mundo. Detalles sobre su trabajo pueden consultarse en Media Ideas International Ltd. Su cuenta de Twitter es @helpingmedia.

Este post fue publicado por primera vez en Media Helping Media y es reproducido por IJNet con permiso.

MHM es un sitio de capacitación para periodistas que ofrece recursos gratuitos para quienes trabajan en estados de transición política, en países que han salido de situaciones conflictivas y en zonas en las que existen amenazas a la libertad de prensa y de expresión.

Foto cortesía de ICFJ.