Cómo hacer fact-checking con pocas palabras y buenas imágenes

Oct 7, 2021 en Fact-checking y verificación de noticias
adasd

En alianza con nuestra organización matriz, el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ), IJNet conecta a periodistas con expertos en salud y redacciones internacionales a través de una serie de seminarios web sobre COVID-19 como parte del Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de la Salud.

El presente artículo corresponde a nuestra serie sobre el coronavirus. Entra aquí para leer más.

A veces las imágenes pueden contar mucho más que las palabras, pero a la vez son mucho más susceptibles de ser manipuladas para divulgar informaciones falsas o fake news. Por eso, los periodistas fact checkers o verificadores de datos deben aprender a trabajar muy de cerca con los diseñadores gráficos, aprendiendo a pensar no solo en palabras sino también en imágenes para difundir con más eficacia su trabajo.

Es lo que destacó Arlene Fioravani Müller, directora gráfica de elDetector, la unidad de verificación de datos de Univisión Noticias, durante el seminario web “Diseño y video para fact-checkers: consejos prácticos”, organizado por el Foro de la Crisis Mundial de la Salud, de ICFJ e IJNet.

La experta mostró varios casos de fotografías y videos que fueron alterados con fines políticos o electorales, con mensajes engañosos, señalando que en muchos casos fueron considerados reales por las audiencias. “Con la pandemia del coronavirus, la divulgación de las imágenes manipuladas para difundir noticias falsas ha aumentado considerablemente, poniendo en riesgo la salud de muchas personas, por eso se ha vuelto muy necesario e importante poder detectar estos casos y desmontar las mentiras con contenidos que a la vez tengan mucha eficacia y credibilidad”, explicó.

Según la diseñadora, la audiencia está generalmente más tentada a compartir una mentira que una verdad. “Por eso, hay que hacer más atractiva la verdad. En elDetector usamos diversos recursos como promos, columnas, cards, stories. Ponemos marcas de agua para evitar que las piezas de fake news que reproducimos, sean nuevamente compartidas, pero por sobre todo pensamos en la masa, en la audiencia masiva”, comentó.

Fioravani Müller planteó que muchos periodistas son “un poco cuadrados” y están acostumbrados a pensar en palabras, a defender su estilo narrativo, mientras que los diseñadores son “más redondos, más creativos” y a menudo los puntos de vista entran en conflicto, pero es necesario “entender que no todo se debe decir literariamente y es conveniente resumir el contenido de las notas periodísticas en pocas palabras y buenas imágenes”.

Para eso hace falta que el periodista pueda comunicar al diseñador el punto central de lo que quiere comunicar, buscar elementos gráficos simbólicos, bajo la premisa de que “menos es más”. Es importante la integración entre el que maneja la historia y el que maneja las herramientas visuales.

“Eso es clave para la divulgación en redes sociales. Los periodistas deben entender que el diseñador no está para contar la historia, sino para encontrar lo importante que hay en ella y potenciarla de manera gráfica para enganchar a la audiencia”, destacó.

[Lee más: Consejos para crear medios más accesibles e inclusivos]

Para ayudar al trabajo del diseñador, sugirió que el periodista comparta la idea que tiene acerca de cómo ilustrar mejor la promoción del trabajo. “Algo que ayuda mucho es ser parte del proceso creativo al comienzo, cuenta al diseñador como te lo imaginas, qué tienes en mente, aunque suene un disparate o al contrario parezca muy obvio, eso le ayudará a entender cuál es el camino que debe seguir. Cualquier elemento, nota, fotografía que hayas visto durante la investigación, todo suma”, señaló. 

El diseño en un material periodístico de fact-checking debe ayudar a desnudar la mentira que se busca instalar. Debe mostrar la falsedad de las fake news.

En las redacciones o medios pequeños, en donde muchas veces el propio periodista debe hacer de diseñador gráfico, Fioravani Müller recomendó recurrir a aplicaciones digitales de diseño, en su mayoría gratuitas que se pueden descargar y usar en cualquier dispositivo. Algunas de las más reconocidas son: Pixlr, Canva, Adobe Spark, Adobe Photoshop Express, Snapseed y Color Reference, entre otros.

“Solo tienen que afinar el criterio gráfico y realizar composiciones que no sean recargadas. Recuerden siempre el principio básico del diseño: ¡menos es más!”, enfatizó.

Para verificar el origen de una fotografía o un video y detectar si hay falsedad, recomendó usar las herramientas tecnológicas gratuitas que utilizan en elDetector.

[Lee más: Mejora tu presencia en Twitter con estos cinco trucos]

 

También señaló los principales errores que cometen los periodistas al intentar diseñar un mensaje de fact-checking:

  • Poner demasiado texto para una misma pieza gráfica
  • Usar un vocabulario muy rebuscado, cuando el mensaje debe ser sencillo y directo, comprensible para muchas personas.
  • Querer hacer el resumen de la nota de una manera literaria, cuando hay que dar preminencia a las imágenes.
  • Usar demasiada información en una única pieza.

Fioravani Müller valoró que cada vez existan más proyectos periodísticos realizando verificación de datos y hechos. “Con toda esta tecnología avanzando a pasos agigantados y todas estas organizaciones creando contenidos falsos, si no frenamos a tiempo esta avalancha de fake news, podría llegar el día que no sepamos realmente que es verdad y que es mentira, dividiendo cada vez más a la población”.

Puedes ver el seminario web completo aquí:


Imagen principal de Franck en Unsplash