Consejos para realizar entrevistas

porDavid Brewer
Sep 2, 2014 en El ABC del periodista

Utiliza la entrevista como una herramienta de investigación

La entrevista debe ser una de las principales habilidades del periodista. A través de ella obtenemos información, escuchamos perspectivas diversas y aprendemos más acerca de los asuntos que cubrimos. Es algo mucho más profundo que responder "sí" o "no". Sirve para descubrir y extraer información importante y valiosa que otros pueden haber pasado por alto.

Sé amable, siempre

Cuando solicitas una entrevista le estás pidiendo a alguien que te regale su tiempo para que puedas reunir información para tu artículo o historia. Es importante que seas amable y agradezcas al entrevistado al final del encuentro. Las figuras públicas no están obligados a dar entrevistas y no tienes derecho de entrometerte en su privacidad. Sin embargo, se espera que rindan cuentas, y tu entrevista es una manera de examinar sus acciones, aunque ellos tampoco se aceptarán ser entrevistados si no lo desean. Debes entender que no siempre es fácil conseguir una entrevista. Cuando alguien acepta ser entrevistado, es preciso ser cortés y tratarlo con respeto.

No muestres tus emociones

No importa lo que sientas acerca de lo que dice el entrevistado, intenta evitar mostrar tu acuerdo o desacuerdo, o dar señales de aprobación o de desaprobación. Si estás haciendo un reportaje televisivo, evita asentir o negar con la cabeza, sonreír o fruncir el ceño en cada respuesta que te den. Si el público te ve asentir durante la respuesta dada por tu entrevistado, pueden pensar de que estás de acuerdo con su punto de vista, lo que perjudicará tu imparcialidad. Tu trabajo es informar de manera objetiva acerca del tema que estás cubriendo, lo que implica no involucrarte emocionalmente. Es natural que las noticias nos afecten, pero el periodista profesional debe ser fiel a su trabajo de descubrir y producir información.

Sé claro respecto a lo que quieres

Dile al entrevistado sobre qué quieres hablar y por qué. Sé honesto sobre el contexto desde el inicio. No deberías –salvo en casos excepcionales en los que sientas que no puedes obtener la información de ningún otro modo– realizar una entrevista bajo premisas falsas. Si consideras que violar esto es necesario para obtener la verdad sobre un asunto, consúltalo primero con tu editor.

No entregues tu cuestionario

Es importante advertirle al entrevistado de las áreas que deseas cubrir durante la charla, pero nunca le entregues una lista de preguntas antes del encuentro. Cada tanto alguien te pedirá que lo hagas. Niégate. De lo contrario, la entrevista podría convertirse en un ejercicio de relaciones públicas. De cualquier modo, sí deberías explicar el objetivo de tu encuentro y las cuestiones generales sobre las que preguntarás. Esto le dará al entrevistado suficiente tiempo para prepararse, lo que puede llevar a que la entrevista sea mucho más informativa.

Responde si aparecen novedades

Deja en claro que, si bien la entrevista tiene un propósito en particular, puede que hagas preguntas suplementarias si aparece algo inesperado. Si durante la entrevista se revela nueva información de interés, es importante que puedas profundizar sobre ella. Por eso es que es clave darle al entrevistado únicamente una línea general sobre lo que deseas discutir, pero no quedarte limitado a un listado de preguntas.

Investiga

Asegúrate de conocer los hechos y la historia que hay detrás del tema en el que estás trabajando antes de realizar una entrevista. Tanto la persona que va a hablarte como el público merecen que estés lo más informado posible. No debes hacerle perder el tiempo a tu entrevistado ni tampoco a la audiencia. No hay nada más vergonzoso que cometer un error tonto o ser corregido por un entrevistado. También deberías invertir tiempo en averiguar todo lo que puedas sobre la persona a la que entrevistarás, así como también sobre el tema a tratar; esto te ayudará a comprender por qué tu entrevistado dice lo que dice.

No juzgues

Aunque creas que el entrevistado está equivocado, debes tratarlo con respeto. No te dejes llevar por tus sentimientos: permanece objetivo e imparcial sea cual sea el tema del que se habla y sin importar cómo te sientas respecto a lo que dice. Tus emociones no importan; se te paga para informar. Necesitas usar tus habilidades como entrevistador para llegar al fondo de la cuestión y presentar la información de manera tal que sea la audiencia la que decida qué es lo importante.

No intentes parecer listo

El propósito de una entrevista es revelar hechos que de otro modo podrían no ser descubiertos. No es proporcionar una plataforma para que te luzcas. Si intentas parecer listo o demostrar astucia, la audiencia podría percibirlo y tú podrías perder tu respeto. También podría generar tensión en tu entrevista, lo que podría llegar a distraerte.

Presta atención

Nunca estés demasiado pendiente de tu próxima pregunta como para perderte de escuchar la última respuesta de tu entrevistado. Es extremadamente molesto que un periodista haga una pregunta que acaba de ser respondida. Es igualmente embarazoso para un periodista no poder retomar lo que el entrevistado acaba de decir en la respuesta anterior. El público se dará cuenta de que no estás escuchando y, si pasaste por alto un punto importante sobre el que valía la pena ahondar, se sentirán decepcionados.

No dejes que algo te distraiga

Evita cualquier cosa que pueda distraerte a ti o a tu entrevistado. Retira papeles, bolígrafos, etc. También evita llevar a cabo la entrevista en sillas con ruedas o sillas mecedoras, lo que también puede contribuir a las distracciones. No coloques obstáculos entre tú y el entrevistado como grandes mesas o escritorios. Cosas así crean barreras. Pídele que se ponga cómodo y en la posición que le resulte más relajada, de manera que pueda concentrarse en tus preguntas y sus respuestas.

Comprueba si hay ruido

Antes de la entrevista chequea si el ruido exterior puede interrumpir la conversación, a menos que este sea parte de la historia. Lo peor que podría pasarte es volver al estudio con una gran entrevista que, sin embargo, no sea apta para difundir.

Resume

Intenta resumir los puntos más importantes de la entrevista para finalizar tu trabajo. Te ayudará para confirmar cualquier nueva información o perspectiva que hayas podido obtener durante el encuentro. Y la palabra final siempre debe ser “gracias”.

Este post fue publicado por primera vez en Media Helping Media (MHM) y es reproducido en IJNet con permiso. Apareció originalmente en IJNet el 18 de octubre de 2010, pero el autor actualizó su contenido recientemente.

MHM es un sitio de capacitación para periodistas que ofrece recursos gratuitos para quienes trabajan en estados de transición política, en países que han salido de situaciones conflictivas y en zonas en las que existen amenazas a la libertad de prensa y de expresión.

David Brewer es un periodista y consultor estratégico de medios que creó y dirige Media Helping Media. Ofrece servicios de consultoría y capacitación estratégica para medios en todo el mundo. Detalles sobre trabajo pueden consultarse en Media Ideas International Ltd. Su cuenta de Twitter es @helpingmedia.