Cinco consejos para negociar un contrato freelance

porClothilde Goujard
Jun 6, 2017 en Freelancing

Los periodistas freelance suelen luchar por vender sus artículos, y cuando lo logran, no siempre quedan conformes con las condiciones de trabajo y los honorarios.

En una industria donde la competencia es tan dura, crear buenas condiciones laborales puede ser muy difícil. ¿Los editores terminarán rechazando una historia porque les sale demasiado cara? ¿Qué hay de la reputación? ¿Se negarán a trabajar con un periodista que trató de negociar su contrato?

La experimentada periodista Alison Motluk ha sido freelancer durante 18 años para publicaciones como The Economist, The New Scientist y Globe and Mail. A través de colegas, sindicatos y experiencia, ha aprendido la importancia de insistir en las buenas condiciones laborales.

"No hay nada de vergonzoso en negociar los honorarios o los detalles de un contrato y, de hecho, incluso puede ser bueno para tu relación con los editores", dice. "Que ellos sepan que sabes lo que vales mejora tu reputación si es justo y razonable".

Algunos de sus consejos:

Lee cuidadosamente el contrato

Los periodistas deben ser conscientes de lo que figura en su contrato. Podría valer la pena rechazar o mejorar algunas cláusulas, especialmente en los casos de historias largas.

Motluk aconseja a los periodistas prestar especial atención a las siguientes cláusulas:

Kill fees (pagos por cancelación)

Los “kill fees” se usaban generalmente cuando un periodista tenía que dejar de trabajar en una historia al principio del proceso porque, por ejemplo, esta era demasiado débil. Sin embargo, hoy sucede que los editores “matan” una historia después de que la mayoría o todo el trabajo ha sido completado.

Cuando se trata de una larga historia, Motluk pide un cargo por cancelación del 75% si la historia completa ha sido entregada, y una tasa del 100% después de que esta ha sido editada.

"Yo animaría a todos los periodistas a pensar que si alguien entra a tu casa y renueva tu baño, y resulta que no te gusta o decides que no lo necesitas, no puedes no pagarle", dice. "No existe otra industria en la que no se pague una tarifa completa por un trabajo terminado si quien lo encargó cambia de opinión”.

Detalles de pago

Motluk hoy cambia los detalles del pago después de haber esperado cobrar trabajos durante meses –como muchos freelancers– y haberse quedado en ocasiones sin ver nada de dinero.

Ella pide un plazo de pago, por ejemplo, "dentro de los 30 días de finalizado el trabajo”, para que esta cláusula quede bien clara. También ha pensado en agregar otra línea en el contrato: "si el pago no es completado a tiempo, cobraré el 5% de interés por mes a partir de la fecha establecida”.

Cláusula de indemnización

Esta cláusula dice que si alguien demandó a la publicación o al periodista, éste tendría que pagar por el costo legal de la publicación, sin importar si el tribunal ha encontrado alguna infracción. Esto significa que el periodista tiene poco control sobre lo que tendrá que pagar.

Motluk nunca firma los contratos que incluyen dicha cláusula. Algunas publicaciones dejan claro que el periodista solo será acusado si un tribunal de justicia descubre que ha infringido algo.

Adapta tu negociación al tipo de historia

Si la historia es larga y pudiera tener implicaciones legales, Motluk aconseja conseguir un contrato. Pero para las piezas cortas y cuando estás seguro de que van a publicarse, un email debería bastar.

Conserva los emails como pruebas

“Creo que para los freelancers los emails son el mejor invento del mundo”, dice.

Ella los usa en caso de un desacuerdo sobre algo que ya fue resuelto por email. También hace el seguimiento de cada llamada telefónica con un email que resuma lo que se dijo para asegurarse de que quede un registro escrito.

No dudes en pedir más

Motluk siempre pide más dinero y dice que la mitad de las veces la publicación acepta.

Ella aconseja saber la cantidad mínima por la que estás dispuesto a vender la historia.

"Las publicaciones suelen intentar bajar el precio, pero lo peor que puede pasar si pides más es que te ofrezcan lo que originalmente querían pagarte”, dice.

Únete a un sindicato o conversa con tus pares

Motluk inició su carrera en Inglaterra, donde formó parte de la Unión Nacional de Periodistas y donde sus colegas eran muy conscientes de sus derechos. Actualmente es miembro del Canadian Media Guild y cree que los sindicatos son una "gran fuente de información y apoyo".

También comparte y discute con sus compañeros sobre experiencias complicadas o exitosas.

Pero a pesar de toda su experiencia, todavía le preocupan algunos aspectos de la negociación.

"Cada vez que estoy negociando me preocupa que me rechacen, pero también siento que si no protegemos nuestros derechos o no luchamos por buenos honorarios, caeremos en una espiral descendente y sin esperanza” dice . "De todos modos sigue ocurriendo que la gente se enoja o que mi negociación del contrato se alarga tanto que pierdo dinero solo por negociar”.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía 24oranges.nl.