Content supported by

Civil está creando un nuevo mercado para los medios independientes

porVivian Schiller Civil
Aug 07 en El negocio del periodismo


Acabo de cumplir un mes trabajando en Civil. Y algo de lo que me he dado cuenta en este tiempo es que, además de llevar adelante el trabajo para el que fui contratada, también tuve que aprender a explicar qué es Civil a mucha gente confundida y escéptica. Gran parte del material escrito sobre blockchain y Civil está destinado a quienes “ya lo entienden”. Pero para alguien como yo, una persona de unos 50 años de edad no demasiado avezada en tecnología, puede sonar extraño o peor aún, tonto y sobre-diseñado.

Pero no es así. Las crisis de confianza y sostenibilidad que el periodismo está atravesando no hace más que empeorar. Y nos hemos embarcado en la misión de ofrecer algunas soluciones. A medida que el blockchain se integra cada vez más a nuestras vidas, es fundamental que encontremos una forma de aprovechar la tecnología para ayudar a brindar la calidad de noticias e información que las sociedades necesitan para funcionar. Es demasiado pronto para asegurar el éxito –no muy diferente a lo que sucedió en los inicios de Internet– pero esa es una razón más para tratar de hacerlo bien.

A continuación mi explicación, a modo de “conversación”, escrita desde el punto de vista de una persona que no sabe nada sobre blockchain. Espero que les sirva.

Ya leí todo sobre ustedes pero sigo sin entender. ¿Qué diablos es Civil?

Te entiendo. Civil es multifacético y tiene vetas que son complejas y llenas de jerga. Aquí te hago un resumen.

Civil es una red de medios, grandes y pequeños, de todo el mundo. Para ser parte de la red, una redacción debe cumplir con estándares de calidad que indiquen confiabilidad. Contamos con una Constitución en la que se detallan dichos estándares y nuestras reglas de autogobierno. Lo que hace que la red sea única es que nadie la posee; la comunidad la administra de acuerdo con esas reglas.

¿Dónde entra el factor blockchain?

Me alegra que preguntaras. No intentaré explicar qué es blockchain en esta publicación. Hay buenos explainers ya publicados, y te recomendamos este en español. Solo te diré que es la tecnología que impulsa Civil y hace posible el autogobierno. Ten paciencia, porque aquí es donde la cosa se vuelve un poco complicada. Como te comenté, la red Civil es administrada por la comunidad. El instrumento de ese autogobierno es una pieza de software llamada token; en nuestro caso, una ficha especial específica de esta red, llamada "CVL". Cualquier persona de la población general puede comprar tokens después de cumplir ciertos criterios (me adentraré en esto más adelante). Una vez que tienes los tokens, puedes usarlos para premiar salas de redacción de calidad, y también te otorga derechos de voto para mantener fuera a las malas redacciones.

Los blockchains hacen otras cosas por Civil, como permitir que el contenido sea inmutable y no pueda ser quitado o bajado por un gobierno o propietario corporativo.

¿No se puede lograr todo esto sin blockchain? Wikipedia funciona bastante bien sin necesidad de tokens.

Te entiendo, yo mismo soy una gran admiradora de Wikipedia. Pero es diferente; Wikipedia es un destino en sí mismo. Civil, en cambio, es una red de miles de potenciales publicaciones individuales. Y sería difícil de manejar sin –atención que usaré jerga– el poder de la "criptoeconomía", que crea los incentivos y desincentivos que permiten a la red promover y hacer cumplir los estándares de calidad y ser recompensado por ello.

¿Qué problema están intentando resolver exactamente?

Si estás leyendo este post, es porque estás al tanto de la crisis que está atravesando la industria de las noticias: disminución de la confianza y sostenibilidad financiera. Estamos tratando de encontrar soluciones para ambos problemas. La "confianza" proviene del gobierno (más sobre esto más adelante) y la sostenibilidad proviene de la "criptoeconomía" (más sobre esto más adelante también).

¿Cómo llego a Civil? ¿Es un sitio web? ¿Se parece a un feed de Facebook? ¿Dónde lo encuentro?

Recuerda que Civil es una red, no un “destino”. Llegas a cada redacción Civil tal como lo haces ahora cuando accedes a cualquier sitio de noticias: navegando por la web, haciendo clic en un enlace en Twitter, escuchando un podcast a través de tu aplicación favorita, o lo que sea. Por ejemplo, echa un vistazo a algunas de las redacciones Civil de "primera flota" aquí, aquí y aquí. Sabrás que son parte de Civil porque tienen un ícono (mira en la esquina superior derecha para verlo).

Pero como Civil es una plataforma abierta, esperamos que las personas construyan muchos tipos distintos de aplicaciones, por ejemplo, una interfaz de usuario creada específicamente para lectores de pantalla o un servicio de curación enfocado en agregar las noticias más relevantes del sudeste asiático. Tal vez haya algo que se parezca más a un feed de Facebook o Twitter, pero solo para las salas de redacción de Civil. Algunas están trabajando en ello.

Con el tiempo, esperamos que Civil se convierta en un mercado lleno de descubrimientos, como un Netflix para periodistas: un lugar donde puedes acceder a medios de calidad sobre lo que te interese. Una vez que nos lancemos, podrás ver completo el registro de Civil. (Agregaré ese enlace aquí una vez que esté en online, pero aquí hay una buena visión general de cómo se verá y cómo funciona). Y mientras tanto, puedes ver algunas redacciones aquí.

¿Cómo ayuda a los medios a hacer dinero?

Como dije, una de nuestras misiones gemelas es ayudar a resolver la crisis de sostenibilidad que enfrenta la industria de las noticias. ¿Cómo? En primer lugar, nada de lo que hacemos está destinado a reemplazar los modelos comerciales actuales. Si un sitio web tiene anuncios, suscripciones o membresía, genial. Sigue adelante. Pero crypto abre algunas opciones adicionales. Por ejemplo, la industria ha estado hablando de la promesa de micropagos durante años, pero ha sido difícil despegar debido principalmente a las tarifas de las tarjetas de crédito, lo que hace que los pagos pequeños se compliquen. Pero si estás tratando con tokens, darle a alguien una "propina" por una historia que te guste debería ser tan fácil como ponerle "me gusta" a una publicación de FB. "¡Gran historia! Aquí hay 1/100 de un token". Y nadie se queda con nada en el camino; va directamente a la redacción. A escala, podría convertirse en un ingreso significativo.

Aquí hay otro ejemplo: los tokens CVL pueden usarse para "señalar" la demanda de una redacción. Imagina que un miembro de la comunidad Civil esté interesado en una publicación dedicada exclusivamente a cubrir la gestión de organizaciones deportivas mundiales como la FIFA o el COI. Esta persona podría apostar CVLs y decir que quiere cubrir la solicitud de dicha publicación, y pedir a otros titulares de tokens que la apoyen. Esa sería una forma para que los periodistas no solo se identifiquen, sino que también sean convocados por una audiencia potencial dispuesta e interesada.

Hay otras oportunidades adicionales que la economía de tokens puede ofrecer, aunque la mayoría son demasiado abstractas para los propósitos de este post. Llegaremos a eso con el tiempo.

The Civil Media Company también ayuda a los medios por el lado de los costos. Estamos construyendo un "programa de socios de noticias", que brindará herramientas y servicios de tarifas bajas o nulas para ayudar a reducir el costo total de inicio del lanzamiento de una organización de noticias. Esto no tiene nada que ver con blockchain per se, es solo un beneficio del efecto de red.

Explícame más sobre el voto de la comunidad. Por ejemplo, ¿cómo controlas a quienes podrían actuar con malicia para dominar la red comprando muchos tokens?

Me hacen mucho esta pregunta. Francamente, parte del trabajo es pensar en todas las formas en las que alguien podría arruinar el sistema, adelantarnos, evitarlas y buscar soluciones. Pero primero vamos a retroceder y explicar cómo funciona esto.

Te mencioné la Constitución de Civil. Es el corazón palpitante de la red. Puedes ver una versión beta aquí. Todavía está en borrador y evolucionará durante el próximo año antes de ser entregada en su totalidad a la comunidad para que se autogobierne.

Antes de que redacción pueda formar parte de Civil, sus fundadores deben aceptar respetar la Constitución. La comunidad tiene dos semanas para “retar” a la redacción. Si no hay quejas, se convierte en parte de la red y debe mantenerse acorde a la Constitución de Civil o arriesgarse a ser expulsada.

El mecanismo de reto se llama "staking", lo que significa que cualquier persona con un token puede presentar una demanda contra una redacción al ofrecer el valor de los tokens como una especie de garantía. Otros pueden votar para unirse al retador o votar en contra de la posición del retador. Si el retador tiene éxito, guarda el token del medio que perdió. Si el retador no tiene éxito, sus tokens van a la nueva sala de redacción. Eso desincentiva los reclamos frívolos.

Espera, ¿escuché bien? El periodismo no es un juego. ¿Qué es todo este asunto de ganar o perder?

Lo sé, para mi generación suena un poco raro. Pero no para alguien menor de 30 años. Solo pregúntales. Ya estamos viendo que la tendencia emerge incluso en los grandes medios. Por ejemplo, The Washington Post ahora usa Twitch como estrategia de participación. Así que los tiempos están cambiando... pero mientras este juego tenga una base sólida (también conocida como “conjunto de reglas”), creemos que funcionará.

Está bien, sigue. Aunque todo me sigue pareciendo raro y ajeno.

Sí, te entiendo. Sigamos: ¿cómo impedimos, pues, que los malos compren todas las fichas y tomen el voto? En primer lugar, hay un tope en la cantidad de tokens que puedes comprar, lo que significa que ninguna persona puede controlar la votación. Incluso si consiguió un grupo de amigos para unirse, todavía existe la Constitución que protege la red.

También debes saber que Civil Media Company se compromete a distribuir de manera responsable esos tokens a través de su venta pública. Eso significa que necesita pasar por algunos pasos obligatorios para adquirirlos, incluida la verificación de su identidad, probar que sabe cómo funcionan los tokens CVL y mostrar a qué los destinará. De esta manera, esperamos atraer a una red de personas que se unan a la comunidad Civil porque les importa y evitar la entrada de especuladores ociosos.

Pero en el caso de que una sala de redacción retada o cualquier poseedor de un token sienta que una votación fue injusta, pueden apelar la decisión ante el Consejo de Civil. Se trata de un grupo de aproximadamente 15 periodistas, académicos y especialistas de diferentes partes del mundo con perspectivas ampliamente distintas. En caso de una apelación, el Consejo revisará el caso y luego mantendrá la decisión de la comunidad o la anulará. Pero hay algo más: una decisión del Consejo también puede ser revocada, pero solo por una mayoría de token holders (lo que significa 66.67% o más de votos).

Tienen un montón de nombres con “Civil”: Consejo Civil, Fundación Civil, Studios Civil, Civil Labs…

Hagamos un zoom out.

Comencemos con la Civil Media Company que Matthew Iles fundó y dirige. Esa es la compañía con fines de lucro que está poniendo todo esto en marcha, financiada con US$5 millones de una compañía llamada Consensys.

Civil, la red de la que hemos estado hablando aquí, no es propiedad ni está gestionada por Civil Media Company. Civil Media Company gana dinero mediante la construcción de herramientas y servicios en la parte superior de la red. Lo hace a través de Civil Labs. Realiza inversiones con la expectativa de un retorno de la inversión a través de Civil Studios.

Me pidieron que creara la Fundación Civil. En un futuro cercano, será una organización independiente diseñada para mantener los principios de la red Civil, no de Civil Media Company.

¿Necesito poseer tokens para acceder al periodismo de la red Civil?

¡No! Nuestra misión es el acceso al periodismo de calidad, no al blockchain. Esa es la razón por la que estamos haciendo esto. Así que siéntete libre de acceder a tu redacción Civil favorita leyendo, mirando, escuchando. Comparte enlaces. Compra una suscripción o membresía. Contribuye a su Kickstarter usando las ya pasadas de moda tarjetas de crédito, si así lo deseas.

¿Para qué comprar tokens, entonces?

Si quieres participar en la comunidad, debe ser por una razón: porque deseas desempeñar un papel activo apoyando al periodismo de calidad en todo el ecosistema de Civil. Esto puede significar lanzar una redacción por tu cuenta, o retar a otra sala porque parece estar violando las reglas de la plataforma, o votar a favor o en contra de esos retos. Y, por supuesto, también puedes usar esos tokens como moneda con el propósito expreso de apoyar a una redacción.

Y en términos más generales, es una oportunidad de ser parte de algo nuevo y genial, que tal vez, solo tal vez, tendrá un impacto significativo en la forma en que los ciudadanos obtienen lo que necesitan para ser participantes informados de sus comunidades.

Pero, nuevamente, no tienes que comprar un token para apoyar a Civil. Simplemente visita las redacciones de la red: lee, escucha, mira y bríndales apoyo de la manera que mejor te parezca. Ese es el punto.

¿Se puede ganar mucho dinero con esos tokens?

Si la red crece como queremos, es justo esperar una demanda creciente de tokens CVL. Pero para que eso suceda, los usuarios deben estar activos en el gobierno de la plataforma, y esa es la razón por la que los tokens existen en primer lugar. CVL se vende explícitamente a los consumidores, no a los inversores. De hecho, Civil Media Company puede incluso filtrar a alguien que intenta comprar CVL con fines de especulación. Ese no es su uso previsto, y en pocas palabras, la red no funcionará si las personas simplemente se quedan sentadas sobre montañas de tokens. Es por eso que cualquiera que quiera comprar CVL tiene que a) probar su identidad (sin spammers o bots) y b) demostrar que entiende cómo funciona CVL, y que planea usarlo como dicen que lo usará.

Ok, lo intentaré. ¿Qué debo hacer?

Entra aquí. Es el primer paso del viaje, y donde podrás aprender más sobre el proceso y decidir si quieres ser parte.

Perfecto. Pero antes de irte, ¿me aseguras que esto no es algo parecido a un esquema Ponzi?

Como a mi colega Matt Coolidge le gusta decir: si se trata de un esquema Ponzi, somos los estafadores más estúpidos de la historia. Si quieres hacer un montón dinero, ¿realmente te meterías con la industria de las noticias?

Vivian Schiller es la CEO de Civil Media Foundation. También es miembro de la Junta Directiva del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, por su sigla en inglés), la organización matriz de IJNet.

Este post fue publicado originalmente en la página de Medium de Civil y es reproducido en IJNet con permiso.

Conoce más sobre la alianza del Centro Internacional para Periodistas y Civil aquí.

Imagen con licencia CC en Unsplash, vía NeONBRAND.