Cómo lograr un encuadre perfecto en fotos y videos

porJarod Phillips
Oct 13, 2011 en Periodismo multimedia

IJNet elaboró una guía básica sobre cómo tomar fotos y grabar video dirigida a fotoperiodistas, fotógafos amateurs, videoperiodistas y cualquiera interesado en la fotografía y el video. Esta es la primera de cuatro entregas.

La regla de los tercios

Una de las reglas básicas de la comunicación visual, la regla de los tercios, consiste en dividir el cuadro fotográfico en tres partes de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, como si fuera un tablero de Ta-Te-Ti.

Cada toma será más interesante si ubicas la parte más importante del cuadro cerca de una intersección. Al principio te puede parecer un poco extraño no poner el elemento principal que estás fotografiando en el centro de la toma, pero el moverlo a una intersección de la línea de los tercios en realidad ayudará al espectador a encontrar el foco que quieres que vea.

Si no puedes poner el foco de la fotografía en la intersección de una línea de dos tercios, entonces un buen lugar es ubicarlo en una sola línea. Lograr que el espectador dirija la mirada hacia donde tú quieras es una parte importante cuando se comunica un mensaje visual.

La regla de los tercios es una buena forma de controlar el ojo del espectador. Es también importante no tener muchos puntos focales en una toma. Hay cuatro intersecciones en una cuadrícula de tercios, pero rara vez tendrías que usar más de dos.

Algunos elementos importantes para poner en la intersección de tercios incluyen los ojos, las manos, el punto de fuga, carteles y un objeto en movimiento (si se trata de video).

Espacio entre un objeto y el límite del encuadre

Cuando se enmarca a una persona en una toma existen muchos espacios entre ésta y el límite del encuadre. Algunos de ellos son: espacio sobre la cabeza, espacio debajo de la barbilla y espacio para la mirada. El punto básico que tienen en común es que si cortas parte de una persona en la toma, el espectador sentirá que el encuadre está incompleto.

Es importante dejar algo de espacio sobre la cabeza del sujeto de tu foto. Una excepción es si la foto es tomada de tan cerca que la cabeza del sujeto no entra en el cuadro.

Espacio para la barbilla o mentón es el espacio que se debe dejar debajo de la barbilla del sujeto en un encuadre. Una cabeza cortada a la altura del cuello parece como perdida en el espacio. Es mejor pensar esto como espacio para los hombros, que es en realidad lo que deberías incluir en la toma. Incluir un poco de hombro ayudará a mostrar la cabeza del sujeto junto a su cuerpo lo que creará una toma mucho más natural.

El espacio para la mirada o regla de la mirada se utiliza cuando el sujeto protagonista de nuestra toma está mirando hacia un lado. Cuanto más lejos mira la cabeza de una persona hacia la derecha o la izquierda, más espacio se necesita en la toma.

Una buena regla es mantener la nariz del sujeto en la mitad del encuadre. Si la toma deja demasiado espacio para la mirada, va a parecer como si el encuadre estuviera fuera de balance. Si la toma deja poco espacio para la mirada, el encuadre va a crear el efecto de una película de terror, del estilo “alguien está detrás tuyo”.